EL PAíS › EL CANCILLER JORGE TAIANA EXPLICA LA ESTRATEGIA ARGENTINA EN EL CONFLICTO Y LA IMPORTANCIA DE LO CONSEGUIDO

“Malvinas es cada vez más un reclamo regional”

El canciller llevó a Cancún y la ONU la postura argentina. También habla de Obama, Hillary Clinton y la asunción de Mujica.

 Por Fernando Cibeira

La que pasó fue para el canciller Jorge Taiana otra semana agitada en la que le tocó llevar a la cumbre latinoamericana que se celebró en Cancún y a las Naciones Unidas el nuevo conflicto abierto con Gran Bretaña por la explotación de hidrocarburos en las Islas Malvinas. En pleno trámite, aparecieron las opiniones de la presidenta Cristina Kirchner a la CNN sobre Barack Obama que generaron revuelo en la previa al encuentro que hoy mantendrá con Hillary Clinton. “Eso ya estaba dicho”, responde Taiana en esta entrevista, sin perder su habitual compostura. El canciller defiende la postura argentina sobre Malvinas y critica a Gran Bretaña por buscar inventar un costado bélico en esa defensa.

–¿Cuál es el saldo de la semana que pasó, en la que Argentina sacó al exterior el nuevo conflicto con el Reino Unido?

–En la cumbre de Cancún se logró una cosa muy importante que fue el apoyo a los derechos argentinos en relación al conflicto con las islas. Es importante porque es la primera vez que tantos países hacen una definición tan importante sobre este tema.

–Hubo varios presidentes que fueron enfáticos en la defensa de la posición argentina pero el que más llamó la atención fue Lula. ¿Ustedes esperaban esa defensa y las críticas no sólo a Gran Bretaña sino también a las Naciones Unidas?

–Fueron varios los presidentes que se refirieron al tema pero lo de Lula fue sin duda el más enfático y el que hizo la referencia a la necesidad de que las Naciones Unidas tome en sus manos el tema. Eso fue muy positivo porque yo al día siguiente tenía que entrevistar al secretario general, Ban Ki-moon, para hablar de esta cuestión.

–¿En qué medida este apoyo de la región puede tener alguna importancia en el conflicto?

–Es importante. Una cosa es que haya un reclamo aislado, otra cosa es un reclamo que apoyan sólo algunos amigos, otra cosa es tener un reclamo que se va transformando cada vez más, y con más fuerza, en una situación regional. No es lo mismo. Nosotros lo que tenemos que hacer es crear las condiciones políticas para que el gobierno británico tenga que sentarse a la mesa. Este es un trabajo de varios aspectos y un aspecto muy importante es que el desarrollo de Argentina de su política en Malvinas sea asumida regionalmente. Y si uno mira algunas de las reacciones que ha tenido la prensa británica se puede comprobar que lo que ellos más destacan es el apoyo de la región, así que es un dato importante.

–Que no había sido tan homogéneo durante el conflicto de 1982.

–No, ciertamente no. La reunión misma de Cancún va hacia esta dirección porque es una reunión que marca la unión de América Latina con los países caribeños, tenemos un escenario distinto al que teníamos años atrás. También la situación de la democracia argentina que busca la obtención del ejercicio ejecutivo de la soberanía sobre las islas a través de los caminos diplomáticos, por la vía institucional y pacífica, explica este respaldo regional.

–¿Entienden que tanto desde el gobierno como desde la prensa británica se le buscó darle un perfil bélico a la protesta argentina?

–Los británicos desde que en el 2003 el reclamo argentino se retomó con más firmeza y en todos los foros, reinstalando el tema de que hay una cuestión de soberanía pendiente, han tratado de deslegitimarlo con dos recursos. Primero, dejar traslucir que cualquier defensa argentina de sus derechos en las islas es un gesto de agresión. Eso podríamos decir que es casi una mentira a sabiendas que busca quitarle títulos a la justicia del reclamo. Lo segundo que suelen decir es que es una cuestión electoral, política. “Lo dicen porque hay elecciones, lo dicen porque les conviene”. Es decir, tratar de acreditar la posición y el sentimiento profundo del pueblo argentino sobre esta cuestión a manipulaciones políticas. De esa manera ellos buscan quitarle validez a nuestro reclamo y evitar lo que finalmente van a tener que replantearse que es la política de ignorar lo que vienen indicando las Naciones Unidas que es sentarse a negociar sobre soberanía. Eso es en lo que vamos a insistir y vamos todos los foros, al tiempo que también haremos todas las defensas legales, diplomáticas y políticas para evitar el despojo de los recursos argentinos.

