cash

Domingo, 24 de junio de 2007

EXPERIENCIAS INTERNACIONALES DE UN TIPO DE CAMBIO REAL COMPETITIVO

Dólar alto por 10 años

Néstor Kirchner afirmó que el objetivo es mantener un tipo de cambio real competitivo hasta 2011. Los casos de México, Brasil, Corea, Rusia e Indonesia. Control de capitales e intervención del BCRA.

 Por Claudio Zlotnik

¿Podrá la Argentina mantener un tipo de cambio competitivo hasta 2011, como quiere Néstor Kirchner? Más allá de las consideraciones políticas, ¿es posible sostener un dólar alto durante diez años consecutivos? Cinco años y medio después de la devaluación, el tipo de cambio real se encuentra en 1,82 peso (sin retenciones). La experiencia internacional le otorga chances de éxito al objetivo presidencial mientras el Estado mantenga ciertas medidas indispensables para defenderse del humor siempre volátil de los financistas.

Los países que sufrieron fuertes crisis con devaluaciones durante los ’90 lograron mantener por largos períodos su tipo de cambio competitivo. Se trató de devaluaciones exitosas. Las caídas de la década pasada tuvieron diversos motivos. El primero en devaluar fue México, debacle recordada como “Tequila” en 1995. Fue el que más rápido volvió al punto de partida. A los tres años, el tipo de cambio real mexicano era similar al de diciembre de 1994, y desde entonces fue desmejorando sin pausa. A Rusia le fue mejor. Tuvieron que pasar siete años y medio para retornar a los valores de agosto de 1998, cuando explotó la crisis. A una década de la caída en dominó de los tigres y tigrecitos asiáticos, Corea registra un tipo de cambio real que está aproximadamente un 15 por ciento más alto que antes del estallido.

Foto: Rafael Yohai

Sin dudas los más exitosos fueron Brasil e Indonesia, en ese orden. El socio mayor en el Mercosur tuvo una experiencia muy interesante. Logró ir mejorando su competitividad hasta pasados cuatro años y medio desde la devaluación de enero del ’99. La caída de la convertibilidad en la Argentina le abrió las puertas a esa chance, que no desaprovechó. Pero desde mediados de 2003, en coincidencia con la asunción de Kirchner, el real fue perdiendo competitividad de manera acelerada. Un proceso que se profundizó en el último año y que el gobierno brasileño no logra frenar. La experiencia de Indonesia es parecida, con la diferencia de que la apreciación de la rupia fue mucho más lenta. A diez años de la crisis, Indonesia mantiene su moneda aproximadamente un 50 por ciento más competitivo que al momento de la explosión.

En el caso de la Argentina, después de un primer semestre de 2003, donde se notó una apreciación acelerada del peso, desde entonces la revaluación fue muy lenta. Se trata del proceso más lento cuando se comparan el resto de las post-crisis. De hecho, la cotización del dólar se mantiene en torno de los 3,10 pesos desde hace un año y medio, con una inflación interanual inferior al 10 por ciento.

Cuando se analizan cuáles fueron las claves de los otros países en sostener un tipo de cambio competitivo deben mencionarse por lo menos dos relevantes: un control de capitales y la intervención del Banco Central en el mercado. No es casual que los tigrecitos asiáticos, los más activos en esas dos medidas, se encuentren hoy entre los más exitosos. La Argentina tiene grandes chances de cumplir con el objetivo de Kirchner si no desmantela los controles instaurados durante la crisis. Y si persiste en la compra de divisas. Todavía está a mitad de camino de esa meta.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.