EL PAIS › LA CANDIDATURA DE LA EX ESMA COMO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE LA UNESCO

Para preservar la memoria histórica

Los organismos de derechos humanos, que impulsan la iniciativa desde el año pasado, señalaron que el expediente estaba paralizado en la Secretaría de Derechos Humanos. El Gobierno se comprometió a impulsarlo.

 Por Alejandra Dandan

Gustavo Peters, Daniel Tarnopolsky, Estela de Carlotto, Alejandra Naftal y Leonardo Fossatti.

El expediente con la candidatura de la ex ESMA al listado de Patrimonio Histórico de la Humanidad de la Unesco está detenido en un cajón de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación desde el mes de febrero. Sin embargo, ayer los organismos de derechos humanos lograron el compromiso del Gobierno para acelerarlo. En una conferencia de prensa con integrantes del Directorio del Espacio Memoria y Derechos Humanos y Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, el actual presidente del Archivo Nacional por la Memoria y representante de Claudio Avruj en esa mesa comprometió al gobierno. “Muy lejos estamos de no apoyar este proyecto –dijo Gustavo Peters– y el secretario está trabajando para acelerarlo”. Poco antes, los integrantes de los organismos habían advertido que si el expediente no avanza antes de diciembre, el trámite vence y debe volver a empezar. La ex ESMA sería el primer sitio de América Latina en unirse a otros cinco espacios con el estatus de patrimonio histórico y mundial del Nunca Más como Auschwitz y Robben Island.

“El hecho de que se considere este espacio como Patrimonio de la Humanidad es importante para Latinoamérica porque es un simbólico por excelencia: tenemos otro centenares de campos en todo el país, de menor escala, pero del mismo producto terrorífico”, dijo Carlotto. “La declaración sería una contribución para el Nunca Más”, agregó. Sería importante para dar visibilidad a espacios de tortura, donde nacieron los bebés, pero que hoy son un símbolo del Nunca Más recorridos por escuelas, visitantes y extranjeros. Sin mencionar proyectos del gobierno como la quita de rejas ni propuestas de los años de ‘90 que intentaron la demolición de los edificios, Carlotto continuó hablando a esa sala que escuchó bien atenta: “Y como se dijo, si bien en otros países se les ocurre hacer un shopping, aquí no sabemos qué ideas alocadas pueden surgir bajo el signo del dólar o del peso, porque cuando se piensa nada más que en el interés económico, se pierde la humanidad. Y esa gente que se mueve y que por eso cree que seguirá viva y puede salvarse, hay que decirle: del horror nadie se salva”.

El expediente de la candidatura comenzó a escribirse a mediados del año pasado, después de muchos años de discusión. La iniciativa es impulsada por el Directorio de organismos de derechos humanos representado en este caso por Daniel Tarnopolsky, familiar de desaparecidos de la ESMA, integrante de Buena Memoria. La propuesta técnica fue coordinada por Alejandra Naftal, museóloga, curadora y directora del hoy Museo Sitio de Memoria ESMA. En diciembre del año pasado la primera descripción técnica quedó terminada. El proyecto se presentó con tres notas ante el organismo que aquí coordina las candidaturas a la Unesco llamado Comisión Nacional Argentina de Cooperación con la Unesco (Conaplu) del ministerio de Educación de Nación. Una de las notas salió firmada por el entonces secretario de Derechos Humanos Martín Fresneda. La otra por el Ente y allí firmó el propio Peters, entonces como representante de la Ciudad de Buenos Aires. La tercera fue firmada por los coordinadores. “Es muy importante recordar este proceso ante los cambios de representaciones que hubo –explicó Naftal– porque queremos decir que seguimos con la idea de mantener esta candidatura”.

Tarnopolsky explicó en la conferencia de prensa antecedentes, el sentido de la presentación y los alcances para blindar el espacio. “Este lugar, toda la ESMA, para nosotros es intangible, es inamovible y tiene que permanecer como permaneció en el pasado, en el presente y en el futuro”. Explicó: “Esto es producto de muchos años de trabajo pero para llevar adelante esta presentación es fundamental el apoyo de toda la sociedad y de los distintos partidos políticos. Esto no es accionar de un gobierno, porque para que este sitio pueda armar la red del patrimonio de la Humanidad tiene que haber una decisión política clara de apoyo, más allá de las diferencias políticas”.

La presentación que habla de pasado y de presente a la vez abarca todo el predio de la ex ESMA pero tiene como eje el ex Casino de Oficiales, hoy Museo Sitio de Memoria donde funcionó el núcleo del centro clandestino de detención, tortura y extermino. Como dijo Tarnopolsky, “es el Sitio de Memoria lo que va a ser nombrado como Patrimonio, pero toda la ESMA unificada e inclusive las escuelas Raggio están consideradas áreas de contención, por lo cual se considera que son inamovibles y que están protegidas”. Poco tiempo atrás, agregó, un funcionario de Unesco le dijo que hubo intenciones hasta de hacer una discoteca en Auschwitz. “Me lo contó porque hablábamos de los peligros de que quieran trasformar el Sitio en otra coca. Y él me dijo: ‘Eso no es un problema argentino, es un problema internacional. Es un problema humano. Hay siempre personas que quieren borrar lo que molesta. Hacer desaparecer lo que molesta. Así como se hizo desaparecer a la gente, borrar los rastros de lo que sucedió’. Entonces tenemos que luchar en conjunto”.

Naftal explicó, por su parte, que para presentar una candidatura hay que cumplir pautas técnicas muy complejas que pide Unesco. En este caso, la ex ESMA fue inscripta en el criterio 3 y 6 de los 10 previstos por la organización. El primero, por aportar un testimonio único o por lo menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización que sigue viva o desapareció. Y luego, por estar asociado directamente o tangiblemente con acontecimientos o tradiciones vivas, con ideas o creencias o con obras artísticas o literarias de significado universal. “La presentación de este documento de muchos años de historia, donde están representadas todas las instituciones que trabajamos acá, es el resultado de años de lucha por la búsqueda de memoria, verdad y justicia –señaló–. Considero que cada momento tiene sus propias maneras de relacionarse con la sociedad y el mundo. Hoy nos toca de esta manera, con una experiencia única aquí y en Latinoamérica. Yo no tengo la certeza que esto haga un planeta mejor pero sí que es necesaria esta lucha para que podamos ser un mundo mejor”.

En la mesa también estuvo Leonardo Fossatti, de Abuelas de Plaza de Mayo. E inscribió esta candidatura entre las estrategias de visibilidad hacia al exterior que se dieron familiares y víctimas en dictadura en los años de impunidad. “Creemos que es un excelente momento para poder concretar esta propuesta y llevarla adelante. Sería el primer espacio en la región y no por casualidad porque Argentina es un faro a nivel mundial en la lucha por los derechos humanos y en revertir situaciones de injusticias”.

Peters dijo: “Traigo total apoyo de Avruj que en su momento se evidenció con la presentación coordinada”. En esa mesa de la Casa por la Identidad y rodeado como estaba de los integrantes de los organismos, también comprometió algo más que el impulso: “Creo fervientemente en la unicidad del predio”, definió en ese momento y cuando le preguntaron si eso implicaba también descartar el proyecto de sacar las rejas. “El secretario entiende el valor simbólico de este lugar, del dolor y de un Estado que no cumplió con su deber de proteger a sus ciudadanos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.