EL PAíS › CUATRO PAISES SUDAMERICANOS CLAVE PARA LA ARGENTINA ANTE ELECCIONES PRESIDENCIALES

Un 2014 con festival de votos

La Presidenta viajará a Caracas por la Cumbre del Mercosur y volverá con la presidencia del organismo: le toca a la Argentina. Allí retomará el intercambio personal con jefes y jefas de Estado de países que tienen comicios presidenciales este año, como Uruguay y Brasil. También habrá competencia en Bolivia y Colombia.

 Por Martín Granovsky

Cristina Fernández de Kirchner inicia su penúltimo año de mandato con un horizonte de cuatro elecciones presidenciales en el vecindario: Brasil, Uruguay, Bolivia y Colombia.

Los tres primeros revisten importancia porque son países limítrofes y uno de ellos, Brasil, es además el principal socio mundial de la Argentina.

A las tres elecciones, por definición tres incertidumbres, se les suma una certeza en Chile. En marzo asumirá Michelle Bachelet su segunda presidencia después del interregno de derecha a cargo de Sebastián Piñera, que sucedió a 20 años de gobierno de la Concertación encabezada por socialistas y democristianos.

Brasil, San Pablo

En Brasil la coalición de gobierno encabezada por el Partido de los Trabajadores sigue llevando de candidata para las presidenciales de octubre a Dilma Rousseff, que así competirá por su reelección. En su último congreso, el quinto, el PT volvió a proclamarla candidata como en el 2010. Y, también como en el 2010, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva se comprometió a funcionar como el principal motor de la campaña.

Lula y el PT se plantearon otro desafío más, que consiste en ganar el Estado de San Pablo, todavía bajo mandato de los tucanos del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, el de Fernando Henrique Cardoso, Gerardo Alckmin y José Serra. El PT obtuvo en 2013 la intendencia de San Pablo con el ex ministro de Educación Fernando Haddad, que de ese modo repite la experiencia de las alcaldes petistas Luiza Erundina y Martha Suplicy. Pero el Estado es un premio mayor. Con 41 millones de habitantes es más que una Argentina concentrada en 248 mil kilómetros cuadrados, menos que la provincia argentina más poblada, la de Buenos Aires con 307 mil kilómetros cuadrados.

Si nada cambia en el escenario, el candidato del PT para arrebatarles San Pablo a los tucanos es Alexandre Padilha, el actual ministro de Salud. Padilha es uno de los funcionarios responsables del más nuevo de los programas sociales de Dilma, Más Médicos, que apunta con profesionales de Brasil y sobre todo del exterior, en primer lugar de Cuba, a cubrir la atención donde hoy no existe o no supera el nivel de un puesto sanitario.

La salud, junto con el transporte público y el acceso a una educación de calidad, fue uno de los temas movilizadores en junio último, cuando cientos de miles de brasileños salieron a las calles. La imagen de Dilma se deterioró hasta caer a la mitad. Pasó de una aprobación de casi un 60 por ciento al 31. Pero un sondeo de Datafolha de noviembre mostraba que si las elecciones fueran hoy, Dilma obtendría el 47 por ciento frente a un 19 por ciento del tucano Aecio Neves o un 41 frente a un 24 de Marina Silva, eventual candidata junto al gobernador pernambucano Eduardo Campos. En Brasil el ballottage es el francés clásico. Gana en primera vuelta el que obtiene como mínimo el 50 por ciento de los votos más un sufragio. Si hay segunda vuelta, también se realizará en octubre. La ganadora, o el ganador, asumirán la presidencia el 1º de enero de 2015.

El desafío para el PT es aumentar la capacidad de ganar bien y gobernar con solidez y, al mismo tiempo, crecer en solidez dentro de la coalición que gobierna sobre todo con los jefes estaduales del Partido del Movimiento Democrático Brasileño.

Por eso en el congreso de diciembre las fuerzas de Dilma y Lula acordaron una resolución según la que “nuestras alianzas deberán ser construidas teniendo en cuenta la mejor táctica para garantizar la reelección de la presidenta Dilma, ampliar la bancada del Senado Federal, en la Cámara de Diputados y en asambleas legislativas como también conquistar victorias importantes en los Estados”. Una vez que el PT de cada Estado decida su táctica electoral, sólo podrá registrarla en la Justicia Electoral “después de la debida aprobación por parte de la dirección nacional”.

