EL MUNDO › LA CONEXIóN DEL PAíS CON AL QAIDA

Yemen en la mira

 Por Patrick Cockburn *

Yemen es el Afganistán del mundo árabe. Es el país árabe más pobre, su gobierno es débil, su pueblo está armado, ya se enfrenta una rebelión seria, es fuertemente tribal y sus cadenas de montañas son el refugio natural para grupos como Al Qaida. No hay nada nuevo sobre la creciente crisis política, social y económica en Yemen, pero el mundo se está enterando de ella desde que el intento de hacer volar el avión que se dirigía a Detroit fue relacionado con Al Qaida en Yemen. Anoche el ala regional del grupo asumió la responsabilidad por el entrenamiento y por armar al estudiante nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab (foto) con la bomba de Navidad.

Yemen, en el rincón sudoeste de la península arábiga, se ha vuelto cada vez más inestable durante las últimas dos décadas, desde que Arabia Saudita expulsó a un millón de trabajadores yemenitas porque Yemen se negaba a apoyar la guerra conducida por Estados Unidos para expulsar al ejército de Saddam Hussein de Kuwait en 1990. La familia de Osama bin Laden proviene en parte de Yemen. Los yemenitas jugaron un rol en la formación de Al Qaida. Un número significativo de terroristas suicidas en Irak provienen de allí. Ha sido un conveniente refugio al que pueden escapar los militantes sauditas bajo presión.

Las conexiones personales del atacante del día de Navidad con Yemen serán investigadas en los próximos días. Pero es claro que Al Qaida en Yemen se ha fortalecido y está operando en un ambiente amigable –en un país en el que la mayoría de la población se opone fuertemente a la invasión de Estados Unidos a Irak y la intervención en Afganistán–.

Hace tiempo que hay señales de la actividad de Al Qaida. El hecho más espectacular fue en 2000, cuando un bote cargado de explosivos embistió al USS Cole en el puerto de Aden, haciendo un agujero en un costado y matando a diecisiete marineros estadounidenses. Durante un tiempo el gobierno en la capital yemenita, Sanaa, parecía haber arreglado un cese de fuego no explícito con la rama local de la red de Osama. Pero la invasión a Irak conducida por Estados Unidos llevó a que un liderazgo más militante se hiciera cargo del grupo. Hubo refuerzos en 2006, cuando 23 prisioneros escaparon de la prisión en Sanaa, supuestamente con la ayuda de simpatizantes oficiales de seguridad yemenitas. Los fugados incluían a Nasir al-Wuhayshi, un líder de Al Qaida en la península arábiga (AQAP). Desde entonces, los ataques han aumentado sobre turistas extranjeros e instalaciones petroleras. En septiembre de 2008 una autobomba afuera de la fortificada Embajada de Estados Unidos en Sanaa, mató a dieciséis personas, incluyendo a seis atacantes bien armados.

En la primavera de 2008, comandantes sauditas de la red terrorista les dijeron a sus militantes que se movieran a Yemen y en enero de 2009 se unieron las alas sauditas y yemenitas. Arabia Saudita anunció una lista de los 85 militantes sospechosos más buscados, de los que se decía que 26 estaban en Yemen. Esta es probablemente la totalidad de miembros de AQAO cuyo pequeño número hace que sea más difícil encontrarlos y eliminarlos.

En agosto pasado un terrorista suicida casi mata al jefe saudita del antiterrorismo, príncipe Mohammed bin Nayef. El mes pasado AQAP mató a tres altos oficiales de seguridad yemenitas, con sus guardaespaldas en el sur de Yemen. El jefe de seguridad yemenita, Ali Mohammad al-Ansi, dice que 29 miembros de Al Qaida que pensaban atacar la embajada británica y las instalaciones petroleras han sido arrestados.

Washington ha estado calladamente abasteciendo de equipo militar, inteligencia y entrenamiento a las fuerzas yemenitas, que han atacado supuestos escondites de Al Qaida. En la víspera de Navidad, las fuerzas yemenitas apuntaron a una reunión de altos líderes militantes, posiblemente matando a un clérigo radical relacionado con un mayor del ejército de Estados Unidos, acusado de los disparos en Fort Hood en noviembre en Estados Unidos.

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.