–Luego de reunirse con usted, Ban Ki-moon inauguró las sesiones del Comité de Descolonización de la ONU con un pedido de que se solucionen los temas pendientes. ¿Lo dejó conforme ese pedido?

–El tiene un mandato de las resoluciones de Naciones Unidas donde se le pide gestiones de buenos oficios para que las partes se sienten a negociar, así que es un “facilitador”. Obviamente las posibilidades de éxito del facilitador dependen de la voluntad de las partes. Pero, ciertamente, su rol importante señala el interés de la comunidad internacional el asunción de este conflicto que viene ya señalado por las resoluciones de Naciones Unidas. Por eso lo mantenemos informado y le vamos mostrando las distintas situaciones que se van produciendo, porque hay resoluciones de la ONU que instan a las partes a no producir hechos unilaterales que agraven la situación.

–¿El gobierno argentino está pensando en nuevas sanciones a las empresas que participen de la explotación de hidrocarburos en Malvinas?

–Eso ya está. En el año 2007, el gobierno argentino que encabezaba el presidente Néstor Kirchner dio por terminado el acuerdo de cooperación de 1995 para la explotación de hidrocarburos. A partir de ahí dejamos en claro que cualquier actividad unilateral británica iba a ser protestada y que iban a ser considerados pactos fuera de la legalidad. Por lo tanto, cualquier empresa que participe en la actividad de exploración y explotación de hidrocarburos le iba a ser quitada la posibilidad de operar en el territorio continental.

–Desde la oposición criticaron al Gobierno por esta situación creada en Malvinas. Por ejemplo, los radicales dijeron que esto no se supo prever porque ya se sabía desde el año pasado que habría exploraciones.

–Sí, de hecho denunciamos el acuerdo de cooperación en marzo de 2007 y les mandamos cartas de aviso a las empresas que podían participar. Si hay alguien que se ha ocupado en los últimos años de mantener el reclamo sobre las islas es este gobierno. No quiero entrar a polemizar, pero el mismo día que entró a operar la plataforma en Malvinas una comisión de legisladores opositores, en la que había radicales, estaba en Londres invitados por el Foreign Office.

–Cristina Kirchner habló de una decepción regional con Barack Obama a partir de lo sucedido en Honduras. ¿Qué puede decir al respecto?

–No tendría nada que agregar. Lo comparto, obviamente.

–¿No fueron inoportunas antes de la reunión que mantendrá con Hillary Clinton?

–No. Me parece que la sensación de que la posición del gobierno de Estados Unidos para resistir al golpe en Honduras y defender al presidente Mel Zelaya no fue todo lo firme que podría haber sido no es una novedad. Eso ya estaba dicho.

–¿Cuál es la expectativa del gobierno sobre esta reunión con Hillary?

–Es positiva. Ciertamente las relaciones entre Argentina y Estados Unidos son buenas y cordiales, son dos países que tienen muchas cosas en común y trabajamos juntos en áreas muy importantes que tienen que ver con problemas serios como el combate el terrorismo y al delito transnacional. y también áreas múltiples que tienen que ver con el G 20, la salida de la crisis y las políticas de estímulo que se han dado.

–¿Está confirmado que Cristina Kirchner viajará a Estados Unidos a la Cumbre sobre Seguridad Nuclear que hará en abril en Washington?

–Sí, claro, es uno de los jefes de Estado invitados. Son un grupo reducido. No sólo está confirmado sino que estamos trabajando mucho en eso. Argentina tiene un rol destacado porque somos un país con una historia en el desarrollo de la energía nuclear para fines pacíficos, somos un país exportador y somos escuchados.

–¿Existe la intención de busca que se produzca un encuentro entre Obama y la Presidenta para esa cumbre?

–A mí me parece que lo importante es la participación argentina en ese encuentro donde se va a discutir las condiciones para una mayor seguridad en el tema del desarrollo nuclear.

–Asume José Mujica en Uruguay y supuestamente ya esta semana se reunirá con los asambleístas de Gualeguaychú. ¿Hay que pensar en una vuelta de página en la relación con Uruguay?

–Hay una expectativa positiva ante la asunción de Pepe Mujica, con quien hay una relación de muchos años. Tenemos un conflicto con nuestro país vecino sobre el Estatuto del Río Uruguay que está en mano de la Justicia internacional y suponemos que pronto va a haber un fallo. Obviamente, nosotros esperamos que la Corte de La Haya atienda los argumentos de nuestra presentación el impacto ambiental que tiene sobre el río semejante planta.

Compartir: 

Twitter
 

El canciller Jorge Taiana habla de una expectativa “positiva” a partir de la asunción de José Mujica en la presidencia de Uruguay.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.