EL PAíS

El Ketalar y Stigliano

En el 2013, Justicia y Defensa llevaron a cabo la reconstrucción de la estructura de Inteligencia de Campo de Mayo, específicamente el SOE: Sección Operaciones Especiales (léase patota), integrada a Inteligencia. El Comando de Institutos Militares, que no era una estructura de combate sino educativa, creó una estructura de Inteligencia ad hoc, que por la falta de personal de combate se nutrió de las distintas escuelas (Comunicaciones, Artillería, entre otras). Sus integrantes permanecían en “comisión” durante dos meses o de forma permanente. Esa estructura, que fue el corazón de Inteligencia, e integró a la SOE, estuvo comandada, entre otros, por el capitán Martín “El Toro” Rodríguez y más tarde por el capitán Eduardo Francisco Stigliano.

“Las prácticas concretas que afectan al suscripto (...) están referidas virtualmente al método ordenado para la ejecución física de los subversivos prisioneros, los cuales sin ningún tipo de juicio de defensa, se me ordenaba matarlos a través de los distintos médicos a mis órdenes con inyecciones mortales de la droga Ketalar. Luego los cuerpos eran envueltos en nailon y preparados para ser arrojados de los aviones Fiat G 22 o helicópteros al Río de la Plata. Dichas máquinas partían en horarios nocturnos desde el batallón de aviación del Ejército seiscientos uno (601). Las ejecuciones o asesinatos llevados a cabo por este método fueron cincuenta y tres, siendo cuatro de ellos extranjeros. Otro método de ejecución fue el fusilamiento ordenado por el comandante de Institutos Militares con la presencia de los directores de las distintas escuelas de armas y otros institutos para que dichos oficiales superiores adquieran una responsabilidad comprometedora al avalar con su presencia esta práctica aberrante.” Stigliano escribió esta suerte de confesión por un trámite administrativo. La carta dio lugar a una actuación de Justicia, clave con los años en la reconstrucción de la metodología represiva y los vuelos de la muerte. Stigliano hablaba allí del Ketalar, de fusilamientos y del Fiat G 22 y del rol del Batallón 601, el lugar donde estuvo la mayor parte de estos colimbas.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El Ketalar y Stigliano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.