cash

Domingo, 2 de noviembre de 2008

ENTREVISTA AL ECONOMISTA ESTADOUNIDENSE FRED MOSELEY

“Nacionalizar los bancos”

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos se desarrollarán en el contexto de una crisis financiera devastadora.

 Por Natalia Aruguete

El pueblo estadounidense está a punto de elegir un nuevo presidente en el marco de una profunda crisis económica. “Este puede ser un momento adecuado para generar un cambio”, afirmó en diálogo con Cash Fred Moseley, que estuvo en Buenos Aires para participar del IV Coloquio del Sepla. Moseley es profesor de economía del Mount Holyoke College, una de las escuelas de teoría económica marxista más importantes del mundo.

¿Cómo impacta esta crisis en la población de Estados Unidos?

–Las consecuencias son muy serias. Es la crisis económica más importante desde la Gran Depresión. En términos de desempleo. La peor recesión desde la Depresión en los Estados Unidos fue en los ‘80 y el índice de desempleo fue alrededor del 10 por ciento. Esta va a ser peor. No sólo por el desempleo, sino por la caída de los ingresos y la pérdida de casas.

¿Qué políticas debería implementar el nuevo gobierno?

–Debería haber más ayuda a los propietarios de viviendas que no pueden hacer los repagos debido a que tomaron hipotecas no realistas. Implementar una moratoria sobre las ejecuciones hipotecarias por un año o lo que tarde la crisis en calmarse y un programa obligatorio para aliviar las hipotecas. Para una familia con una hipoteca por 400 mil dólares, cuya casa ahora vale 300 mil dólares, la hipoteca debería reducirse al valor actual. Hay un programa de gobierno similar pero es voluntario de parte de los prestamistas. No podemos depender de su voluntad de aceptar rebajas. En el largo plazo, el gobierno debería tomar el control del sector financiero: una nacionalización.

Ya hay una suerte de nacionalización.

–Sí, pero el gobierno habla de algo temporal. Creo que debe ser permanente. El gobierno debe ser el principal proveedor de créditos para la vivienda, que es un derecho social básico, y la meta debería ser que las casas sean accesibles para todos.

¿Es posible crear un banco estatal de préstamos en Estados Unidos, donde el mercado crediticio tiene intereses privados tan poderosos?

–Es posible. El gobierno ya gasta cientos de millones de dólares sosteniendo a las instituciones financieras.

Además de posibilidades prácticas, ¿es viable en términos políticos?

–Sería un cambio en la política de los Estados Unidos y probablemente sea el momento correcto. Si Obama gana las elecciones debería crear un banco nacional cuya principal responsabilidad sea la vivienda. Y, basado en el éxito de esa iniciativa, otorgar crédito público en general. Puede ser difícil pero la crisis está creando una situación en la cual mucha gente se pregunta: “¿Por qué estamos rescatando a los bancos y por qué no a la gente común?”

¿Cree que se están impulsando políticas comunes entre los países?

–Creo que sí. Muchos países adoptaron las mismas políticas: bajar las tasas de interés, expandir los mercados, capitalizar a los bancos con fondos públicos y dar garantía gubernamental sobre los depósitos bancarios. Las garantías deben ser coordinadas porque si un país lo hace y otro no, los ahorristas trasladarán sus depósitos al país que los garantizó. La coordinación es necesaria para evitar la competencia.

¿Esas políticas suponen una discusión profunda que contemple las realidades de los distintos países?

–Habrá una cumbre global en pocas semanas y tal vez haya nuevas iniciativas. No veo nada en particular por ahora, sólo generalidades, pero están haciendo esfuerzos para coordinar e idear nuevas políticas. Reconocen que la coordinación es necesaria. No estoy seguro de que salvar bancos esté diseñado para ayudar a la mayoría de la gente.

Además del aspecto financiero, ¿qué otros problemas enfrenta Estados Unidos?

–La política fiscal. Debería haber más gasto público para ayudar a los desempleados y a los gobiernos locales que deben ajustar sus cuentas porque la Constitución les exige tener un presupuesto balanceado. El gobierno central puede tener déficit y endeudarse, pero los locales no. En una crisis, los ingresos de los gobiernos estatales y locales caen y para balancear su presupuesto deben recortar el gasto: despedir educadores, recortar presupuesto en salud, cerrar bibliotecas. El gobierno federal debe ayudar a los Estados locales y compartir sus ingresos. Sería parte relevante de una política favorable al consumidor, al trabajador.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa> Informe especial
    En carrera
    INFORME ESPECIAL > Polémica sobre el tipo de cambio
    Por Roberto Navarro
  • ENFOQUE
    Pido disculpas
    Por Frei Betto
  • ENTREVISTA AL ECONOMISTA ESTADOUNIDENSE FRED MOSELEY
    “Nacionalizar los bancos”
    Por Natalia Aruguete
  • EL FMI VUELVE A PRESTAR CON LA MISMA RECETA DE AJUSTE
    No aprendió nada
    Por Tomas Lukin
  • EL BAUL DE MANUEL
    Incertidumbre económica. Al maestro, con cariño
    Por Manuel Fernández López
  • AGRO > AVANCE DE LA TEMPORADA DE ARANDANOS
    Salto exportador
    Por Claudio Scaletta
  • FINANZAS > EL BANCO CENTRAL DOMINO LA CORRIDA AL DOLAR PROVOCANDO PERDIDAS A ESPECULADORES
    La carta de mil millones
    Por Pablo Simián

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared