cash

Domingo, 30 de octubre de 2005

EL DESARROLLO DEL COMERCIO POR INTERNET

El mouse como una tarjeta

Las operaciones de compraventa de productos a través de la red han crecido en los últimos años. Competencia por precios y calificación de vendedores.

 Por Cledis Candelaresi

Para un sitio de comercio electrónico como Mercado Libre, generar un volumen de operaciones por 600 millones de dólares en toda la región durante este año, de los cuales 120 millones corresponden a la Argentina, puede considerarse un éxito. Juan Martín de la Serna, el economista que lidera desde 1999 esta empresa de e-commerce expandida desde aquí a otros países de América latina, explicó a Cash por qué los 55 millones de dólares aportados por los inversores JP Morgan, Flatiron Found, Hicks, Goldman Sachs, Santander Hispano y GE Equity fueron aprovechados para motorizar un negocio que viene duplicando por año la facturación.

Da la impresión de que Mercado Libre es el mundo de lo no registrado.

–Al contrario. Cualquiera que trabaje en e-commerce da fe de que es lo más transparente que hay. Es posible conocer en detalle cuántas operaciones hacemos por mes, qué tipo de productos y a qué precio. Todo lo que pasa en nuestro sitio está registrado.

¿Qué pasa con los vendedores?

–Tienen la obligación de entregar su factura y tributar sobre ese monto. La ley aplica al mundo on line las mismas obligaciones que al mundo off line.

Pero los métodos de control de la Afip son diferentes.

–Afip puede venir a Mercado Libre y tener información inmediata y muy completa sobre las operaciones de cada vendedor.

¿Más oportunidades, el sitio del grupo Clarín, es una competencia fuerte?

–Está muy lejos. Ese sitio se está relanzando por tercera vez en dos años y nunca consiguió el lugar que esperaba. El producto es bastante diferente del nuestro. Más oportunidades es un grupo dedicado a otra cosa, aunque cuenta con un aparato publicitario importante. Nosotros tenemos seis años de ventaja.

¿En ese período, la brecha de precios entre las ofertas on line y las convencionales, que era una de las principales ventajas relativas de ustedes, se fue acortando?

–Puede ser que haya ocurrido en algunos productos. Pero gran parte del volumen de nuestro negocio son productos usados, que no tienen valores de referencia. Respecto de los otros bienes, yo diría que el mercado fue ajustando precios por nuestra competencia. Convengamos que nuestros vendedores muchas veces no tienen otra estructura que una computadora, lo que reduce enormemente los costos fijos.

¿La oferta de Mercado Libre no está muy acotada al segmento ABC1?

–Eso podría haber sido hasta hace tres o cuatro años, cuando en la Argentina sólo había un millón de personas con computadoras. Esa cantidad subió a 9 millones. El precio promedio de nuestras transacciones hoy está en 180 pesos. Es un nivel medio para arriba, pero no tan selectivo. Sobre esas operaciones cobramos un costo por publicar y una comisión del 4,5 por ciento sobre el monto de la operación.

¿Qué singularidad tiene el mercado argentino?

–Acá nos cuesta desarrollar un poco más el sitio que, por ejemplo, en Brasil, donde hay varios sitios electrónicos, porque el usuario está más habituado a este tipo de operaciones. En la Argentina todavía hay mucha gente que no está familiarizada con esa forma de hacer negocios.

Quizá porque hay temor a la falta de garantías de los productos que se compran por esta vía, que generalmente son electrónicos.

–El vendedor tiene las mismas responsabilidades que en otro tipo de operaciones y a él le corresponde dar garantías de calidad. Pero para fomentar la actividad tenemos un programa de protección al comprador, por el cual lo cubrimos ante la eventualidad de que hubiese comprado un bien que después no recibió hasta un monto de 600 pesos.

¿El sistema de calificación de los vendedores sirve para darle seguridad al sistema?

–La gente se anima a hacer transacciones en Internet si tiene algo que le inspire confianza. Las calificaciones ayudan a construir la reputación delos vendedores que permanecen en la red. Si alguno tiene un porcentaje alto de juicios negativos, es expulsado del sitio.

¿Cuánto cambia el negocio con la posibilidad de emitir facturas electrónicas?

–Junto a otras empresas de distintos sectores vamos a formar parte de una prueba piloto de la Afip para instrumentar la factura electrónica a partir del 16 de enero. Desde entonces, se podrá tomar por válidos los documentos emitidos por red que, en el caso de nuestros vendedores, también sirve para que ellos tomen su correspondiente crédito de IVA. Para firmas como la nuestra, que tienen una elevada emisión por montos bajos, el costo de imprimir es relativamente alto y, por lo tanto, el ahorro de no hacerlo, importante.

¿Qué previsiones hay para el 2006?

–Venimos creciendo a razón del 90 por ciento anual en el volumen de operaciones, y estimamos que para el año próximo habrá un salto similar.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Martín de la Serna: “El mercado fue ajustando precios por nuestra competencia”.
Imagen: Bernardino Avila

Reportaje Empresas

· “Cualquiera que trabaje en e-commerce da fe de que es lo más transparente que hay.”

· “La ley aplica al mundo on line las mismas obligaciones que al mundo off line.”

· “Afip puede venir a Mercado Libre y tener información inmediata y muy completa sobre las operaciones de cada vendedor.”

· “En Argentina todavía hay mucha gente que no está familiarizada con esa forma de hacer negocios.”

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.