El escándalo del mensalao, el proceso judicial que según el PT es fruto de un montaje político y en simultáneo tiene debilidades jurídicas, y que llevó a la cárcel a José Dirceu, ex jefe de Gabinete de Lula, no parece haber influido en las encuestas.

Tabaré vs. Constanza

En Uruguay el Frente Amplio pondrá en juego su aspiración a un tercer mandato en las elecciones del domingo 26 de octubre. Sin cláusula constitucional que permita el derecho a la reelección, al revés de Brasil y la Argentina e igual que en Chile, uno de los candidatos proclamados el 3 de noviembre es Tabaré Vázquez, que fue presidente entre 2005 y 2010. Raúl Sendic, líder de la línea interna 711, Compromiso Frenteamplista, dijo el último lunes por radio que no está procurando ser el compañero de fórmula de Vázquez, afirmó que el ex presidente “es el mejor candidato que el Frente puede ofrecer” y admitió que si la fuerza de izquierda “determina que sea yo el compañero de fórmula de Tabaré Vázquez, por supuesto que lo voy a aceptar con muchísimo gusto por el respeto y el afecto que tengo con Tabaré”. En junio, Vázquez competirá en internas con la otra candidata postulada, la senadora Constanza Moreira. De 53 años, 20 menos que los 73 que cumplirá Tabaré el 17 de este mes, Moreira dijo en noviembre a Página/12 que quiere un relevo generacional y además defiende “una apuesta a la solidaridad para con todos los países, especialmente con aquellos con los que compartimos cierta continuidad ideológica como Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia”.

Bolivia, Colombia

En Bolivia, Evo Morales, que el viernes inauguró la primera fábrica estatal de papel de diario, quiere continuar el proceso político que inició a comienzos de 2006 y revalidó en el medio con una reforma constitucional. Esta vez tiene dos frentes abiertos. Por un lado, la derecha asentada en Santa Cruz de la Sierra. Por otro, movimientos indígenas que reivindican su autonomía frente a Morales. Hasta ahora, sin embargo, el primer grupo parece menguado respecto de su antiguo poder y el segundo no termina de plasmar una organicidad política capaz de hacer tambalear la popularidad de Evo.

En Colombia, el 25 de mayo Juan Manuel Santos buscará ganar en primera vuelta para asumir un segundo mandato de cuatro años el 7 de agosto. Otra vez un asunto vinculado con la estabilidad política de fondo rodea a Santos. Su primer triunfo lo mostró en un proceso de diferenciación de Alvaro Uribe, de quien fue ministro de Defensa. Al hacerse cargo del gobierno, en 2010, completó el diseño de un perfil propio al aceptar la mediación del secretario de Unasur, Néstor Kirchner, y normalizar las relaciones con la Venezuela de Hugo Chávez. Colombia aprovechó entonces la estabilidad con Venezuela, sumada a la recuperación de los vínculos normales con Ecuador, para concentrarse en las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC. El conflicto armado entre las FARC y el Estado cumplirá 50 años en 2014. Las negociaciones se desarrollan en La Habana y en Oslo. Para Santos, terminar la guerra con las FARC es una de las llaves de la estabilidad política frente a otras violencias que azotaron o azotan a Colombia: las que provienen de los paramilitares o los narcos, por ejemplo, y produjeron la catástrofe humanitaria de un millón de campesinos desplazados de sus lugares de origen o residencia y obligados a emigrar dentro y fuera de Colombia.

Algunos de estos protagonistas se juntarán el 31 de enero en Caracas, durante la cumbre del Mercosur. Habrá dos novedades. Una, la presencia de Horacio Cartes, el nuevo presidente de Paraguay, que de este modo se reintegrará formalmente a un organismo de cinco miembros plenos: la Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela. La otra novedad es que será el primer viaje al exterior de la Presidenta argentina después de sus problemas de salud. En Caracas, la Argentina tomará la presidencia pro témpore del organismo de manos de Venezuela.

Parte de los mismos protagonistas, y muchos otros, también se encontrarán el 25 de enero en La Habana, cuando se reúna la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la presidencia pase de Cuba a Costa Rica.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

En Brasil, Dilma Rousseff va por la reelección.
Tabaré Vázquez quiere volver a gobernar Uruguay.
Evo Morales aspira a continuar su proyecto.
Juan Manuel Santos buscará un segundo mandato.
Imagen: AFP, DyN y EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.