ECONOMIA › EL BC CONTRATO A LA CASA DE MONEDA PARA LA PROVISION DE 1200 MILLONES DE UNIDADES

Billetes bajo control de la Casa

La impresión de los billetes quedará bajo absoluta responsabilidad de la Casa de Moneda. Tal como anticipó Marcó del Pont a Página/12, usará las máquinas de la ex Ciccone para realizar parte del proceso de confección de unos 400 millones.

El directorio del Banco Central aprobó ayer el contrato con la Casa de Moneda para la provisión de billetes durante 2012. La autoridad monetaria requirió al organismo 1200 millones de unidades de distinta denominación. La Casa de Moneda producirá íntegramente 800 millones de billetes y numerará y cortará otros 400 millones. Como anticipó Página/12, para la etapa de impresión de esa segunda parte, la Casa de Moneda complementará su capacidad productiva mediante el alquiler de máquinas disponibles en las instalaciones de la Compañía Sudamericana de Valores (CVS), ex Ciccone. En la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont enfatizaron que “La Casa de Moneda tendrá el control absoluto de todo el proceso de producción de billetes”.

El Banco Central contrató la provisión de billetes para 2012 exclusivamente con la Casa de Moneda. Pero la capacidad productiva de la empresa estatal no alcanza para cubrir los 1200 millones demandados por la autoridad monetaria. Por eso se estableció en el esquema de producción que la Casa de Moneda presentó al directorio del BCRA la realización de un contrato de locación de obra con CVS para complementar su capacidad productiva. El control del proceso estará a cargo de la firma pública que conduce Katya Daura.

A mediados de 2010 las autoridades tuvieron dificultades para el apropiado abastecimiento de billetes físicos, problemas que se potenciaron ese diciembre. Frente a la obsolescencia tecnológica de la Casa de Moneda para responder a los requerimientos adicionales, se realizó entre septiembre y octubre una compulsa de precios y condiciones donde participaron la Casa de Moneda de Chile, la firma Boldt (empresa encabezada por Antonio Tabanelli que desarrolló los casinos de Tigre y Mar del Plata) y una Unión Transitoria de Empresas (UTE) compuesta por la Casa de Moneda de Brasil y la de Argentina.

La primera propuesta fue descartada porque la compañía chilena no podía cumplir los plazos requeridos. La alternativa de Boldt no prosperó por debilidades judiciales, ya que su oferta contemplaba el uso de la planta que la entonces quebrada empresa Ciccone tiene en Don Torcuato. El Banco Central optó por la UTE, que garantizaba precio y plazos de entrega. Las condiciones del contrato no se cumplieron, cien millones de unidades de 100 pesos debían haber llegado al país durante la primera quincena de diciembre pero los embarques se prolongaron hasta fines de enero.

Con los billetes impresos en Brasil por la UTE y algunas adecuaciones tecnológicas realizadas sobre la maquinaria de Casa de Moneda, que permitió volver a poner en marcha una línea de producción inactiva, se cubrió la demanda en 2011. El año pasado la empresa estatal produjo 600 millones de billetes y este año llegará a 800 millones. A pesar de esas mejoras, su capacidad productiva no es suficiente para cubrir la demanda del BCRA. Por eso, se estipuló en el contrato la utilización de las máquinas de CVS. En 2010 se hizo la UTE entre las casas de Moneda de Brasil y de Argentina porque esa capacidad productiva no estaba disponible en el país, ya que las máquinas de la ex Ciccone estaban atravesadas por una disputa legal. Según argumentan desde el organismo que conduce Marcó del Pont, CVS es “la única empresa local en condiciones de efectuar tal trabajo y es importante hacerlo de esta manera porque representa trabajo nacional”.

Según explicó Marcó del Pont durante una entrevista con Página/12 publicada el domingo pasado, el Gobierno está “trabajando para fortalecer la capacidad productiva de la Casa de Moneda. Acá hubo un plan sistemático de vaciamiento de la empresa. Estoy convencida de que el objetivo era que los billetes se imprimieran afuera. De hecho, cuando llegué al Banco Central me presentaron una familia de billetes que no se podía hacer acá por todos los ‘adornos’ que tenía. Pero la Casa de Moneda está incorporando cambios tecnológicos para lograr el autoabastecimiento”.

Compartir: 

Twitter
 

La Casa de Moneda producirá íntegramente 800 millones de billetes y numerará y cortará otros 400 millones.
 
ECONOMIA
 indice

ESCRIBEN HOY

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared