cash

Domingo, 26 de diciembre de 2004

Del barril al reactor

 Por Julio Nudler

El fracaso estadounidense en controlar la situación en Irak está indirectamente alentando al lobby de la energía nuclear, que quiere postularla como la única opción confiable para este siglo. La presenta además como limpia, por lo que hasta los ecologistas deberían adorarla. En síntesis, si el abastecimiento de los combustibles fósiles es cada vez más inseguro, y las energías alternativas son apenas pájaros volando, o en todo caso insuficientes, la opción realista –dicen– es volver al átomo, venciendo las resistencias políticas. A los gobiernos les parecerá suicida proponerle al público nuevos planes para la construcción de centrales nucleares, pero pagarán un costo político muy superior el día que falte electricidad.
Hoy el mundo consume por día 80 millones de barriles de petróleo. Es verdad que el consumo de crudo crece menos que la economía, pero de todas formas crece. Y, además, da la casualidad de que las principales fuentes de petróleo están en regiones políticamente poco apacibles. Si no parece lógico suponer que es la inestabilidad política la que logra que en el subsuelo de un país haya crudo, habrá que inclinarse por la hipótesis opuesta: es el petróleo la fuente de los problemas. Recientemente se ha visto que puede incluso provocar la invasión de un país por otro. Podría argumentarse que el Mar del Norte desmiente esa correlación, pero la producción de esa cuenca está en declive y se anticipa que el Reino Unido pasará pronto a ser un importador neto de petróleo (lo mismo que algunos aventurados dicen de la Argentina).
Para no caer en el lugar común del Oriente Medio, las noticias diarias desde Irak, las amenazas que se ciernen sobre Irán o las inquietantes perspectivas en Arabia Saudita, puede echarse un vistazo a las peripecias en el sector petrolero ruso, o a la coyuntura política en países de tránsito como Ucrania y Georgia. Luego puede analizarse el estado de cosas en Venezuela, en Nigeria y otros exportadores, para llegar a la paradoja de que los reactores nucleares puedan ser ofrecidos, en el mundo de hoy, como menos peligrosos que un simple pozo de petróleo.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.