EL PAíS › LAGOS SE OFRECIO COMO ANFITRION DE UN ENCUENTRO ENTRE KIRCHNER Y VAZQUEZ

Más gestos para relajar la tensión

El presidente de Chile dijo que sería oportuno que sus pares de la Argentina y Uruguay se encontraran la semana próxima antes de la asunción de Michelle Bachelet para buscar una solución al conflicto por la instalación de las papeleras. El canciller Taiana se reunió con el ministro uruguayo Pepe Mugica.

 Por Laura Vales

El presidente de Chile, Ricardo Lagos, se ofreció para facilitar el diálogo entre Uruguay y Argentina en el conflicto por las papeleras. A pocos días de dejar el gobierno para ser reemplazado por Michelle Bachelet, Lagos invitó a Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner a viajar a Santiago un día antes de la asunción de la nueva mandataria –prevista para el 11 de marzo– y que se reúnan con él para tratar las diferencias sobre las plantas de celulosa. “Lo ideal sería que llegaran el día antes y se fueran a comer conmigo, como una forma de crear un ambiente más amplio para la conversación”, dijo en declaraciones a Radio W. Simultáneamente, el canciller argentino Jorge Taiana y el ministro uruguayo José “Pepe” Mugica avanzan en conversaciones para encontrar una salida. Los funcionarios se reunieron el jueves en Buenos Aires, en la casa del embajador oriental Francisco Bustillo. “Esto se arregla conversando, conversando y conversando”, dijo Mugica al diario El País, de Montevideo, al ser consultado sobre los resultados del encuentro. En la misma línea conciliadora, el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, optó ayer por trasladarse a Gualeguaychú para pedir la suspensión del corte de los puentes a Uruguay.

Kirchner y Vázquez ya confirmaron que viajarán para la asunción de Bachelet. En un almuerzo con la nueva presidenta estarán sentados incluso a la misma mesa, aunque separados, silla de por medio, del brasileño Inácio Lula da Silva. Así lo dispuso el protocolo.

Las palabras de Lagos tuvieron fuerte repercusión de los dos lados del río, y obligaron a que, por la tarde, los chilenos se vieran obligados a relativizarlas. El secretario general del gobierno de Lagos, Osvaldo Puccio, aclaró que no se había tratado de “una oferta de mediación inconsulta, en un problema que es rigurosamente bilateral”. Pero Lagos ya había lanzado el tema; en el cruce de gestos que por estos días se hacen Uruguay y Argentina, eso era lo importante.

En la entrevista radial, el mandatario calificó de “serio” el diferendo y reveló que había conversado del tema “con otras autoridades, como el uruguayo Enrique Iglesias, titular de la Secretaría General Iberoamericana, y el secretario de la Organización de los Estados Americanos”, el chileno José Miguel Insulza.

Lagos añadió que ve “algún atisbo” de que se inicie un diálogo binacional. Dijo, también, que el canciller argentino Jorge “Taiana pensó (también) que podría haber espacios para conversar”.

La mención tiene su peso, ya que horas antes Taiana se había reunido con el ministro uruguayo Pepe Mugica. Fuentes del gobierno argentino confirmaron que la conversación se realizó. El lugar fue la casa del embajador oriental en Buenos Aires, Francisco Bustillo.

En la charla, según trascendió, se volvieron a plantear las condiciones de siempre: Argentina pide la suspensión por 90 días en la construcción de las papeleras para realizar un estudio ambiental conjunto; el Uruguay exige el levantamiento del bloqueo de los puentes en Gualeguaychú y Colón.

Los funcionarios argentinos hicieron, tras el encuentro, nuevos gestos para demostrar su voluntad de distender el clima. El más notorio fue el viaje del gobernador Jorge Busti a Gualeguaychú, donde pidió a los vecinos que suspendan los piquetes (ver aparte). El discurso de Busti estuvo dirigido no sólo a los manifestantes sino también al público uruguayo, que ve al gobernador como instigador y principal responsable de los cortes de ruta. Tal vez por desconocimiento de las prácticas de protesta que integran la cultura política argentina, tal vez porque la relación entre gobernantes y gobernados no está allá teñida de la desconfianza que existe de este lado del río, en el Uruguay tienden a atribuirle a Busti una altísima influencia sobre los vecinos.

En Montevideo, la vicecanciller uruguaya Belela Herrera no descartó que Kirchner y Vázquez se reúnan en Chile. “Hubo un gesto indudablemente delpresidente (Néstor) Kirchner, hay un gesto del presidente (Tabaré) Vázquez en el mismo sentido, se mueve algo”, sostuvo. “Esos gestos tienen que seguir, tenemos que seguir con gestos para que lleguemos a una solución.”

Las empresas, por su parte, no hicieron anuncios. El vocero de Botnia, Carlos Faroppa, aseguró que no evalúan “aún si se pueden detener las obras”, pero expresó que están “dispuestos a colaborar y a dar la mayor información”. La empresa finlandesa es la que tiene la obra más avanzada, con una chimenea de 120 metros que se ve desde la costa entrerriana. Ence, en cambio, está en la fase de remoción de tierras.

Compartir: 

Twitter
 

Los tres presidentes: Néstor Kirchner, Ricardo Lagos y Tabaré Vázquez, una foto que el chileno quiere repetir.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.