EL MUNDO › LA NUEVA POLITICA ECONOMICA EN CUBA GENERO CASI MEDIO MILLON DE CUENTAPROPISTAS

Privados para respaldar al Estado

La actividad privada que impulsa Raúl Castro, especialmente en el sector servicios, junto al desarrollo de cooperativas, ha crecido en los últimos años. La mayoría de los nuevos pequeños empresarios son jóvenes.

El número de trabajadores del sector privado y cuentapropistas en Cuba trepó a 489.929 a fines de febrero pasado, lo que representa una suba de 11.000 personas en los dos primeros meses de 2015, especialmente en el sector servicios, actividad que es promovida por el gobierno de Raúl Castro junto al desarrollo de cooperativas, en el marco de la actualización de su sistema socialista. Al menos un 29 por ciento de los cuentapropistas, como describen las autoridades a los pequeños empresarios privados, son jóvenes, según cifras del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). Una de las reformas lanzadas en la isla por el gobierno del presidente Castro desde 2008 tiene que ver con la expansión del sector privado, que casi desapareció en Cuba tras la ofensiva revolucionaria lanzada en 1960, pero que se recuperó con lentitud, especialmente, tras la profunda crisis que sufrió la economía cubana a partir de 1992, tras el derrumbe de la Unión Soviética, que era su principal mercado y proveedor de energía y otras mercaderías, en lo que se dio en llamar el período especial.

A fines de 2014, cuando se abrieron negocios privados en 201 actividades diferentes, especialmente en el sector de servicios, se empleaban en ellos más de 476.000 ciudadanos. Al anunciarse en 2010 el programa de extensión del número de privados, las autoridades dijeron que ese sector llegaría pronto al medio millón. Otro objetivo oficial es que en el modelo económico socialista que viene reestructurándose desde hace algún tiempo, los restaurantes y cafeterías lleguen a ser administrados en su totalidad por actores privados, pero que mantengan fuertes vínculos con el Estado.

Según las nuevas cifras difundidas sobre el área de los cuentapropistas, al menos 144.595 son mujeres, 81.215 son trabajadores asalariados de los nuevos negocios y 60.897 jubilados, además de los más de 147.000 jóvenes. Estos números llevaron al diario Juventud Rebelde a comentar que es evidente la aceptación de esta nueva forma de empleo. El Estado cubano alienta además la fundación de cooperativas en diversas esferas, que incluyen la gastronomía, el transporte, el agro, talleres automotrices y otras actividades. Esas entidades están administradas por accionistas que fueron, en muchos casos, empleados de empresas estatales pequeñas que desaparecieron para abrir paso a las cooperativas.

No obstante, el gobierno cubano, que subrayó su intención de fortalecer el socialismo y no destruirlo con la implementación de estos cambios, sostiene que su propósito es que el sector privado cumpla con un papel de apoyo a la economía nacional, y no como centro, lugar que seguirán ocupando las grandes empresas estatales. Otra idea esbozada en el nuevo modelo cubano será mantener la planificación de la economía, un principio marxista, por parte del Estado, sin ignorar el mercado de oferta y demanda, tal como reafirmó este mes Marino Murillo, ministro de Economía.

A mediados del mes pasado, cooperativistas estadounidenses de distintos sectores económicos lanzaron el Grupo de Trabajo Cooperativo Estados Unidos-Cuba para promover el intercambio con sus pares caribeños, en el marco del acercamiento entre ambos países para normalizar las relaciones.

Tal iniciativa, liderada por la Asociación Nacional de Cooperativas y su programa internacional Clusa, tiene como objetivo de contribuir al fortalecimiento del sector cooperativo, según explicó Michael Beal, presidente de la institución. “Queremos trabajar para asegurarnos de que las cooperativas crecen en Cuba”, señaló Beal.

La asociación consideró que la decisión del gobierno estadounidense tomada en diciembre, de normalizar las relaciones con Cuba, crea un ambiente único para expandir el negocio de las cooperativas entre ambos países. En este sentido, la organización ofreció funcionar como un recurso técnico y aportar su experiencia en distintos sectores para promover el acceso a los mercados, a la tecnología y a servicios financieros.

“Queremos saber los retos que están experimentando y compartir mejores prácticas”, indicó Amy Coughenour, directora de operaciones del programa internacional Clusa de la asociación de cooperativistas. El grupo hizo un viaje exploratorio a Cuba en julio de 2014, planifica otros dos viajes a Cuba para este año, que aún no tienen fecha, y quiere organizar en ese país un foro que les permita generar algún intercambio más sustancial.

Compartir: 

Twitter
 

Una inmobiliaria improvisada en una plaza céntrica de La Habana, Cuba.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.