EL PAIS › EN MEDIO DE LA POLEMICA POR LA SEGURIDAD AEREA, KIRCHNER ORDENO ALQUILAR DOS NUEVOS EQUIPOS

Marchen dos radares para calmar los ánimos

El Presidente dijo que lo había decidido “para que no haya dudas” sobre la seguridad. Y sostuvo que apunta a recuperar “la quebrada estructura aérea argentina”. También anunciaron que serán renovadas las consolas de la Central de Ezeiza. La Asociación de Controladores asegura que ayer el radar volvió a fallar.

 Por Eduardo Videla

La falta de confianza en el radar de Ezeiza no se resolvió con el decreto que le saca a la Fuerza Aérea el control del tráfico aéreo. Por eso, ayer también hubo demoras en aeroparque y en Ezeiza. Por eso mismo, el presidente Néstor Kirchner volvió a intervenir en el conflicto: anunció que se alquilarán dos radares para garantizar el servicio de transporte aéreo. La decisión sorprendió a las autoridades del Ministerio de Defensa, que pasaron de defender el funcionamiento del controvertido radar, a buscar en el mercado internacional dos equipos para alquilar. Ayer por la mañana, el sistema de radar volvió a salir de servicio, según denunció la Asociación de Controladores de Tráfico Aéreo. Por la noche, el Ministerio de Defensa anunció que no sólo habrá dos radares de refuerzo sino que “se cambiarán todas las consolas que operan en la Central de Control Aéreo de Ezeiza”, desde donde se monitorean todos los vuelos que parten y llegan al área metropolitana.

“Di la orden al jefe de Gabinete y a la ministra (Nilda) Garré que alquilen dos radares más para que no haya ningún tipo de dudas y estén todos los argentinos seguros”, anunció el presidente Néstor Kirchner, en Puerto Madryn, Chubut. Estos equipos vendrían a adelantarse a los once radares cuya fabricación fue contratada por el Gobierno con la empresa argentina Invap, una sociedad del Estado perteneciente a la provincia de Río Negro. “Estamos avanzando en el proceso de recuperar la quebrada estructura aérea argentina”, dijo Kirchner, durante un acto en Puerto Madryn, en alusión a esa inversión.

La urgencia en salir a alquilar radares obedece a que los primeros equipos de Invap, se estima, estarían listos para instalar a fin de este año. Y la presión sobre la seguridad en Ezeiza y aeroparque es demasiada como para esperar.

Los radares de Invap están destinados al control de tránsito aéreo, en distintos aeropuertos del país. Además está en marcha una licitación internacional –que cierra el próximo martes 20– para adquirir cuatro radares 3D, pero éstos estarán destinados a la prevención y lucha contra el contrabando y el narcotráfico, y estarán disponibles recién a partir de febrero de 2009. En esa licitación se interesaron 13 empresas: dos de Estados Unidos, dos argentinas y otras de Ucrania, Rusia, Francia, España, Israel, Suecia, China, Polonia y España. Algunas de esas empresas habrían sido sondeadas ayer para cotizar el alquiler de dos radares para Ezeiza.

El anuncio de Kirchner se dio a conocer al mismo tiempo que la Fuerza Aérea y la propia ministra de Defensa aseguraban que el radar funcionaba bien y que estaba garantizada la seguridad. “Funciona normalmente, como funcionó ayer y antes de ayer”, aseguró el comodoro Jorge Reta, vocero de la Fuerza Aérea.

No sabían que a las 8 de la mañana, en la Central de Control Aéreo de Ezeiza, al operador que controlaba el radar norte “se le apagó la pantalla durante poco más de un minuto, cuando tenía diez aviones bajo su responsabilidad”, relató a Página/12 el titular de la Asociación de Controladores, César Salas. “El incidente no fue más grave porque el controlador ya estaba trabajando en forma manual, es decir, poniendo mayores frecuencias entre vuelos, de 6 a 8 minutos”, explicó. Cuando el radar es confiable, los despegues y aterrizajes pueden separase 2 minutos, en promedio.

A la falta de confiabilidad en el radar de Ezeiza se le agrega la precariedad del equipamiento en aeroparque. “No funciona desde hace tiempo la repetidora de radar, que es el equipo que permite ver lo que se detecta en Ezeiza. Por eso, en aeroparque se está operando en forma manual desde mucho antes de que se generara el problema con el radar de Ezeiza”, agregó Salas.

Ayer, el día comenzó con atrasos importantes, pero con el correr de las horas las demoras fueron menores. Los controladores seguían recomendando dejar entre 6 y 8 minutos entre partidas. No obstante, el vocero de Aerolíneas Argentinas, Jorge Molina, dijo: “Estamos operando mejor que ayer y que días anteriores”, sostuvo.

