EL PAIS › LUEGO DE LA APROBACION DE LA LEY DE TRASPASO, CRISTINA KIRCHNER Y MAURICIO MACRI VOLVIERON A LOS CRUCES

El transporte urbano arrancó con un choque

La Presidenta anunció un retiro escalonado de la Federal en los subtes y que el Estado nacional seguiría pagando la mitad de los subsidios a los colectivos. Pero Macri volvió a rechazar el traspaso y consideró que la ley es inconstitucional.

Mauricio Macri retomó la costumbre de responderle a la Presidenta en conferencia de prensa.
Cristina Kirchner hizo los anuncios junto a los ministros Nilda Garré y Julio De Vido.

Menos de 24 horas después de que el Congreso transformara en ley el traspaso del transporte metropolitano a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le hizo al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, una nueva propuesta para llevar a cabo este pase de manos de forma gradual. Sin embargo, poco más tarde, Macri respondió, a través de una conferencia de prensa, que rechaza no sólo la oferta de la Casa Rosada sino el texto aprobado ayer con amplia mayoría por la Cámara de Diputados, al que calificó de “inconstitucional”. Macri volvió a insistir con que se le traspase a la Ciudad no sólo el transporte sino también “el puerto y el juego”, y vertió duras críticas sobre el gobierno nacional pero también sobre los sectores de la oposición que un día antes apoyaron el proyecto oficialista en el Parlamento. Desde la Casa Rosada, quien salió a responderle fue el ministro de Planificación, Julio De Vido, quien aseguró que el alcalde porteño, con su actitud, “le falta el respeto al Congreso y a la democracia”. La negativa de Macri, además, le valió críticas por parte de sectores políticos de la oposición.

La propuesta

No había pasado un día desde que el Congreso le diera fuerza de ley al proyecto basado en el acta acuerdo que firmaron la Ciudad y el gobierno nacional el 3 de enero y que luego fue cancelado de forma unilateral por Macri, cuando la Presidenta volvió a asumir la iniciativa política en este tema. “Me gustaría que se hable de gestión, trabajar y hacer las cosas que cada uno tiene que hacer en el marco de las responsabilidades que cada uno tiene”, planteó la Presidenta.

La propuesta incluye extender por el plazo de 90 días el traspaso de la seguridad en las estaciones de subte, cuya prórroga vence este domingo: el nuevo cronograma sería progresivo. Por otra parte, anunció que la Nación asumiría durante un año la mitad de los subsidios que corresponden a las 33 líneas de colectivos que tienen su recorrido completo en suelo porteño y que están incluidas en el traspaso.

CFK desarrolló ese “cronograma de transferencia de seguridad” con un ejemplo: “Podría empezar con la línea E y el Premetro, y en 15 a 20 días seguir con el resto de las líneas hasta completar la totalidad en junio –propuso–. Medio año es un tiempo suficiente como para resolver el tema”. Junto a ella, en el Salón Sur de la Casa Rosada estaban los ministros de Seguridad, Nilda Garré, y de Planificación, Julio De Vido, al igual que los flamantes secretarios de Seguridad, Sergio Berni, y de Transporte, Alejandro Ramos.

Respecto de los colectivos, la presidenta propone que Nación y Ciudad compartan los subsidios correspondientes a las 33 líneas que, según la ley aprobada el miércoles, deben pasar al ámbito porteño. La suma en juego, incluyendo el aumento ya acordado entre la UTA y las empresas (del 18 por ciento), alcanza los 1180 millones de pesos, detalló la Presidenta. Los colectivos no figuraban en el acuerdo firmado por ambas partes en enero, pero fueron incorporados por el kirchnerismo al proyecto legislativo luego de que el conflicto escalara.

La mandataria les apuntó a los argumentos del macrismo, que se ampara en el artículo de la Constitución que indica que las transferencias de facultades de la Nación hacia las provincias deben ir acompañadas por los recursos correspondientes. “La palabra recursos en la Constitución no está referida a subsidios, se refiere a la transferencia de servicios. Los subsidios no son recursos, y esto ha quedado aclarado ayer por el Congreso nacional”, zanjó la cuestión.

La respuesta

“No habrá traspaso.” Tal como acostumbra desde que comenzó este diferendo, Macri respondió a una acción del Gobierno con una conferencia de prensa. Esta vez la utilizó para rechazar de plano lo decidido por el Congreso un día antes y la propuesta que hizo CFK por la mañana, pero además abandonó definitivamente el tono de no agresión al gobierno nacional que había intentado desde octubre del año pasado: “El gobierno nacional no dialoga, hace monólogos y lo que quiere es tirar por la cabeza los subtes”, acusó.

“Señora Presidenta: usted tiene que dialogar conmigo y con todos los actores de la sociedad. Juntos podemos avanzar; contra todos usted va a fracasar y nos va a hacer fracasar a todos”, agregó el alcalde porteño, que volvió a repetir que su administración “quiere hacerse cargo del sistema de transporte”, pero “además del puerto, del juego y de la seguridad”. A pesar de caer en reclamos que eran habituales en los unitarios decimonónicos, no dudó en calificar a Fernández de Kirchner como “la presidenta que más ha atropellado el federalismo en la historia de la democracia”.

Sin embargo, la bronca de Macri esta vez excedió al oficialismo y alcanzó al Parlamento por la norma que respalda la posición del gobierno nacional y que fue aprobada por amplia mayoría en ambas cámaras, con los votos de varios partidos que otrora formaron parte del Grupo A. “No hay ninguna ley del Congreso Nacional que esté por arriba de la Constitución”, desafió el líder del PRO. “El Congreso Nacional volvió a perder una oportunidad y cayó en un papelón –completó–. Volvió a funcionar como una escribanía del kirchnerismo.”

Hubo tiempo para un último retruco del oficialismo: llegó de manos de De Vido, quien señaló que Macri “le falta el respeto al Congreso de la Nación y a la democracia” y que el jefe de Gobierno “respondió como siempre corriendo la raya, buscando nuevas excusas para no asumir sus obligaciones”. Para el ministro de Planificación “es insostenible su posición después de haber perdido en la Cámara de Diputados por 110 votos”. Además, destacó por último, “el proyecto de traspasar los subtes fue acompañado por fuerzas opositoras porque todos entienden que no tiene ninguna lógica que el Estado Federal regule un servicio que es exclusivo de la Ciudad de Buenos Aires”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

ESCRIBEN HOY

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared