ESPECTACULOS › EL ELENCO DE “SON AMORES” EXPLICA COMO SERA LA SEGUNDA TEMPORADA DEL BOOM 2002

“Debemos mantener el éxito, pero sin aburrir”

Para evitar el síndrome de las segundas partes, el programa de Pol-Ka, que comienza el lunes, presentará cambios de elenco y situaciones. Los Marquesi y el tío Sánchez serán el centro de una serie de personajes que marcan el ingreso de Gabriela Toscano, Norberto Díaz, Jazmín Stuart y Agustina Cherri. La pelea por el rating será con “Costumbres argentinas”.

 Por Emanuel Respighi

Vuelven las locuras de los hermanos Marquesi y el tío Sánchez. Con un elenco renovado que buscará generar nuevos y disparatados conflictos, el programa más visto de 2002 retorna al 13 con la obligación de mantener el éxito, pero con la confianza que dan los 30 puntos de rating que promedió durante su primera temporada. Ya sin las presencias de Millie Stegman, Marcela Kloosterboer y Reina Reech, las novedades de la comedia de Pol-Ka pasan por el ingreso de Gabriela Toscano, Norberto Díaz, Jazmín Stuart, Agustina Cherri y Milton Delacanal. “Son amores” comenzará el lunes a las 21, pasando de esta manera el alicaído culebrón “Soy gitano” a emitirse a las 22. Pero el desafío para “Son amores” no será nada fácil, ya que este año tendrá en “Costumbres argentinas”, la tira de Ideas del Sur que va por Telefé, a un competidor directo al que no se le hará fácil doblegar. Aun cuando en su historial figure la aplastante victoria que la tira diaria tuvo en 2002 sobre “El show de Videomatch”.
La segunda temporada de “Son amores” seguirá girando en torno de los mohínes y el carisma que despliegan los personajes interpretados por Nicolás Cabré, Mariano Martínez y Florencia Bertotti. Con un guión hecho a su medida por Jorge Maestro y Ernesto Korovsky, los tres jóvenes actores le otorgan a la historia una necesaria cuota de humor, que mucho tuvo que ver con la repercusión que tuvo el ciclo. Pero en Pol-Ka nadie descansa sobre los laureles. Con la intención de esquivar los bajones que las segundas partes suelen tener, Adrián Suar no dudó a la hora de cambiar a algunas figuras y finalizar conflictos que se vislumbraban agotados, tal el caso de la relación entre Sánchez y Lola. “Este año tenemos la responsabilidad de hacer entretenida la historia y de mantener el éxito”, explica a Página/12 Miguel Angel Rodríguez. “Pero el hecho de haber cambiado parte del elenco le viene bien al programa, ya que era necesario para no aburrir a la gente. Los nuevos personajes le dan aire a la trama, le van a permitir avanzar. En ese sentido, creo que la idea de abrir a Lola fue un paso duro pero inteligente porque, dado el perfil del personaje, podía llegar a saturar a los televidentes”, subraya el cómico devenido galán.
En el final de la primera temporada cada uno había terminado por su lado. Martín viajaba a Italia a probar suerte como futbolista, Valeria volvía a su pueblo natal y Pablo se subía a un camión sin un rumbo definido. Así, Sánchez se quedaba en absoluta soledad, ya que Lola había partido a Estados Unidos pese a declararle amor eterno al árbitro. Todo volvía a fojas cero. El comienzo de este año, por supuesto, mostrará el reencuentro de los sobrinos con el tío. Pablo volverá a la Capital porque debe comenzar a entrenar con All Boys, Valeria regresa debido a que se dio cuenta de que la pasividad de la vida pueblerina ya no la seduce y Martín retorna de Italia con una seria lesión en su pierna derecha y sin haber podido jugar siquiera un partido en el calcio. Con la familia nuevamente unida, regresan las situaciones disparatadas. La única que no vuelve, para mal de Sánchez, es Lola. Aunque los autores, rating mediante, le dejan la puerta abierta para el segundo semestre.
El referí encontrará un nuevo amor en Chela Rigolé (Toscano), una ingenua madre soltera que administra el buffet de All Boys. La historia amorosa comenzará tirante, debido a que la concesión del bar había sido prometida a Carmen (Claudia Fontán) y el árbitro quiere que se cumpla con esa palabra. “Voy a interpretar a una mujer muy sufrida, que intenta salir adelante con su pequeño hijo. Una mujer muy de barrio: simple, sincera, inocente, franca. Tiene todos los condimentos para convertirse en una heroína de telenovela. El acercamiento a Sánchez se va a ir dando poco a poco, a través de situaciones que al principio serán ingratas. Nos iremos haciendo amigos y luego empezará una historia de amor que le cambiará la forma de ver el mundo a Sánchez. Pero no va a ser un personaje como el de Lola, ya que Chela es bien de barrio, una persona humilde. La historia de amor será diferente”, remarca Toscano, que llega a “Son amores” tras ganar el Martín Fierro como mejor actriz por “Culpables”.
Pero en el mundo de Pol-Ka, se sabe, los amores entre personajes son infinitos. Así es que a Pablo se le cruzará en su camino Anita (Cherri), una humilde adolescente que vivía en la calle y que Chela lleva a trabajar al bar. La joven, que quedó muda a raíz de una traumática situación vivida en su infancia, se enamorará de Pablo y se ganará el afecto de todos. “Como va a vivir al bar, estará al tanto de todo. Se va a relacionar con los chicos de una manera muy particular. Lo interesante es que Anita escucha perfecto y es bastante viva, ya que aprovecha su problema para comunicarse cómo puede, cómo quiere y con quién quiere”, señala Cherri, que viene de hacer de demente en la novela “Mil millones”.
Otra joven que sembrará la discordia entre los Marquesi es Laura (Stuart), una ahijada de Sánchez que llega del interior del país para comenzar sus estudios universitarios. La llegada de Laura revolucionará la casa: Valeria teme que le robe su lugar y Pablo y Martín se enfrentarán en su afán de conquistar a la huésped. “Si bien no va a ser un personaje gracioso –aclara Stuart–, Laura le agregará más humor al programa porque se van a tejer graciosas situaciones a su alrededor. Ella viene a romper la seudo armonía que existía entre los hermanos, sembrando un poco de discordia. Una discordia que se desarrollará muy a la Marquesi, claro.”
La otra incorporación es la del actor Norberto Díaz, que interpretará a Osvaldo Rigolé, el hermano de Chela que se calza el buzo de DT de All Boys. El actor, fanático de Huracán, confiesa que ser parte de “Son amores” le vino bárbaro para salirse del personaje de malo. “Tengo la necesidad de reírme y hacer reír a la gente, alejarme del traje y los negocios sucios. Voy a ser un tipo muy riguroso con el plantel, que toma un equipo campeón y tiene la presión de consagrarse nuevamente. Es un poco como la situación del Tolo Gallego en Independiente. Aunque la verdad, espero que no me pase lo que le está pasando a él”, bromea el actor, cuyo personaje se ganará odios entre los televidentes porque dejará colgado a Martín, que tendrá que buscarse un nuevo club.
El conflicto entre Sánchez y Guillermo Carmona (Mario Pasik) es uno de los pocos que continúa. Aunque con una nueva veta: competirán entre sí con sus respectivos equipos de fútbol juveniles. Mientras que Sánchez conocerá a un grupo de chicos de la calle con los que armará un equipo de fútbol y los ayudará a desarrollarse, Carmona hará lo propio conformando un equipo de un colegio privado. Para alegría de la adolescente platea femenina, la música de “Rey Sol” Marquesi volverá a escucharse. Pero acorde a los nuevos tiempos televisivos, ya no podrá volver como cantante de cumbia, sino que intentará convertirse en cantante melódico. Una especie de Luis Miguel o Enrique Iglesias, sólo que con el particular sello Marquesi. El sello que pretende seguir dejando su marca en 2003.

Compartir: 

Twitter
 

Los hermanos Marquesi desarrollarán una nueva rivalidad a causa del personaje de Jazmín Stuart.
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.