cash

Domingo, 13 de julio de 2008

EL BAUL DE MANUEL

 Por Manuel Fernández López

Raíces francesas

Mañana es un nuevo aniversario de la Revolución Francesa, el episodio que separa la Edad Moderna de la Edad Contemporánea. En este país, los intelectuales y alguna gente más o menos culta pronto se acostumbraron a leer autores franceses traducidos al castellano, y autores de toda índole sólo asequibles en lengua francesa, grata al oído rioplatense. Esa Revolución orientó los estudios de Belgrano en España hacia la economía: el prócer tradujo las Máximas de Quesnay (1794), compuso su Primera Memoria (1795) según la portada de dicha obra y de nuevo tradujo a los fisiócratas en 1796. Adam Smith fue citado por primera vez en Buenos Aires según la versión abreviada de Condorcet. El deán Funes, por su lado, era lector de G.-F. Le Trosne. Poco antes de Mayo, aparecen en el Plata las ideas de N.-F. Canard y de J.-B. Say. Después de Mayo, se usa la obra de Destutt de Tracy para enseñar economía en la UBA, y la de Saint-Simon para hacer lo propio en la generación del 37. En la época de la Organización Nacional, Mitre usa a Moreau de Jonnès para enseñar estadística; y Nicolás Avellaneda y Manuel Zavaleta, el pequeño manual de Joseph Garnier para enseñar economía; Vicente Fidel López nutre sus clases de economía con las ediciones del Journal des Economistes, y Juan B. Alberdi inspira su análisis de los ciclos económicos argentinos en el libro de Clément Juglar. La crisis del 90 hace surgir a otro lector de Juglar: Antonio Terry. En la última década del siglo 19, Juan B. Justo contribuye a traducir a Paul Leroy-Beaulieu y Félix Martín y Herrera incorpora a Charles Gide a su “economía positiva”. Ya en el siglo 20, Luis R. Gondra y Hugo Broggi difunden el pensamiento de Léon Walras y Vilfredo Pareto (el segundo nacido en Francia). Antonio H. Osorio, aunque portugués, es otro autor que llega a estos pagos en francés. La teoría del monopolio del gran Cournot encuentra en la UBA una importante interpretación gráfica debida a Teodoro Sánchez de Bustamante. Y un insospechado traductor del francés es Raúl Prebisch, en sus tiempos de estudiante, que vierte del francés un capítulo de la obra de Adolph Wagner, que se usaba en la cátedra de Economía Política a cargo de Mauricio Nirenstein. Hay muchos casos más, entre ellos los derivados de profesores radicados en el país y provenientes de otras áreas franco-parlantes: Gallez (U. N. del Sur), Becker (U. N. de Cuyo). Pero deberá estudiarse el tema.

La mar se sella

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa> Informe especial
    Volvió una noche
    INFORME ESPECIAL Aumento de las importaciones
    Por Roberto Navarro
  • DOCUMENTO > EXPOSICIóN DE JORGE GAGGERO EN LA COMISIóN DE AGRICULTURA DE DIPUTADOS.
    Aprender a escuchar II
  • AGRO > MODIFICACIONES AL ESQUEMA ORIGINAL DE RETENCIONES
    De móviles a múltiples
    Por Claudio Scaletta
  • OPINION
    Además de las retenciones
    Por Enrique Martinez
  • EL BAUL DE MANUEL
    Raíces francesas. La mar se sella
    Por Manuel Fernández López
  • FINANZAS > LA ESTRATEGIA DEL BANCO CENTRAL PARA BAJAR LAS TASAS DE INTERES
    Disparos a las tasas
    Por Pablo Simián

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.