cash

Domingo, 11 de diciembre de 2005

EL AUMENTO DE LA CARNE, EL ALZA DE COSTOS Y EL IMPACTO EN MCDONALD’S

José Fernández, de McDonald’s: “Las retenciones son eficaces”

El director general de Arcos Dorados está de acuerdo con la medida del Gobierno para frenar la suba del precio de la carne.

 Por Cledis Candelaresi

El director general de Arcos Dorados SA (McDonald’s en Argentina), José Raúl Fernández, enfatizó que son una empresa “bien argentina”, tanto por el origen de sus insumos como por su personal. Afirmó en diálogo con Cash que el principal problema que tienen es la constante suba de costos, que sólo están trasladando “parcialmente” a los precios finales.

¿Cuáles son los costos que más le preocupan?

–Todos saben lo que pasó este año con el precio de la carne, que subió más del 20 por ciento. Todos nuestros insumos, que son commodities de exportación, también se encarecen en la medida en que aumenta la demanda externa. Además, la aplicación de los decretos salariales nos afectó. Tenemos 8600 empleados que mejoraron sus sueldos por esta vía, a los que se suma todo el cuerpo que compone la línea gerencial, que también tuvo mejoras para mantener la escala salarial. Eso significó un aumento del 35 por ciento en nuestro costo laboral.

¿Quiere decir que ustedes absorbieron la suba de la carne y los salarios sin alterar el precio final?

–Bueno, no totalmente. Por eso hablo de que nosotros corremos en la cinta: las subas en los costos sólo se trasladan en parte. En función de mantener el flujo de clientes en nuestros locales, tenemos que tener presente el poder adquisitivo de quienes nos compran. Además de la carne y los salarios, subieron otros costos, como el inmobiliario: renovar hoy un contrato de locación es una negociación compleja y las ubicaciones premium, que son las que usamos nosotros, son las que más subieron.

¿Hay que esperar una suba en los precios al público?

–Si las hay, serán mínimas. La recuperación de ventas la estamos logrando a través de distintas ofertas y combinaciones de productos, como hicimos este año con los “Especiales del Chef”, que por sus componentes permiten un mayor margen de utilidad.

¿La política del Gobierno de cerrar acuerdos sectoriales es eficaz para contener precios, por ejemplo, de un insumo crítico como la carne?

–Creo que no son suficientes. Regular los niveles de precios de mercado requiere la regularización de ciertas variables. No se trata sólo de ponerles un techo a los precios. Hay que estimular el interés de invertir en el país para conseguir más oferta.

¿La suba de retenciones a las exportaciones de la carne es un recurso eficiente para disciplinar esos precios?

–Puntualmente, en ese insumo, sí. Se trata de acción, reacción.

Se supone que el 2006 será un año de conflictividad salarial importante. ¿Cómo lo evalúa desde McDonald’s?

–Para las empresas, no tener seguridad acerca de cuáles serán nuestros verdaderos costos se hace complicado, en particular cuando se tiene una grilla de personal importante como la nuestra.

La paradoja para ustedes es que les conviene que haya un recupero general del poder adquisitivo de la población, aunque esa corriente también aumente su propia masa salarial.

–Sí, desde ya. Como también nos favorece que haya mayor equidad a nivel de controles impositivos. Nosotros somos una empresa extremadamente auditada y tenemos impuestos, como el del cheque, muy distorsivo y que tiene una incidencia brutal en nuestras cuentas. Si hubiese equidad tributaria, sería más fácil mejorar los precios.

¿El sentimiento antinorteamericano que se vivió después de la crisis del 2001, reeditado en la Cumbre de las Américas, resintió el negocio de McDonald’s?

–No. Cada vez más se percibe nuestra empresa como local: la marca es extranjera, pero la empresa es argentina. Nuestros empleados son argentinos, yo me recibí en una universidad argentina y el 97 por ciento de nuestros insumos son argentinos. Exportamos hamburguesas, del mismo modo que McCain exporta papas y nuestra balanza comercial es positiva. En la Cumbre de Mar del Plata ningún local fue tocado.

Compartir: 

Twitter
 

José Raúl Fernández, de McDonald’s: “La marca es extranjera, pero la empresa, argentina”.
Imagen: Bernardino Avila

Reportaje empresas

• “Todos nuestros insumos, que son commodities de exportación, también se encarecen en la medida en que aumenta la demanda externa.”

• “La aplicación de los decretos salariales nos afectó.”

• “Además de la carne y los salarios subieron otros costos, como el inmobiliario.”

• “No se trata sólo de ponerles un techo a los precios.”

• “Hay que estimular el interés de invertir en el país para conseguir más oferta.”

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.