EL MUNDO › PESE A LOS LLAMADOS A LA PAZ, EL PREMIER ISRAELí DIJO QUE CONTINUARá HASTA COMPLETAR SU MISIóN EN LA FRANJA DE GAZA

Netanyahu advirtió que la ofensiva será larga

Israel rechazó una declaración del Consejo de Seguridad de la ONU que les pedía al país y a Hamas “aceptar y cumplir” un alto el fuego humanitario. En veinte días, los muertos palestinos ascienden a 1100 y los israelíes a 51.

 Por Ben Lynfield *

Desde Jerusalén

Israel advirtió a sus ciudadanos ayer que se enfrentarán a una larga campaña en la Franja de Gaza mientras más israelíes y más habitantes de Gaza eran asesinados en distintos incidentes. Después de que se conociera la noticia de la muerte de diez niños en la ciudad de Gaza, Netanyahu dijo: “Tenemos que estar preparados para una campaña prolongada. Vamos a seguir actuando de forma agresiva hasta concluir nuestra misión: defender a nuestros ciudadanos, los soldados y los niños”. En veinte días de ofensiva, las víctimas fatales palestinas ascienden a 1100 y las israelíes a tres civiles y 48 soldados, incluidas las bajas de ayer.

Cinco soldados israelíes murieron en dos incidentes separados: cuatro en un ataque de morteros y uno en manos de hombres armados de Hamas que cruzaron la frontera a través de un túnel. Los cinco hombres armados también murieron. Las repercusiones políticas por las bajas militares probablemente alentarán a aquellos que piden que se aceleren las operaciones militares israelíes, ya que las muertes pusieron de relieve que Israel no logró eliminar las amenazas de Gaza, que eran el propósito inicial de la campaña de hace tres semanas.

Previamente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que las personas que llevaron a cabo un ataque israelí contra una escuela de la ONU en Gaza en el que murieron 16 civiles deben rendir cuentas. “Habíamos asilado a familias –mujeres y niños– que habían buscado refugiarse de los combates. Es imprescindible que los culpables se hagan responsables por este crimen aberrante. Debe haber rendición de cuentas y justicia por los crímenes cometidos por todas las partes”, dijo ayer en Nueva York.

Netanyahu rechazó una declaración del Consejo de Seguridad de la ONU emitida durante la noche por no incluir las exigencias de seguridad de Israel. La declaración les pedía a su gobierno y a Hamas “aceptar y cumplir” un alto el fuego humanitario que se extendería más allá de la fiesta musulmana de tres días. Hablaba de la “grave preocupación” por el deterioro de la situación y la pérdida de vidas civiles, y pedía a Israel y Hamas que respetaran el derecho internacional.

En una conversación telefónica con Ban, Netanyahu dijo que la declaración, que no tiene el poder de resolución, “se refiere a las necesidades de una organización terrorista asesina que está atacando a la población civil israelí y que no responde a las necesidades de seguridad de Israel, incluyendo la desmilitarización de la Franja de Gaza”.

El ex embajador de Netanyahu en Washington Michael Oren, por su parte, informó que el Estado judío decidió ignorar el llamado del presidente Barack Obama el domingo a un alto el fuego incondicional, una posición que fue compartida por los legisladores del partido gobernante Likud. Obama, quien también expresó su preocupación por el aumento de las muertes de civiles, dijo que las demandas de Israel de que Hamas se despojara de sus armas deben manejarse en las futuras conversaciones de paz en Medio Oriente, no inmediatamente.

Oren dijo a la agencia de noticias Ynet que no hay necesidad de apurarse para prestar atención a Obama ya que el poder estadounidense está en decadencia. “Ya pasó el momento en que el presidente de Estados Unidos podía dictar órdenes. Que le haya dicho al primer ministro que es necesario lograr un alto el fuego no significa que se tenga que responder de enseguida” (ver página 23).

Zeev Elkin, presidente del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset, del partido Likud, de Netanyahu, añadió: “No hay que olvidar que el gobierno de Israel está obligado ante todo hacia los ciudadanos y no a un socio, no importa cuán estratégico sea”. “Sería un error parar ahora. Hamas debe surgir debilitado y no reforzado. Hay que seguir golpeándolo. En el momento en que realmente se rompa, rogará por un alto el fuego.” Uri Avnery, un veterano activista por la paz, predijo que “no habría consecuencias” por rechazar al presidente de Estados Unidos. “Los israelíes están cerca de no tomar en serio a Obama. Los estadounidenses predican y no ejercen ningún tipo de presión. No amenazan con limitar las armas a Israel y abstenerse en el Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Quién se preocupa por los predicadores? Sin una presión válida, Israel no escuchará a nadie.”

* De The Independent, de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

El gabinete de Netanyahu acordó continuar golpeando a Hamas con ataques en la Franja de Gaza.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.