EL PAíS › CFK SE REFIRIó AL LOBBY DE LOS FONDOS BUITRE, SU RELACIóN CON LA DAIA Y LA DERECHA

“Es un modus operandi global”

A partir de una nota publicada en Página/12, la Presidenta apuntó a “operaciones políticas” que coaccionan y “lesionan las soberanías”.

La Presidenta comentó los hechos revelados en una columna que Página/12 publicó el sábado, en la que el ex director ejecutivo de la DAIA Jorge Elbaum dio a conocer una serie de episodios que muestran cómo el fiscal Alberto Nisman, las autoridades de la comunidad judía local y periodistas de la derecha, con lobbistas norteamericanos y el fondo buitre de Paul Singer, se movieron para presionar contra el Memorándum de Entendimiento con Irán. “Todo hace juego con todo”, señaló la mandataria, que relacionó los hechos relatados en la columna de opinión con otra nota, ésta del diario israelí Haaretz, que habla sobre cómo lobbistas pro israelíes están presionando a los senadores norteamericanos para que sancionen una ley de revisión del Acuerdo Nuclear entre Estados Unidos e Irán. “Estamos ante un modus operandi de carácter global, que no sólo lesiona severamente las soberanías nacionales interfiriendo y coaccionando el funcionamiento de los distintos poderes de los estados, sino que además genera operaciones políticas internacionales de cualquier tipo, forma y color”, advirtió Cristina Fernández a través de su página web.

En su análisis, la Presidenta comenzó por recomendar la nota de Elbaum “Buitres, Nisman, DAIA: la ruta del dinero”. Comentó que la había leído tres veces, “algo que nunca hago con ninguna nota periodística”.

En su columna, el ex director ejecutivo de la DAIA comenzó por recordar una reunión que el canciller Héctor Timerman mantuvo con el consejo directivo de la DAIA para explicar las negociaciones que se realizaban con Irán, en un intento de que la Justicia pudiera interrogar a los imputados iraníes por el atentado. Al finalizar ese encuentro, reseñó Elbaum, el presidente de la DAIA declaró que “lo importante era la opinión de los familiares” de las víctimas y que ellos habían expresado que la entrevista había sido “altamente positiva”. Sin embargo, ese mismo día, reveló Elbaum, comenzaron una serie de presiones para que las autoridades de la DAIA tomaran una postura contraria a las tratativas. Esas operaciones involucraron a periodistas e intelectuales de la derecha y estuvieron “orientadas a cuestionar cualquier tratativa con Teherán”, porque esto –argumentaban los lobbistas, según contó Elbaum–, “convertiría a los ayatolás en actores de política internacional, cuando en realidad debían ser etiquetados como belicosos terroristas incapaces de llegar a ningún acuerdo diplomático”. A su vez, los fondos buitre tomaron el memorando “como un ariete más para condicionar a nuestro país a negociar de forma más vulnerable frente a los fondos especulativos”.

Entre las numerosas formas de presión enumeradas, la nota señaló por ejemplo una carta que el republicano Jeff Duncan, de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Representantes norteamericana, envió al secretario de Estado, John Kerry, en la que señalaba que Argentina “puede estar intentando apoyar el programa ilícito de armas nucleares iraní”. Otro senador republicano, Mark Kirk, mandó por la misma época una carta a la Presidenta cuestionando las tratativas con Irán. Ambos congresistas habían recibido donaciones de los fondos buitre (los aportes a los políticos norteamericanos son públicos).

Tiempo después del envío de estas cartas, el fiscal Nisman mantuvo una serie de reuniones con las autoridades de la DAIA en un bar de Puerto Madero, contó Elbaum. En ellas les planteó que estaba “dispuesto a aportar ‘de sus propios recursos’ para colaborar con la DAIA a destrozar el memorándum. ‘Si es necesario, Paul Singer nos va a ayudar’”, reveló Elbaum que Nisman les dijo a los dirigentes. Ayer, el ex director ejecutivo ratificó su denuncia y detalló que estuvo presente en muchos de los episodios denunciados (ver aparte).

Al comentar estas revelaciones, CFK consideró que “más que una nota periodística”, la columna contiene “información y testimonio”. En su análisis, la mandataria comparó lo sucedido en Argentina con las presiones de lobbistas pro israelíes sobre el Congreso norteamericano para frenar el acuerdo nuclear entre ese país e Irán, transcribiendo un nota del diario israelí Haaretz sobre el tema.

“Cualquier similitud no es mera coincidencia y muchos menos casualidad”, advirtió a modo de conclusión la Presidenta. “Estamos ante un modus operandi de carácter global, que no sólo lesiona severamente las soberanías nacionales interfiriendo y coaccionando el funcionamiento de los distintos poderes de los estados, sino que además genera operaciones políticas internacionales de cualquier tipo, forma y color.”

“Pueden ser de lobbies que siempre ‘contribuyen’ hasta ataques financieros u operaciones mediáticas internacionales simultáneas, o lo que es peor, acciones encubiertas de distintos ‘servicios’ destinadas a desestabilizar gobiernos”, agregó.

“Todo tiene que ver con la geopolítica y el poder internacional”, finalizó el análisis presidencial. “Algunas veces sus efectos pueden ser globales sobre la paz, como por ejemplo impedir el acuerdo entre EE.UU. y otras potencias con Irán en materia nuclear, o colaterales, como imposibilitar acuerdos que contribuyan a que, después de 21 años, pueda haber Verdad y Justicia para las víctimas de la AMIA.”

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández de Kirchner viajó a Rusia.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.