EL PAíS

El obispo Giaquinta ya tiene su manual del voto

El presidente de la Pastoral Social advirtió que “la campaña será retórica” y “hueca de ideas”. Y preguntó sobre “la República que queremos”.

 Por Washington Uranga

Carmelo Giaquinta, obispo emérito de Resistencia y presidente de la Pastoral Social del Episcopado, volvió ayer a insistir en su prédica vinculada con la realidad social y política y, en este caso, advirtió que “tal como están encaradas, las próximas elecciones serán parecidas a las anteriores”. Para el obispo chaqueño “la campaña será retórica” y “hueca de ideas” si bien “la misma jornada electoral será ‘limpia’, sin mayores fraudes”. Sin embargo, agregó, las elecciones “no serán la coronación de una larga discusión sobre la República”.
En otro pasaje de su alocución dominical Giaquinta, un obispo que semana tras semana aborda cuestiones relacionados con la vida política y social, dijo también que las próximas elecciones “quizá contribuyan a la estabilidad económica y a tener un poco más de seguridad. Pero poco cambiará”. No obstante ello, insistió en que “persistamos en el esfuerzo diario de orientar el barco de la República hacia el puerto del bien común”.
Desde su lugar como presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, el obispo Giaquinta ha sido uno de los más severos críticos de la vida social y política del país, haciendo también observaciones que, desde el Gobierno, fueron leídas como hostiles en determinados momentos, algo que él mismo descarta totalmente. Al margen de ello el arzobispo emérito de Resistencia insiste en su responsabilidad de predicar sobre el tema e incluso ha hecho llegar mensajes a nivel oficial desestimando cualquier enfrentamiento y ofreciendo la posibilidad del diálogo directo con las autoridades políticas nacionales.
“Las elecciones –dijo el obispo– son un momento en el que se pone en juego, de manera singular, la responsabilidad y la calidad moral de los ciudadanos. Ello obliga a la autoridad y a los partidos políticos a brindarles los medios adecuados para que se informen debidamente sobre el objeto de la votación y puedan expedirse con libertad.” Advirtió, no obstante, que “las elecciones se quedan muchas veces en ardides que manipulan la opinión popular” y “son fuentes de reiteradas desilusiones”.
Reflexionando sobre los acontecimientos de diciembre del 2001, Giaquinta se preguntó si “aquel grito ‘que se vayan todos’ manifestó una resolución de reconstruir la Nación sobre fundamentos morales sólidos” o fue “sólo una expresión de mal humor de los ahorristas por su dinero acorralado en los bancos”. Al respecto se interrogó también si “llegamos a las próximas elecciones con acuerdos fundamentales, pactados entre todos, sobre la República que queremos”.

Compartir: 

Twitter
 

Obispo Carmelo Giaquinta.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.