EL PAIS › LOS TRABAJADORES DEL HOTEL SOSTIENEN QUE EL ESTADO PUEDE RECLAMAR PARA SI LA PROPIEDAD DEL EDIFICIO

La tenencia nunca resuelta del Bauen

Los miembros de la cooperativa que administra el Hotel Bauen explican que el edificio fue construido con créditos que otorgó la dictadura y que nunca fueron pagados. Ya hay un fallo a favor del Estado y ahora la causa espera una definición de la Corte.

 Por Laura Vales

Construido con créditos otorgados por la dictadura que nunca se terminaron de pagar, el Hotel Bauen vuelve a ponerse en primer plano en estos días en que una orden de desalojo amenaza con dejar en la calle a los trabajadores que lo autogestionan desde hace once años. Con la compañía de otras empresas recuperadas, figuras del mundo académico y organizaciones sociales y políticas, la cooperativa comenzó una campaña para dar a conocer el aspecto hasta ahora menos visible del tema: el del conflicto nunca resuelto sobre la tenencia legal del edificio. Consultados por Página/12, los miembros de la cooperativa explican las razones por las que piden que el Estado reclame para sí la propiedad del hotel.

–¿De dónde surge que el Estado es acreedor del Bauen?

–Para hacer el hotel, el empresario Marcelo Iurkovich (ya fallecido) pidió préstamos al Banco Nacional de Desarrollo, integrante de la banca estatal. Los créditos, que fueron otorgados con el auspicio del vicealmirante Carlos Lacoste, nunca fueron saldados. La empresa inició una demanda judicial contra el Banade, alegando haber sido perjudicada por una serie de demoras en el desembolso del dinero. Pero ese juicio, en el que el Estado planteó a su vez sus reclamos, terminó con un fallo en contra para la empresa –indicó Federico Tonarelli, de la cooperativa del Bauen–. El caso tuvo una sentencia de la Cámara de Apelaciones en el 2007. Los jueces establecieron que el grupo Iurkovich le debía al Banade ocho millones de pesos (8.616.234). La sentencia fue apelada y el expediente está ahora en la Corte Suprema, para que se determine finalmente de cuánto es la deuda.

–¿Hay antecedentes de que el Estado haya hecho valer deudas de este tipo al expropiar empresas recuperadas?

–Hay antecedentes –apunta Andrés Ruggeri, del programa Facultad Abierta, de Filosofía y Letras de la UBA, uno de los especialistas que más conoce sobre empresas recuperadas–. En general, de deudas por impuestos adeudados o créditos no pagados que se hicieron valer porque formaban parte del expediente de la quiebra de las empresas. En el caso del Bauen, la diferencia es que todo esto no está en la causa de la quiebra (el hotel llamó a convocatoria de acreedores en el 2000, el fallo de la cámara es del 2007). Pero el Estado por supuesto que puede reclamar: de hecho, se trata de una deuda que está reclamada en el expediente que ahora se encuentra a resolución de la Corte.

“Quizá la deuda actualizada no cubra el valor del inmueble –agregó Ruggeri–. Una posibilidad ahí sería que la cooperativa cubriera ese remanente y asumiera algún tipo de cogestión o comodato del Estado.”

–¿A cuánto ascendería la deuda actualizada?

–Los trabajadores del Bauen hicieron en el 2012, y en base a la sentencia de la Cámara, un cálculo que actualizó la deuda en más de veinte millones de pesos.

–¿Cuánto vale el edificio?

–Los últimos datos son de hace dos años, cuando hubo valuaciones del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y del Banco Credicoop, que hablaron de entre 35 y 40 millones de pesos.

–¿Hay relación entre los empresarios que generaron la deuda y los que hoy reclaman el inmueble?

–Son la misma familia –detalla Diego Carbone, abogado de la cooperativa–. El grupo empresario que en aquella época construyó el hotel era encabezado por Marcelo Iurkovich, y quien hoy está motorizando el desalojo y va a las audiencias en nombre de la empresa Mercoteles, que reclama la tenencia del hotel, es Hugo Iurkovich, su hijo.

En este marco, otro reclamo de la recuperada es que se investigue cómo fue la venta por la que en junio del 2001 el inmueble fue adquirido por la empresa Mercoteles SA, que se había constituido cinco días antes con un capital mínimo. La pregunta es cómo pudo concretarse esta operación cuando el juicio por las hipotecas impagas del Banade estaba en curso.

–¿Qué propone la cooperativa?

–Durante los últimos seis años presentaron en el Congreso nacional una serie de proyectos de ley de expropiación, que propusieron declarar de utilidad pública al Bauen y que el edificio se diera en comodato a la cooperativa del hotel. Sin embargo, ninguno de los proyectos logró avanzar. Como alternativa, los trabajadores hablan de alquilar o comprar el hotel. Si bien no podrían negociar esto con el grupo Iurkovich –el largo conflicto muestra que las chances de un entendimiento son nulas–, sí podrían hacerlo con el Estado, si es que éste termina siendo dueño del edificio.

Compartir: 

Twitter
 

Aquel préstamo y los actuales pedidos de desalojo tienen detrás a la misma familia: Iurkovich.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared