Con un gol de Fabra, el líder obtuvo un triunfo ajustado sobre el débil Temperley
Boca hace diferencia hasta con centros
Sin mostrar un rendimiento convincente, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto derrotó a un equipo casi condenado al descenso y mantiene su marcha sin tropiezos hacia el bicampeonato. Ayala le atajó un penal a Tevez.
n La boca llena de gol de Frank Fabra, perseguido en el festejo por Cardona y Pavón. “Quise tirar un centro”, reconoció el lateral.n La boca llena de gol de Frank Fabra, perseguido en el festejo por Cardona y Pavón. “Quise tirar un centro”, reconoció el lateral.n La boca llena de gol de Frank Fabra, perseguido en el festejo por Cardona y Pavón. “Quise tirar un centro”, reconoció el lateral.n La boca llena de gol de Frank Fabra, perseguido en el festejo por Cardona y Pavón. “Quise tirar un centro”, reconoció el lateral.n La boca llena de gol de Frank Fabra, perseguido en el festejo por Cardona y Pavón. “Quise tirar un centro”, reconoció el lateral.
n La boca llena de gol de Frank Fabra, perseguido en el festejo por Cardona y Pavón. “Quise tirar un centro”, reconoció el lateral. 
Imagen: Fotobaires

Imparable en su objetivo de alcanzar el bicampeonato y en una Bombonera repleta, Boca logró un ajustado triunfo 1-0 ante Temperley, que en contrapartida quedó con un promedio de 1,044 y es gran candidato a perder la categoría. El único tanto lo marcó el colombiano Frank Fabra al primer cuarto del complemento, etapa en la cual Carlos Tevez se “fabricó” un penal acaso discutible que él mismo marró luego en la ejecución. El conjunto que dirige Guillermo Barros Schelotto no tuvo un gran desempeño, pero lleva catorce meses consecutivos como líder en el torneo doméstico y aventaja en siete unidades a Talleres, su escolta más inmediato. El DT del seleccionado argentino Jorge Sampaoli estuvo en el palco para observar a Cristian Pavón, pero seguro también se llevó una buena impresión del lateral Leonardo Jara.

De entrada nomás se vio a un enjundioso Temperley con ánimo de plantársele al dueño de casa, con buena tarea de Scifo, Di Lorenzo y Orihuela. En diez minutos tuvo dos llegadas al arco de Agustín Rossi, aunque mal resueltas.

Télam
Tevez y la marca a presión de Nani. Ambos protagonizaron la jugada del polémico penal que Carlitos falló.

El local respondió con un ingreso al área del colombiano Cardona, que tiró un buscapié bien conjurado por el arquero Ayala, un ex xeneize que con el correr de los minutos apuntaría como figura. Pero Boca parecía entre dormido y algo displicente, con sus laterales algo contenidos, Pavón muy bien marcado, un Tevez algo errático en los pases y Bou que penaba en el área rival sin gravitar y que prácticamente no tocó la pelota hasta el minuto 33, tras recibir un desborde de Jara y rematar al lado del palo. 

Así las cosas, el Gasolero gozaba de cierto control del juego y pudo abrir la cuenta con un zurdazo de Ramiro Costa que Rossi desvió al corner de modo brillante. El local se sintió tocado, tuvo una chance con Pavón al intentar eludir al arquero, pero la jugada se perdió en la intrascendencia y la primera parte se cerraba con un remate de Cardona, que se fue cerca.

El complemento inició con el intento de la visita de seguir manteniendo la tenencia de pelota; pero eso le duró unos pocos minutos, porque el apático Boca finalmente logró desperezarse y comenzó a arrinconar a su rival. El gol llegó con un centro de Fabra que fue tan bueno que acabó rebotando en un palo y metiéndose adentro. Era 1-0 y delirio en las tribunas. Enseguida entró Wanchope Abila por el opaco Bou y la primera que tuvo, solo frente al arco, dio en un poste. Boca quería asegurar el trámite, pero el Celeste no se rendía y un disparo de Orihuela acababa en las seguras manos de Rossi. 

Hasta que Tevez se llevó puesto a un defensor, cayó dentro del área y Penel pitó penal, que el propio Carlitos, en una tarde para olvidar, desperdició tras gran atajada de Ayala. Sobre el final, un remate de Di Lorenzo que se fue apenas arriba detuvo miles de corazones xeneizes. El puntero consiguió una victoria ajustada para sumar a su colchón de puntos con vistas a su participación en la Libertadores, mientras que otra derrota de Temperley, la tercera consecutiva, lo encuentra en zona de descenso directo.