cash

Domingo, 27 de julio de 2008

AGRO > LA MESA DE ENLACE Y EL NUEVO SECRETARIO

Microclimas

Eduardo Buzzi terminó de coronar su alianza con la Sociedad Rural al participar de la apertura de su exposición en Palermo. El resultado para los pequeños productores.

 Por Claudio Scaletta

Es raro ponerse en la cabeza de las corporaciones agropecuarias. ¿Imaginarán que luego de resentir la economía y el consumo popular con cortes de ruta salvajes y de conseguir con fórceps el rechazo a las retenciones móviles aquí no pasó nada, que la historia no existe? ¿Considerarán que el Gobierno debería correr en masa a rendirles pleitesía al picadero en el que vitorearon dictadores y silbaron mandatarios constitucionales? ¿Pensarán que el nuevo titular de Agricultura, Carlos Cheppi, no pertenece a este gobierno, como alguno que no votó en positivo? ¿Creerán realmente que pueden seguir subiendo la apuesta presionando para obtener las concesiones perdidas? ¿Supondrán que el apriete con escraches a legisladores llegó para quedarse como novel metodología de acción directa? ¿Realmente pensarán que más allá del descontento frente a estilos perimidos de ejercicio del poder, ahora los votos de la población serán para la Mesa de Enlace y sus representantes de circunstancia?

Probablemente la respuesta campera a todas estas preguntas no sea negativa. Los microclimas todo lo pueden. A las puertas del picadero se mostró Eduardo Buzzi, el luchador de los “pequeños productores”. Por primera vez la Federación Agraria participó de esta “fiesta del campo en la ciudad”. ¿Será parte del Nuevo Grito de Alcorta? ¿Será este el resultado del asesoramiento de ex dirigentes de la CTA? ¿Qué pensarán ahora los empresarios pyme del campo que se quedaron sin segmentación de las retenciones y en vez del 30 por ciento deberán pagar 35 y sin subsidios al transporte? ¿Pensarán que la culpa es del gobierno? ¿Mirarán a la conducción gremial que consiguió rebaja para los grandes productores? ¿O dirán que es mejor 65 en mano sin blanquearse que compensación volando con dejar de negrear? Después de las vacas de Castells, ¿el PTS tendrá stand en la Rural para convocar a “los campesinos” al pensamiento socialista?

Mientras tanto el nuevo secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, no está contento; conoce el paño. Sabe que tiene por delante una tarea compleja. Su imagen comenzó a ser desgastada aun antes de decir buen día. Ya se le otorgan medallas de plomo y hasta se imprimió que “las entidades comienzan a perder la paciencia”. En 2003, cuando Néstor Kirchner armaba su gabinete, Cheppi le dijo a este diario, cuando todos lo daban por seguro titular de Agricultura, que le habían ofrecido el cargo, pero que no era para él. El ahora secretario también le dijo a Cash que rechazó el convite cuando se elaboraba el reemplazo de Miguel Campos, a quien finalmente reemplazó Javier de Urquiza. “Yo siempre quise el INTA”, aseguró. Tenía sus razones. Para un ingeniero agrónomo interesado en la tecnología, la presidencia del INTA era un destino soñado, o al menos mucho más relajado. Más tratándose de un organismo al que, pocos recuerdan, la administración de Néstor Kirchner le triplicó el presupuesto. Una transferencia sectorial que nadie anotó en el debe.

En el INTA, añorará pronto el Secretario, el mundo era plácido. Había recursos de sobra. Se hacían exposiciones regionales. Se firmaban acuerdos internacionales. Se comían asados en las experimentales. Ahora, en cambio, Cheppi será el nuevo blanco de los cuatro jinetes. Verá su rostro en las tapas de los diarios, en los que siempre elegirán sus peores perfiles. Cuando no se consigan concesiones se escribirá que “no tiene poder”, que “está dibujado”. Hasta se dudará de su solvencia técnica y conocimiento sobre esa compleja tarea de sembrar la tierra y cosechar, sobre ese “supertecnológico” mundo de la producción primaria. Cheppi sabe todo esto, por eso quería quedarse en el INTA, por eso no quería ser Secretario.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Por primera vez, Federación Agraria participó de la “fiesta del campo en la ciudad”.
Imagen: Bernardino Avila

Claves

El gobierno jujeño entregó 4000 plantines de durazno a pequeños chacareros para lograr una diversificación de la producción. Uno de los objetivos es buscar oportunidades para industrializar la producción, con la elaboración de dulces artesanales.

Los productores tucumanos celebraron el 99 aniversario de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc). La institución fue creada a principios del siglo XX para desarrollar la investigación. Hoy dispone de un centro de laboratorios químicos que facilitan los certificados que requieren los compradores externos.

En Catamarca se dispuso una inversión de 10 millones de pesos para la ejecución de la obra Desarrollo del Area Irrigada Andaluca-Cerro Negro, en el departamento Tinogasta, con un plazo de ejecución de un año.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.