EL PAIS › KIRCHNER VISITO POR SORPRESA EL BAR ASALTADO

Café para hablar del crimen

Después de comer y sin avisar, apareció por el Plaza del Carmen de Villa Urquiza y habló con el encargado y los vecinos sobre la inseguridad. Quejas por la “zona liberada”.

 Por Carlos Rodríguez

Cuando el coche se detuvo en la esquina de Triunvirato y Olazábal, pocos repararon que en su interior iba el presidente Néstor Kirchner. La sorpresa fue mayor cuando el mandatario, acompañado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el segundo de la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE), José Francisco Larcher, se sentó en una mesa y pidió hablar con el dueño de la pizzería. “Fue una sorpresa muy grande, yo fui el primero en recibirlo, y después se acercaron cerca de cincuenta vecinos”, relató Diego, el encargado de Plaza del Carmen, el negocio de Villa Urquiza que fue asaltado dos veces en menos de una semana. “Lo que le pedimos al Presidente es que tome las medidas necesarias porque esta ola de robos huele mal, es como si se hubiera declarado acá una zona liberada”, dijeron a Página/12 los empleados del kiosco de diarios ubicado en la misma vereda de la pizzería. A su alrededor, otros comerciantes se limitaron a mover la cabeza en señal de asentimiento. Kirchner, que había almorzado con Fernández en Olivos, decidió sobre la marcha ir a Villa Urquiza, donde llegó cerca de las 16 y estuvo una hora escuchando las quejas de los vecinos.
“Nosotros no hicimos ante el Presidente ninguna apreciación sobre las razones de lo que está pasando; no podemos decir que detrás de los robos está la policía o que hay una zona liberada. Lo único que sabemos es que son muchos robos seguidos y hay mucha preocupación”, aclaró Diego. En el barrio, más allá de la prudencia de los responsables de la pizzería asaltada en dos ocasiones, las versiones siguen señalando como sospechoso de lo que viene ocurriendo al ex jefe de la 39ª, Roberto Arsumarian.
“El comisario era habitué de Plaza del Carmen, pero hubo algún problema porque solía venir a comer con sus amigos y nadie pagaba. Los dueños tuvieron que pararlo y por eso surgen las dudas de una posible venganza”, reconocieron varios comerciantes de la zona. Sin embargo, no todos critican al ex jefe policial y algunos le apuntan, por el contrario, a su reemplazante provisorio, el subcomisario Alejandro Pítaro. “Yo creo que los problemas comenzaron cuando se fue Arsumarian, pero que él no tiene la culpa. El subcomisario que está ahora no hace nada, hay pocos policías en la calle y parece que están entregando los robos.” El que replicó la versión mayoritaria fue el vendedor de una verdulería ubicada sobre Triunvirato, a 50 metros de Plaza del Carmen.
Según su particular visión de las cosas, lo que está ocurriendo se debe a que “hay muchas libertades, demasiado relajo, y es necesario poner un poco de orden”. Todo el tiempo habló sentado sobre un cajón de manzanas, sin poder disimular sus casi dos metros de altura. “La visita de Kirchner estuvo bien, fue un buen gesto, pero ahora hay que ver cómo se organiza todo para frenar estos robos. Acá hay algo oscuro, hay un guiño para los ladrones y tenemos que frenarlo porque no se puede vivir así”, aseguró uno de los propietarios del maxikiosco ubicado en la estación de servicio Shell instalada frente a la pizzería.
“Kirchner nos dijo a los vecinos que estaba preocupado por lo que está ocurriendo en el barrio y aseguró que va a poner en funcionamiento todo el poder del Estado para garantizar la seguridad”, aseguró Osvaldo, habitué de Plaza del Carmen que participó de la charla con el Presidente, a quien le sirvieron un café durante su permanencia en el lugar. “Nos dijo que se van a reforzar las guardias policiales y eso ya se está notando ahora, porque hay personal policial común y también de la guardia de infantería”, explicó Diego, el encargado de la pizzería.
Durante la visita, Kirchner, Fernández y el subdirector de la SIDE recibieron información de los vecinos que refuerza la hipótesis oficial de que la ola de asaltos en la zona “parece algo armado para crear malestar y para provocar la reacción de los vecinos”. Ayer por la tarde, al referirse a las versiones sobre una posible participación policial en lo sucedido, el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Beliz, quien en la noche del viernes también había recorrido los restaurantes y comercios asaltados enVilla Urquiza, aseguró que el Gobierno “va a fulminar” todo tipo de irregularidad que se advierta en la fuerza de seguridad.
Luego de la visita a la pizzería, Kirchner le dijo al ministro Beliz que disponga la movilización de personal de la Gendarmería para reforzar las guardias. Anoche, en cada restaurante, en cada pizzería, en cada bar, se había instalado una guardia policial permanente. En fuentes oficiales se admitió que existen sospechas de que el problema policial exceda la supuesta responsabilidad del ex titular de la comisaría 39ª y forme parte de un problema instalado en el seno de la fuerza, como coletazo por el desplazamiento del ex jefe de la Federal Roberto Giacomino, quien tuvo que renunciar por un sonado caso de corrupción.
Voceros del Ministerio de Justicia estimaron que también podría tratarse de un “pase de factura” dirigido a los nuevos comisarios de los barrios donde hubo dos muertos en asaltos a restaurantes. Tanto Oscar García, el titular de la seccional 39ª que aún no pudo asumir por problemas de salud, como Rodolfo Alí, de la comisaría 19ª, son ex funcionarios de Asuntos Internos que tuvieron intervención en investigaciones que involucraron a un número importante de colegas que fueron desplazados, pero que siguen teniendo buenos amigos dentro de la fuerza. Para dar una imagen optimista, Kirchner y sus acompañantes llegaron a Villa Urquiza solos, sin custodia. Anoche, en el barrio, la visión eran distinta: los policías se movían frente a cada local de comidas con la severidad de un marcador central del fútbol italiano.

Compartir: 

Twitter
 

Plaza del Carmen, de Triunvirato y Olazábal, fue asaltado dos veces en una semana.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.