SOCIEDAD › LOS PROFESIONALES DEL RECONOCIDO CENTRO DE SALUD MENTAL DENUNCIAN SU DETERIORO

Antes de que el Ameghino quede en ruinas

Los profesionales del Centro Ameghino denuncian reducción de planta, designación de familiares y cierre de espacios.

 Por Carlos Rodríguez

Desde que asumió el actual gobierno porteño, el Centro de Salud Mental Arturo Ameghino, en el barrio de Palermo, ha sufrido “una drástica reducción de sus profesionales, al punto de que hoy somos la mitad de los que éramos” antes de que asumiera Mauricio Macri, le dijo a Página/12 Liliana Hilario, presidenta de la Asociación de Profesionales del establecimiento. El Ameghino, fundado en 1948 en la órbita de la Nación y transferido a la Ciudad de Buenos Aires en 1980, ha sido desde su creación un lugar de excelencia en la asistencia ambulatoria de la población y en la capacitación de profesionales. La licenciada Hilario recalcó que este deterioro de los servicios en el Ameghino, como consecuencia de la disminución de la planta fija, de los psicólogos concurrentes y los becarios se produce en un momento en el cual crecen “las dramáticas situaciones de violencia de género, suicidios, adicciones y compulsiones” que hacen cada vez más necesaria la presencia de centros de atención ambulatoria en salud mental.

Hilario subrayó que “aunque son varias las razones del auge de estas dramáticas situaciones, entre otras motivaciones hay que tomar en cuenta que es general, y no sólo en el Ameghino, el deterioro en los servicios de salud mental en la ciudad de Buenos Aires”. Subrayó que resulta un contrasentido que “en la ciudad más rica del país, donde hay más recursos presupuestarios que en cualquier otro lugar de la Argentina, hoy tengamos el sistema de salud pública más pobre, más mezquino, que expulsa a los profesionales y, por supuesto, a la población más vulnerable, que es víctima de este sistema expulsivo, no inclusivo”.

Al resaltar la importancia que tiene el Ameghino, recordó que “lleva décadas de construcción de un modo de trabajo basado en el abordaje de la complejidad de las problemáticas en salud mental, desde una práctica interdisciplinaria”, con psicólogos, asistentes sociales, psicopedagogos y profesionales de diferentes áreas. Respecto de la reducción de profesionales, precisó que en el caso de los psicólogos concurrentes que llegan para capacitarse “la disminución que se ha producido es de 60 a 10 desde que asumió el gobierno del PRO”.

Al mismo tiempo, las vacantes que se producen por jubilación en la planta permanente tardan en ser reemplazadas porque “se demoran los concursos, en los cuales la Asociación de Profesionales no tiene la posibilidad de nombrar veedores para garantizar su transparencia”. En algunos casos se han producido “nombramientos de psiquiatras que son amigos o familiares de funcionarios del gobierno” de Macri que “en algunos casos vienen (al Ameghino) algunas horas”, pero no cubren la brecha horaria abierta por la falta de psicólogos. La disminución de profesionales redunda en “una fuerte reducción en los turnos disponibles para la atención de los pacientes”.

Uno de los nombramientos cuestionados es el del esposo de la actual directora de Salud Mental del gobierno porteño, María Concepción Grosso. Los que son incorporados mediante esta modalidad, sin darle posibilidad de veto a la Asociación de Profesionales, “están ‘en comisión’, aunque no se sabe en qué funciones concretas, de manera que no están trabajando y los reemplazos no existen en los hechos y los cargos siguen vacantes” en la tarea cotidiana. Esto hace que, en los hechos concretos, la planta fija se ha reducido “en un diez por ciento”. A esto se suma que “muchos de los becarios se van del Ameghino por falta de expectativas” de progreso.

La licenciada Hilario recalcó que “la falta de recursos y de personal no se observa sólo en el Ameghino, porque lo mismo ocurre en el Moyano o en el Alvear, con el agravante de la persecución ideológica, un hecho lamentable en democracia, que hacen los funcionarios del gobierno del PRO contra los profesionales que están denunciando esta situación”. La Asociación de Profesionales cree que los recursos “son desviados hacia otros fines en el marco de los nombramientos digitados”.

En el caso del esposo de la directora de Salud Mental, se sabe que se trata de un médico diabetólogo, un profesional a quien nadie puede cuestionar como tal porque no lo conocen, pero no se entiende que haya sido designado para integrar el plantel de un centro de salud mental. Por el impedimento de nombrar veedores en los concursos, hacen responsable a la Asociación de Médicos Municipales. Han mantenido reuniones con Grosso, sin ningún resultado, y hasta ahora les resultó imposible lograr una reunión con la ministra de Salud porteña, Graciela Raybaud.

Mañana a las 12, en la sede del Ameghino, Córdoba 3120, se realizará una reunión a la que han sido invitados todos los candidatos a ocupar cargos públicos en la Ciudad. El único que dijo que no irá es el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Allí denunciarán también “los proyectos improvisados e irresponsables” como la instalación de un bar –la iniciativa fue impedida por los profesionales del Ameghino– en un lugar destinado a la atención de los pacientes.

Compartir: 

Twitter
 

Los psicólogos del Centro de Salud Mental Ameghino fueron reducidos a la mitad desde que gobierna el macrismo.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared