EL MUNDO › EL GOBIERNO DE GRECIA ANUNCIO UN PLAN PARA LA CRISIS MIGRATORIA

Tsipras, solidario con los inmigrantes

Tsipras llamó a fortalecer la cooperación con los Estados vecinos, en particular Turquía, por donde pasan más de dos millones de refugiados por año, y subrayó que se deben iniciar conversaciones con otros países, como Siria y Libia.

El primer ministro griego, el izquierdista Alexis Tsipras, anunció ayer un plan gubernamental para abordar la crisis migratoria que registra el país en los últimos meses. Las medidas, confirmó el líder, se llevarán a cabo utilizando instrumentos y partidas europeas. Por su parte, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) reclamó ayer a los gobiernos de Francia y Reino Unido que asuman su responsabilidad en relación con la situación de los refugiados que aguardan en las proximidades de la ciudad francesa de Calais.

Tras una reunión para tratar la cuestión de la crisis migratoria, la cual se llevó a cabo en la oficina de la viceministra griega de Inmigración, Tasia Jristodulopulu, Tsipras explicó que el gobierno elaboró un proyecto para hacer frente al problema. La Comisión Europea (CE) pide a Atenas la creación de ese ente desde julio de 2014, para de ese modo poder facilitar el desembolso de los fondos comunitarios destinados a esta cuestión. El comisario europeo de Inmigración, Dimistris Avramópulos, comunicó esta semana que Grecia no absorbió los 500 millones de euros disponibles para la cuestión migratoria, por lo que Tsipras decidió ponerse al frente y convocar a la reunión.

En concreto, el premier heleno se refirió a una intervención directa que facilite las llegadas seguras a las islas, el fortalecimiento de las infraestructuras de asilo y la aceleración de los procesos para constituir inmediatamente una gestión en materia de migración bajo el marco europeo.

El jefe del gobierno griego abogó además por fortalecer el debate y la cooperación con los Estados vecinos, en particular Turquía, por donde pasan más de dos millones de refugiados por año, y subrayó que se deben iniciar conversaciones con otros países, como Siria y Libia. “Este fenómeno es el resultado de una estrategia de intervención irracional de Occidente durante los últimos años en estos países”, recalcó Tsipras, que no escatimó críticas hacia los países europeos. “Sembramos vientos y recogimos algunas tempestades”, ironizó el primer ministro.

Tsipras reveló que, en el encuentro, el gobierno puso de relieve la dimensión europea del problema y trató de encontrar la manera de explotar los recursos existentes y las partidas extraordinarias. Respecto del campamento de refugiados improvisado que desde mediados de julio existe en el centro de Atenas, con una población base de 260 personas en 80 carpas, el premier manifestó que serán trasladadas lo más rápido posible. “Las ubicaremos en un espacio que ofrecerá hospitalidad, con condiciones de higiene aceptables, que seguirá contando con estructuras del gobierno y el trabajo de las organizaciones no gubernamentales”, dijo.

Según informó ayer el Acnur, en las islas griegas desembarcaron este año unas 124.000 personas, y 50.000 sólo en julio, 20.000 más que el mes anterior. Los desembarcos en el país heleno aumentaron un 750 por ciento entre el 1º de enero y el 31 de julio respecto del mismo período del año pasado.

Por su parte, el Acnur calificó de “muy pequeña y manejable” la acumulación de refugiados en las proximidades de la ciudad de Calais, y previno contra el manejo mediático de un problema que Francia y el Reino Unido pueden resolver fácilmente. El director para Europa de Acnur, Vincent Cohetel, denunció el empeoramiento de las condiciones de recepción en Calais, frente a una situación que se agrava día tras día y cobró ya diez vidas desde principios de junio. Cohetel dijo que es primordial que el gobierno francés acepte reubicar a los inmigrantes y refugiados que viven en campamentos precarios, levantados por ellos mismos, y en condiciones degradantes. El funcionario de la ONU subrayó además que los medios magnifican el problema de la inmigración. “Pese a las impresión que causan las imágenes de la televisión, no es una ola significativa de gente la que llega al Reino Unido. La situación es una emergencia civil muy pequeña con 3000 personas y es manejable”, dijo. “Es importante que la gente entienda que la mayoría de los refugiados en el Reino Unido no llegó a través del túnel, sino en un viaje convencional, con visados de turistas o de trabajo, pero se quedaron luego del vencimiento de este permiso”, aclaró.

Compartir: 

Twitter
 

Tsipras se refirió a una intervención que facilite las llegadas seguras a las islas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.