Otra dura crítica de los Curas en la Opción por los Pobres
Contra el revanchismo y la arbitrariedad
Tras el procesamiento y pedido de desafuero de CFK, los sacerdotes que trabajan en barrios vulnerables calificaron como "insostenible" la arbitrariedad del Poder Judicial que ven como "peligrosamente se están salteando los derechos y garantías constitucionales". Llamaron a frenar "la represión".

El Grupo de Curas en la Opción por los Pobres se manifestó de manera inmediata frente a los acontecimientos políticos ocurridos en la fecha, para señalar que "la arbitrariedad cada vez más manifiesta de ciertos sectores del Poder Judicial, en transparente coordinación con el Poder Ejecutivo y el poder mediático está llegando a extremos insostenibles".

Los sacerdotes que trabajan en medios populares consideraron que "más que una búsqueda –deseada- de justicia, creemos que se trata de una escalada de revanchismo, desprecio, y odio de clase que es muy peligrosa".

Ratifican los Curas que "nadie debe estar exento de la justicia (tampoco los actuales funcionarios de los tres poderes de la república) pero no es posible que se salten todos los pasos procesales, que se aceleren causas, se cajoneen otras y se detenga por delitos inexistentes a ex funcionarios".

En consonancia con lo señalado por dirigentes políticos y sociales advierten los sacerdotes católicos que "peligrosamente se están salteando los derechos y garantías constitucionales y se hace caso omiso de los reclamos de los organismos de derechos humanos y del derecho internacional".

Y expresan su preocupación porque "esto puede generar una peligrosa escalada de violencia y como grupo de Curas en la Opción por los Pobres responsabilizamos a los miembros de la Corte Suprema de Justicia y al Presidente de la Nación por todas las víctimas que este modelo –su modelo– está generando y –todo lo indica– tememos que finalmente generará"

Finalmente los sacerdotes católicos advierten que "el Estado tiene todos los medios y herramientas para ser artesano de la paz" y "no lo está siendo". Y, subrayan, "ya demasiada sangre ha corrido por los suelos de la Patria".

El texto de la declaración sacerdotal culmina recordando una frase del obispo mártir salvadoreño Oscar Romero. "Hacemos nuestro el pedido extremo del Beato Oscar Romero - dicen los Curas- : ‘En nombre de Dios, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hacia el cielo, les pedimos, les rogamos, les ordenamos en nombre de Dios, ¡Paren la represión!’”.

En pedido final los Curas en la Opción por los Pobres sostienen: "Justicia perseguimos. Para alcanzar la paz. Para tener una patria donde quepan todas y todos".