El conflicto se generó el 1º de marzo último, cuando un rayo dañó el radar de Ezeiza. El equipo estuvo inactivo durante seis días, fue reparado, pero volvió a salir de servicio 24 horas después. Finalmente, fue reparado el sábado y desde entonces está funcionando, con normalidad, según el Ministerio de Defensa, con falencias, de acuerdo con los controladores. La polémica radica en que, tras el incidente, no funciona uno de los dos sistemas con que contaba el radar. Para los especialistas de Defensa, este segundo equipo no es necesario. Para los controladores es imprescindible para reemplazar al principal ante un desperfecto.

La polémica no pudo saldarse y derivó en la sanción de un decreto de necesidad y urgencia que transfiere el control del tráfico aéreo, en manos de Fuerza Aérea, a la órbita civil. Aunque parecen dos temas distintos, el decreto se conoció el mismo día en que paró un gremio de pilotos, otros tres sindicatos estaban en alerta, lo mismo que las empresas, y en Aeroparque hubo atrasos descomunales.

Ayer por la tarde, la ministra Nilda Garré recibió a representantes de APLA (pilotos de Aerolíneas Argentinas y LAN), el gremio de los técnicos de vuelo y la asociación de controladores. Allí, las tres organizaciones ratificaron que el control de vuelos se seguiría realizando en forma manual, hasta tanto el radar “sea fiable”.

Los controladores, en rigor, reclaman un equipo que funcione como back up del principal, que se ponga en marcha ante un eventual desperfecto. El alquiler de dos radares anunciados por Kirchner vendría a cubrir este reclamo.

Los tres gremios, que venían trabajando juntos en el reclamo del traspaso del control de tráfico aéreo a manos civiles, se reunieron también con el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, el hombre que tendrá a su cargo la Unidad Ejecutora de Transferencia. Ese organismo, que debe fijar entre otras cosas el cronograma del traspaso, estará integrado por dos representantes de la Secretaría de Transporte y otros dos del Ministerio de Defensa.

Jaime tendrá bajo su órbita, además, la futura Autoridad Nacional de Aviación Civil (ANAC), el organismo que reemplazará al Comando de Regiones Aéreas de la Fuerza Aérea en el control de los vuelos. La Fuerza Aérea perderá también otras competencias vinculadas con la aviación civil, como la habilitación de los aviones, el control del mantenimiento, la vigilancia de la capacitación de los pilotos y la investigación de los accidentes. “Son actividades que en algún tiempo representaron una caja importante”, dijo a Página/12 un experto en aviación comercial.

La ANAC, dicen en Defensa, toma el modelo de organización de la aviación civil vigente en Estados Unidos y México. Podría reunir también el control de los aeropuertos, hoy en manos del Orsna, y la seguridad aeroportuaria, a cargo de la PSA –otra pérdida de la Fuerza Aérea– que depende del Ministerio del Interior.


El piloto y la ministra

El ex piloto y director de cine Enrique Piñeyro cargó duro contra la ministra de Defensa, Nilda Garré: “Le miente a la población de un modo descarado, y está arriesgando sus vidas cuando dice que los vuelos operan en condiciones de absoluta seguridad”, afirmó.

Garré, por su parte, aseguró que “quien miente” es Piñeyro, pero dijo que prefería no entrar en una polémica centrada en la figura del cineasta.

El ex piloto sostuvo que “no se puede usar control radar, es criminal usarlo”, y denunció que “un avión boliviano no chocó de milagro con otro”, el viernes pasado. Piñeyro dijo haber recabado datos de irregularidades en el funcionamiento del radar que, agregó, llevará al juez federal Norberto Oyarbide. “Si esto entienden por seguridad garantizada, están jugando con la vida de todos nosotros. No podemos estar en manos de gente tan irresponsable. No entiendo qué le pasa a la ministra, no entiendo para quién juega”, afirmó.

“Está jugando para la Fuerza Aérea en lugar de jugar para la sociedad. Es una locura lo que está diciendo. No me entra en la cabeza que se pueda jugar con la vida de la gente de esa forma. Dice que son infundadas las denuncias. ¿Hay que esperar que choquen dos aviones?”, se preguntó.

Al anunciar el traspaso del control del tráfico aéreo a un organismo civil, Garré afirmó que son “infundados los comentarios que están diciendo que el radar no funciona correctamente”, y aseveró que “estamos operando hoy en condiciones de absoluta seguridad”.

La ministra sostuvo ayer que el traspaso a las autoridades civiles “no se puede hacer de un día para otro”. “El decreto estaba listo, haciendo el recorrido obligatorio que llevas estos decretos por la administración pública, que también es complejo y lento. Pero en los meses que pasaron desde que se tomó la decisión se trabajó mucho sobre este tema. Entre otras cosas, hace unos veinte días, antes de que cayera el rayo, de que empezara el problema con los radares y de que Piñeyro hablara, yo firmé con la OACI un convenio para que monitoreen el proceso de traspaso.”

Compartir: 

Twitter
 

La decisión se conoció en medio de las discusiones sobre la situación del radar alcanzado por un rayo a principios de mes.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared