ECONOMíA › EL GOBIERNO LE PUSO TECHO AL BONO DE FIN DE AÑO QUE PIDIO LA CGT

Sólo para los bajos ingresos

El bono salarial no sería para todos. El titular de la cartera laboral delineó así la respuesta que el Gobierno le daría a la CGT la semana próxima, que había amenazado con un paro si no se satisfacían sus reclamos.

El pago de una suma extraordinaria antes de fin de año estará limitado a los sectores de menores ingresos: beneficiarios de planes sociales, jubilados que cobran la mínima y el segmento de trabajadores con bajos salarios. Las precisiones sobre los instrumentos evaluados por la Casa Rosada para mitigar la caída del poder adquisitivo estuvieron a cargo del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario reiteró que “existe la convicción de asistir a quienes más lo necesitan” y confirmó que la exención del impuesto a las Ganancias para el medio aguinaldo de diciembre tampoco será generalizada sino que será solo “en algunos tramos de ingreso”. A la espera de una respuesta para los reclamos presentados la semana pasada, la conducción de la CGT expresó su malestar por las “migajas” que ofrecería el Gobierno (ver aparte). Desde el heterogéneo universo empresario, por su parte, comenzaron a advertir las dificultades para afrontar el pago de bonos debido a la delicada situación económica que atraviesan los distintos sectores. Los reclamos de pagos adicionales para fin de año se suman a las negociaciones abiertas en aquellos sectores donde las paritarias se firmaron por seis meses.

“La realidad es muy compleja, con más de 32 por ciento de pobres que inquieta al Gobierno y a toda la sociedad, (el pago del bono) aún se está analizando con varios ministros, porque existe la convicción de asistir a quienes más lo necesitan, como los beneficiarios de planes sociales, jubilados y los que tienen ingresos mínimos, sin desfinanciar al Estado: Nación, provincias y municipios”, indicó ayer Triaca en declaraciones al portal Infobae. La preocupación por el impacto fiscal y la desfinanciación del Estado no mereció la misma atención estuvo ausente cuando se implementaron medidas como la eliminación de las retenciones que tuvieron un impacto mucho mayor sobre las cuentas públicas que las medidas bajo evaluación para tratar de atenuar el efecto de la devaluación y la inflación sobre los salarios. La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, tuvo expresiones similares al referirse a un bono de fin de año en esa provincia. “No nos vamos a comprometer en nada que no podamos pagar”, había indicado la funcionaria.

A pesar de la urgencia de los reclamos de la dirigencia sindical y las organizaciones sociales, la intención de la Casa Rosada es someter sus propuestas a una mesa de discusión más amplia que se convocaría para la tercera semana de octubre, donde participen centrales sindicales, cámaras empresarias y las provincias. “El escenario es muy heterogéneo entre quienes cerraron la paritaria entre marzo y mayo y entre los que la acordaron en agosto; y entre los que pautaron un bono de fin de año y los que no; así como tampoco es igual la situación de las empresas”, consideró el ministro de Trabajo.

En el sector privado se acumula una contracción de 134 mil empleos desde que asumió el presidente Mauricio Macri. “Hay señales de que el peor momento ya pasó, pero aún gravitan fenómenos estacionales. Creemos que con el impulso de la obra pública la construcción comenzará a crear empleos, algo ya se vio en septiembre”, sostuvo Triaca.

Los datos de Cifra, el centro de estudios de la CTA, presentan una realidad muy diferente de la supuesta mejora de los ingresos reales. De acuerdo a sus estimaciones, la devaluación, la quita de retenciones y la suba de las tarifas provocaron el nivel de inflación más significativo desde las hiperinflaciones de 1989-1990, superando el 46 por ciento interanual en julio. Así, a pesar de la caída en los precios observada en agosto y de una eventual desaceleración en los meses que restan del año, la inflación se ubicará en torno al 43 por ciento. Con esos guarismos los investigadores estiman que, incluso cuando se terminen de implementar las mejoras acordadas en paritarias para lo que resta de 2016, el salario real anual caerá en torno al 7 por ciento en el año para el caso de los trabajadores registrados.

Al ser consultado sobre el reclamo sindical de excluir la segunda parte del aguinaldo de Ganancias, el responsable de la cartera laboral recordó que “el Gobierno ya ha subido el mínimo no imponible y ha prometido el envío al Congreso de una reforma tributaria el año próximo que incluye la exención de Ganancias. De todas maneras, se está estudiando si se puede excluir en diciembre para algunos tramos de ingreso”.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Triaca, ministro de Trabajo de la Nación. Tampoco habría exención de Ganancias para el medio aguinaldo.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.