EL PAíS › SE PRESENTAN LAS LISTAS PARA CONDUCIR LA UCR BONAERENSE

Motivados por la interna

El 23 de septiembre se oficiliazan las listas. El alfonsinismo, crítico de la actitud del PRO que lo ningunea, contrasta con el sector del vicegobernador Daniel Salvador, que juega a conciliar impulsado por Sanz. El diputado provincial Abad aspira a terciar y conseguir el apoyo de Sanz.

 Por Sebastian Abrevaya

Como cada vez que se acerca una elección, la tensión en el radicalismo va in crescendo. El próximo 23 de septiembre vence el plazo para presentar listas para competir por la conducción del comité bonaerense, que hasta octubre seguirá en manos de Ricardo Alfonsín. Pero la disputa no trata meramente del control del sello partidario, sino que su resolución será clave para la definición de la estrategia electoral de 2017, la relación con el gobierno de María Eugenia Vidal y la posibilidad de renovar bancas en el Congreso Nacional. Allí, se juega la supervivencia de una de las pocas voces críticas dentro del radicalismo.

El alfonsinismo postulará a Carlos Fernández, mientras que el actual vicegobernador, Daniel Salvador, aspira a desplazar al alfonsinismo con la venia de Ernesto Sanz, y en representación del ala más cercana al macrismo. Otro espacio tratará de terciar en la disputa, de la mano del diputado provincial Maximiliano Abad, quien este jueves protagonizará una suerte de lanzamiento en la ciudad de La Plata.

El conflicto en el radicalismo comenzó a salir a la luz hace unas semanas, cuando trascendió la intención de algunos dirigentes del PRO de sumar peronistas a las filas del gobierno. Los casos más relevantes fueron el del massista Joaquín De la Torre, que se sumó como ministro de Producción, y el del intendente de Azul, Hernán Bertellys, que adhirió a Cambiemos.

Desde el Comité provincia, Alfonsín impulsó un documento partidario alertando sobre medidas “inconsultas” del PRO. El diputado nacional, que concluye su mandato el año próximo, reclamó una mesa de diálogo y que la voz de la UCR sea tenida en cuenta a la hora de tomar decisiones.

En respuesta, Vidal armó una reunión encabezada por su ministro de Gobierno, Federico Salvai con representantes del radicalismo liderados por Salvador. Por el PRO estuvieron el secretario general de la gobernación, Fabián Perechodnik, y el vicepresidente de la Cámara de Diputados provincial, Manuel Mosca, además de los intendentes Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús) y Ramiro Tagliaferro (Morón). De la UCR, además de Salvador estuvieron tres intendentes del interior y el diputado Jorge Silvestre. Si bien Alfonsín no fue, en la mesa se sentó el senador Carlos Fernández, el hombre del alfonsinismo para encabezar el comité provincia.

El mismo día, Sanz, Salvador y el presidente del Comité Nacional, José Corral, realizaron otra cumbre junto a Marcos Peña, Rogelio Frigerio y una veintena de intendentes bonaerenses de la UCR. “Hubo una reafirmación de parte de los intendentes de acompañar con muchísima fuerza la tarea de Cambiemos, la actividad de la gobernadora María Eugenia Vidal y de los ministros en la distintas áreas”, dijo Salvador tras aquel encuentro en el histórico edificio de la calle de Alsina. “El crecimiento del radicalismo está en el crecimiento de Cambiemos”, remató.

Tras esas jugadas conjuntas entre el macrismo y el sector más cercano del radicalismo, Alfonsín redobló sus cuestionamientos. “Me parece lo más normal del mundo que vayan (Peña y Frigerio) al Comité Nacional. No se trata de reuniones y fotos sino de empezar a discutir cómo vamos a crecer, qué tipo de crecimiento queremos, cómo vamos a generar empleo, desarrollo industrial, mejores salarios, y el rol que jugará el estado en la economía”, afirmó. Además de criticar los dichos de Mauricio Macri sobre la supuesta “guerra sucia” que ocurrió en los 70.

El ex candidato presidencial cuestionó a la conducción de su partido, a la que calificó como “el principal responsable” del rol que ocupa en la alianza oficialista. “Tener una buena relación con el PRO no es decir todo que sí. Nosotros criticábamos lo que llamábamos la escribanía (..) Pues bien, Cambiemos no es una escribanía, ni mucho menos un cuartel”, remató a fin de la semana pasada.

El alfonsinismo plantea abiertamente que la UCR debe ir con listas propias el año próximo, compitiendo con el PRO en las PASO. En el entorno de Salvador, en cambio, apuestan a las listas de unidad y un consenso con el macrismo.

En ese contexto surge la candidatura de Abad, un dirigente joven marplatense cercano a Sanz. La apuesta del jueves será mostrarse como una suerte de punto intermedio entre las dos posturas. Defender a Cambiemos pero exigir que la UCR tenga “identidad propia”. Los organizadores del acto prometen una importante presencia partidaria. Los diputados nacionales por Buenos Aires, Héctor “Cachi” Gutiérrez y Karina Banfi, cinco diputados provinciales, de un bloque de once; un senador provincial y cerca de una decena de intendentes. “No estamos dispuestos a perder autonomía, pero tampoco permitiremos que las ambiciones individuales afecten el cambio político que tanto nos ha costado conseguir”, asegura Abad. En este espacio aseguran que Salvador, por su rol de vicegobernador, no podrá competir en la interna y arriesgarse a salir perdedor o quedar debilitado con un triunfo ajustado.

En las próximas semanas la tensión seguirá en aumento. El escenario, aseguran en los tres espacios, podría definirse recién horas antes del cierre de listas.

Compartir: 

Twitter
 

El vicegobernador Daniel Salvador y el diputado nacional Ricardo Alfonsìn mueven sus fichas.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.