EL MUNDO › EL ASPIRANTE DEMOCRATA DICE QUE SU RIVAL LO DESPRESTIGIA

Obama se queja de Hillary y Bill

 Por Antonio Caño *
desde Washington

Se anuncian tiempos todavía más tensos, si esto es posible, en las primarias del Partido Demócrata. La victoria de Hillary Clinton en Nevada –puesta en duda por Barack Obama por el hecho de que él obtuvo más delegados para la convención– anticipa un enfrentamiento a cara de perro en Carolina del Sur, el próximo sábado, y en el supermartes del 15 de febrero.

Ayer se vivió la tregua del día de Martin Luther King. Sería inconveniente pelear durante la jornada en la que se recuerda a esa figura del santoral laico y democrático de esta nación. De hecho, Clinton y Obama se unieron a miles de personas –en su mayoría negras– en un homenaje a Luther King en la casa de gobierno de la capital de Carolina del Sur. Pero todos los pronósticos apuntan a un duelo feroz a partir de hoy. Los responsables de la candidatura de Obama sienten que éste ha sido víctima, a partir de su victoria en Iowa, de una campaña de desprestigio por parte del matrimonio Clinton para retratarlo como un fantasioso charlatán que carece de la capacidad para gobernar. Y, con toda seguridad, van a contraatacar en los próximos días.

La decepción sufrida por Obama en Nevada fue patente en la forma en la que asumió los resultados (51% contra 45%), que hubieran sido magníficos hasta hace un mes, pero que ahora le saben a poco tras la expectación creada. Obama no se quedó en Nevada y se limitó a emitir un comunicado en el que destacaba que los votantes le habían dado un delegado más que a Clinton.

Pues bien, lo que ha ocurrido en Nevada es que, por un complejo sistema de reparto de delegados por circunscripciones territoriales, Clinton es la que más votos ha obtenido, pero Obama consiguió un delegado más. A la senadora por Nueva York no le gustó que su contrincante destacase este asunto. “Me resulta extraño porque se supone que toda esta campaña era para conseguir el mayor número de votos posible”, declaró.

Nevada deja muchos motivos de preocupación para Obama. El primero, por supuesto, la confirmación de una importante movilización del voto femenino que, de mantenerse, puede ser decisiva. Muy poco puede hacer Obama frente a un movimiento muy organizado, muy combativo y que ve una oportunidad histórica de llevar a una mujer a la presidencia. El segundo, ahora que la campaña se desplaza hacia el oeste, ha sido observar el enorme apoyo a Clinton entre el electorado latino. Clinton ganó en Nevada entre el electorado de origen hispano por más de 40 puntos de diferencia. Si eso se repite en California, en Nuevo México o en Colorado, Obama lo tiene muy difícil. Eso sin contar con que lo lógico es que Clinton gane en su propio estado de Nueva York. La tercera preocupación para Obama es que Clinton gana con facilidad entre los votantes registrados como demócratas.

Obama está ahora, por tanto, muy necesitado de una victoria que no tiene asegurada ni mucho menos en Carolina del Sur. En teoría, ahí se ve favorecido por el hecho de que la mitad de los votantes son negros. En teoría, porque la realidad es que todas las encuestas muestran que el voto negro está muy dividido entre Obama y Clinton. Quedan cinco larguísimos días por delante.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.