EL MUNDO › DURAS ACUSACIONES POR ABUSO SEXUAL EN AFRICA

La ONU dice que no fue

Las Naciones Unidas negaron ayer haber intentado ocultar supuestos abusos sexuales de Cascos Azules franceses a niños en la República Centroafricana, llamando a la tolerancia cero contra estos crímenes, mientras la Justicia francesa continúa su investigación sobre tropas de ese origen. “Toda insinuación de que Zeid Ra’as al Husein, el actual alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, habría intentado encubrir abusos sexuales a niños es francamente ofensiva”, declaró a los medios su portavoz, Rupert Colville. Zeid es conocido dentro de las Naciones Unidas como uno de los mayores especialistas de la cuestión de la violencia sexual cometida por tropas de mantenimiento de paz, ya que escribió un importante informe al respecto en 2005, conocido como el Informe Zeid.

Colville aseguró asimismo que la ex jueza de la Corte Penal Internacional, Navi Pillay, predecesora de Zeid cuando la ONU fue informada de los pretendidos abusos sexuales en 2014 en el país africano, también está fuera de toda sospecha. El portavoz del actual alto comisionado alegó que las Naciones Unidas no pudo hacer pública la investigación para proteger a las víctimas, en particular al tratarse de niños.

La ONU se defendía así de las acusaciones de varias ONG, entre ellas, Save the Children, que pidieron a las Naciones Unidas esclarecer este caso de supuestos abusos sexuales, y pusieron de manifiesto sus dudas sobre las motivaciones del organismo internacional al suspender al responsable que lo destapó, Anders Kompass.

Kompass, alto responsable del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, transmitió un informe titulado “Abusos sexuales en niños por las fuerzas armadas internacionales” a las autoridades francesas, en julio de 2014, saltándose los procedimientos de la organización internacional, en reacción a la inacción de la ONU. Este empleado fue suspendido el 17 de abril por esta filtración –conservando su salario– y es investigado desde entonces.

Los testimonios detallados de los niños, recogidos en un documento de la ONU, cubren el período de diciembre de 2013 a junio de 2014 y justificaron la apertura de una investigación preliminar a finales de julio en París, que permaneció secreta hasta que el diario británico The Guardian reveló el caso, el miércoles.

El jueves, una fuente judicial francesa precisó que 14 soldados franceses habían sido imputados y que “muy pocos” habían sido identificados por la investigación, todavía en curso. “Los detalles obtenidos en entrevistas realizadas por los investigadores de la ONU con las presuntas víctimas y los testigos son totalmente horribles”, dijo Colville.

Una decena de niños –el más joven, de nueve años– afirman que, a cambio de comida, los soldados abusaron sexualmente de ellos o los violaron. “Debería haber tolerancia cero con las fuerzas de mantenimiento de la paz o con cualquier otra persona culpable de abusos sexuales, violaciones o violencias”, declaró Colville.

El presidente francés, François Hollande, prometió el jueves que será “implacable” si se confirman las acusaciones. Pero el ejército francés no es el único señalado en este caso. La ONG Aids-Free World acusó a soldados de Chad y Guinea Ecuatorial de más abuso sexual a menores en el mismo país. Interrogado al respecto, Colville explicó que no había leído entero el documento de la ONU y no podía confirmar esta información.

Compartir: 

Twitter
 

Las tropas francesas, sospechadas por su rol en CAR en 2014.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.