cash

Domingo, 12 de julio de 2009

Respuesta ante la crisis

¿Pueden los países latinoamericanos financiar una política fiscal expansiva? Esa pregunta no tiene una respuesta unívoca y depende de un conjunto de factores internos y externos.

 Por Diego Rubinzal

La crisis económica mundial instaló un ambiente recesivo con consecuencias aún inciertas. Los gobiernos se encuentran obligados a ensayar distintas respuestas para enfrentar este desafío. En ese contexto, se han multiplicado las voces que proponen una política fiscal contracíclica para sostener la demanda. En el caso argentino, el Gobierno impulsa un ambicioso plan de inversiones públicas, un Programa de Recuperación Productiva donde el Estado abona una parte del salario (600 pesos) de alrededor de 90.000 trabajadores, y la utilización parcial de los fondos de la Anses para financiar el consumo y préstamos hipotecarios.

Ahora bien, ¿pueden los países latinoamericanos financiar una política fiscal expansiva? Esa pregunta no tiene una respuesta unívoca y depende de un conjunto de factores internos y externos. El primer tema es la histórica restricción latinoamericana: el nivel de endeudamiento externo. En contraposición a lo que ocurría en el 2002, la Argentina, en particular, y la mayoría de los países latinoamericanos, en general, han reducido sus niveles de endeudamiento. En la Argentina, la relación deuda pública/PIB pasó del 184 al 64 por ciento. En América latina, el indicador también se redujo sustancialmente: del 64 al 31 por ciento. Esa disminución relativa del endeudamiento público amplía los márgenes de la política fiscal.

La contracara de ese dato positivo está dada por las características que presenta la estructura tributaria de esos países. A diferencia de lo que ocurre en las naciones más desarrolladas, la recaudación tributaria se asienta fundamentalmente sobre los impuestos al consumo. Esos tributos reaccionan desfavorablemente frente a la disminución de la actividad económica y, por lo tanto, actúan de manera procíclica. De esa manera, la reducción de los ingresos fiscales dificulta la adopción de políticas anticíclicas. Acerca de esos desafíos, la Cepal señala en el documento Crisis, volatilidad, ciclo y política fiscal en América latina que existe “una relación de doble vía entre la función fiscal de estabilización y los choques y desequilibrios macroeconómicos: las políticas fiscales buscan cerrar los desequilibrios abiertos por los choques, pero esos mismos choques y desequilibrios ponen restricciones sobre la capacidad de las autoridades para hacer política al modificar la dimensión del espacio de maniobra. Esto último es evidente en el caso de la política fiscal, ya que al caer el Producto se reduce la recaudación tributaria y, con frecuencia, también se resiente la capacidad del sector público de endeudarse cuando el acceso a los mercados de capital es procíclico”.

Por otro lado, en el trabajo El papel de la política tributaria frente a la crisis global: consecuencias y perspectivas, 2009, Juan Carlos Gómez Sabaini y Juan Pablo Jiménez realizan un repaso del grado de exposición de la capacidad recaudatoria de los países latinoamericanos. Los autores realizan un relevamiento acerca de la participación de los recursos naturales como fuente de financiamiento; la rigidez institucional; el grado de relación comercial con los Estados Unidos; el nivel de participación del IVA, de los aportes y contribuciones a la seguridad social, del impuesto a la renta y de los impuestos a las importaciones en la recaudación tributaria; los ingresos por remesas y el balance del impuesto a la renta entre sociedades y personas físicas. De acuerdo con ese análisis, los autores concluyen que Ecuador, Bolivia, México y Panamá serían los más afectados. Esos países son altamente dependientes de los ingresos por explotación de recursos naturales, tienen una baja presión tributaria y un significativo peso de las importaciones dentro de los recursos tributarios. Entre los países de exposición media se encuentran Paraguay, la República Bolivariana de Venezuela, Chile, Guatemala, Colombia y la República Dominicana. Por último, los países menos expuestos son El Salvador, Argentina, Uruguay, Costa Rica, Perú, Nicaragua y Brasil. Para los agoreros de siempre, parece que la posición relativa argentina no es tan desfavorable como quisieran

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared