LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACION

Para prestar atención

Washington Uranga aporta algunas reflexiones sobre otros saldos que dejó el debate en torno a la ley.

 Por Washington Uranga

Todavía queda mucha tela para cortar respecto de las consecuencias de la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Porque el debate no está cerrado aunque la norma esté sancionada, porque habrá renovadas batallas (algunas seguramente impensadas hasta por los más conspicuos analistas) y, muy particularmente, porque todo lo sucedido en lo previo ayudó también a desenmascarar, a quitar velos, a poner blanco sobre negro posiciones y argumentos que en otras circunstancias y momentos estuvieron solapados o disueltos en la opacidad.

Uno de ellos se refiere a la proclamada “objetividad periodística”, que tiene en el “periodismo independiente” una versión más adaptada a los tiempos. Si algo quedó decididamente claro es que los periodistas (todos y todas, sin exclusión) somos actores políticos. Y que no dejamos de serlo porque nos proclamemos más “objetivos” o más “independientes”. Seleccionamos desde nuestra mirada, hacemos recortes según nuestros criterios, incluimos u omitimos de acuerdo con nuestro parecer o al criterio editorial de las empresas para las que trabajamos. La coincidencia entre las elecciones personales y las de las empresas no siempre existen y la libertad para moverse de la línea editorial depende tanto de la capacidad de autonomía profesional de los escribas como de la amplitud de miras de los patrones. Es un equilibrio siempre difícil, que arroja los resultados más diversos.

Pero lo que queda claro es que la práctica periodística es una práctica política, aunque ello no implique posiciones partidarias. Así lo señalan también las doctoras Stella Martini y Lila Luchessi: “El trabajo periodístico, ubicado en el espacio de la subjetividad y en el del poder, tiene la capacidad para que el mundo ‘se vuelva a ver’. (...) La práctica periodística es una actividad ante todo política: la producción de la noticia, marcada por la temporalidad, implica fijar la mirada (la moral), aportar al control (organización social), negociar (consensuar) y dialogar (con el poder y la ciudadanía en general)”. (Los que hacen la noticia, información y poder, Biblos, Buenos Aires, 2004).

El debate sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual dejó en claro –una vez más– que no existe ni objetividad ni independencia en la profesión periodística. Y que la autonomía entre los comunicadores y sus patrones es una ecuación que se resuelve en cada circunstancia por el desigual juego de poder entre el periodista y el medio para el que trabaja.

En vista de lo anterior lo importante es que quienes ejercemos la profesión periodística dejemos transparentar con la mayor claridad nuestras posiciones. Es la manera de quitarles opacidad a nuestras prácticas y es también un modo de darles libertad a las audiencias. Porque tan importante es lo que se dice como quién lo dice.

Pero a no confundir objetividad e independencia con veracidad, entendida esta última como el apego a la verdad de los hechos y la decisión firme de evitar la mentira y la hipocresía. Mucho se ha mentido en los días en que el proyecto de ley ocupó los principales titulares. La veracidad tiene que ver con la calidad ética. La objetividad es un imposible, porque supondría anular la subjetividad.

Otro tema. Los profesionales de la comunicación construyen “actores” a los que se posiciona en el escenario, se los hace jugar en el ámbito público, se los “personifica”. Es una simplificación que induce a equívocos, que impide ver y que deja de lado la mirada compleja, que es la única que ayuda realmente a comprender los acontecimientos históricos. Así en su momento “el campo” se convirtió en actor porque había que encontrarle un oponente al Gobierno. Y ahora se ha repetido hasta el hartazgo que el mismo gobierno se opone a “los medios”. ¿A qué medios? ¿Quién representa a los medios? Además de simplificar, este tipo de caracterizaciones se convierten en otra forma de exclusión: “el campo” es hablado solamente por poderosos productores agropecuarios con la exclusión de los peones y de la mayoría de los chacareros; “los medios” son los grandes grupos multimedios concentrados, no las radios populares y comunitarias, para dar tan sólo un ejemplo.

Son algunas (no las únicas) lecciones que nos deja el debate. Es bueno no dejarlas pasar por alto.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.