ECONOMIA › EL KILO VIVO DE GANADO COTIZA MAS EN ARGENTINA QUE EN URUGUAY

La envidia de los charrúas

Durante los últimos años, los ruralistas argentinos se dedicaron a ensalzar el “modelo uruguayo” y ponerlo como una referencia en política ganadera, sobre todo en precios. Sin embargo, luego de las últimas subas ganan más que sus pares rioplatenses.

 Por Fernando Krakowiak

Los dirigentes de la Mesa de Enlace tendrán que buscar otro ejemplo. Durante los últimos años se dedicaron a ensalzar el “modelo uruguayo” y ponerlo como una referencia en política ganadera, sobre todo en materia de precios. Sin embargo, luego de las últimas subas el kilo vivo de hacienda se comenzó a pagar mejor en Argentina que del otro lado del Río de la Plata. De hecho, el miércoles pasado el índice novillo alcanzó el récord de 5,47 pesos (1,41 dólar) en el Mercado de Liniers y 5,51 pesos (1,42 dólar) en el relevamiento nacional que realiza la Oncca, mientras que en Uruguay cotizó a 1,30 dólar, según datos del Instituto Nacional de Carnes (Inac) de ese país. El dato revela una mayor ganancia de los productores argentinos porque los costos de la actividad son similares.

Desde que el Gobierno intervino a comienzos de 2006 en el mercado de la carne para ponerles freno a las subas, el precio del ganado en dólares siempre había sido más caro en Uruguay que en Argentina. Por ejemplo, en diciembre de ese año el índice novillo promedió 2,38 pesos en Liniers (0,77 dólar, de acuerdo con la cotización de entonces) y 0,98 dólar en Uruguay. Un año después en Liniers subió a 2,93 (0,93 dólar), pero en Uruguay ya estaba a 1,12 dólar. En diciembre de 2008, el novillo uruguayo bajó a 0,96 dólar, pero en Liniers también retrocedió promediando 2,55 pesos (0,74 dólar). La diferencia se mantuvo en diciembre de 2009. El novillo promedió 3,78 pesos (0,99 dólar) en Liniers y 1,17 dólar en Uruguay. Si la comparación se realiza tomando el índice elaborado por la Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca), la diferencia de precios es un poco más estrecha, pero igual favoreció a Uruguay.

Por ese motivo, los ruralistas pusieron en el pedestal el modelo charrúa y machacaron con la idea de que, debido al diferencial de precios, su producción ganadera se expandía mientras que en Argentina estaba en extinción. “La carne, el tango y Maradona son nuestros orgullos y uno de ésos está en riesgo. Vamos a celebrar el Bicentenario comiendo carne uruguaya”, sostuvo el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi. “El modelo uruguayo es un ejemplo”, remarcó Mario Llambías, titular de Confederaciones Rurales Argentinas.

Durante enero de este año, la diferencia de precios se mantuvo a favor de los ganaderos charrúas. El 29 de enero, por ejemplo, el kilo vivo cotizó a 1,08 dólar en el Mercado de Liniers, para la Oncca a 1,10 y en Uruguay a 1,25 dólar. Sin embargo, las fuertes subas de precios que registró la hacienda en febrero modificaron la situación en favor de los ganaderos argentinos. Esto no sólo se observa al comparar los valores del novillo, sino también de la vaquillona. Según los datos del Inac, el kilo vivo de vaquillona promedió en Uruguay 1,19 dólares entre el 14 y 20 de febrero. Mientras que en Liniers llegó a 5,83 pesos (1,50 dólar) durante ese mismo período.

Las cifras muestran una mejora notable en la ganancia de los ganaderos argentinos. Sin embargo, varios dirigentes rurales se siguen quejando cada vez que tienen un micrófono delante. De hecho, Buzzi afirmó hace algunos días que los productores no tienen nada que ver con el aumento del precio de la carne e incluso llegó a amenazar con un cese de comercialización de ganado si se seguía “agrediendo a los productores”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El kilo vivo de novillo y vaquillona aumentó fuerte en Liniers.
Imagen: AFP
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared