cash

Domingo, 9 de enero de 2011

RESCATE DEL PAíS-MODELO DE LOS ’90 CON UN PAQUETE FINANCIERO MILLONARIO

“Imitemos el milagro irlandés”

 Por Ruben Telechea

Durante muchos años se estuvo machacando con esta zoncera. Que Irlanda era un país de características similares al nuestro (?), que estaba teniendo un crecimiento notable y que como tal se debía tomarlo como ejemplo. Como diría don Arturo, siempre mirando a lo de afuera, y en este caso con el valor agregado de que los observados eran de habla inglesa, nada que ver con toda esta chusma latinoamericana. Pero si además de eso eran los alumnos preferidos de los organismos internacionales, aplicaban recetas neoliberales como la de bajar impuestos y subsidios, quién de los exponentes de la cultura tilinga se iba a privar de ponerlos como modelo.

Irlanda venía aplicando un programa de gran austeridad: redujo los sueldos de los funcionarios, las prestaciones sociales y gran parte de los programas de gasto público y social. Desde mediados de los ochenta llevó adelante un “pacto social” que reunió al Estado, los empresarios y los sindicatos, con un confeso objetivo de lograr la “moderación salarial”. La más audaz de las medidas consistió en una fuerte reducción de la carga tributaria, que en el caso del Impuesto a las Ganancias de sociedades llevó su tasa al 10 por ciento, el nivel más bajo de Europa.

De esos pensadores locales supuestamente reputados, uno fue Marcos Aguinis. En su blog, como fiel exponente de la civilización (en términos sarmientinos) está escrito en inglés y en castellano, aún se puede encontrar una nota suya de 2005 titulada “Maravillas del modelo irlandés”. Resulta muy interesante repasar algunos de los conceptos enunciados:

- “Para los sufrientes países de América latina, sin embargo, y en especial para el nuestro, magullado por conflictos tan traumáticos como estériles, Irlanda es un espejo al que debemos tener el coraje de mirar con atención. Se nos parecía en mucho. Igual que nosotros, se convulsionaba en el barro de actitudes e ideas antiguas que, en vez de encauzar el crecimiento, la hacían rodar hacia una eterna decadencia.”

- “La omnipresencia del Estado, que hacía eterna la pobreza mediante la ‘cultura del subsidio’ a ricos y pobres, cayó en el descrédito. Se privatizaron las telecomunicaciones, la energía, los seguros médicos.”

- “Si aún tenemos a mano una brújula, advirtamos que el Norte es un país como Irlanda. No perdamos el tiempo. No arruinemos esta década al transformarla en otra que también se llame ‘perdida’.”

- “El acuerdo celebrado por la sociedad irlandesa fue más osado y patriótico que el Pacto de la Moncloa. Lo explico. El gobierno se comprometía a reducir los impuestos de manera drástica; los empresarios, a un lento pero continuo aumento de los salarios, así como a una producción de excelencia, competitiva. Los trabajadores se comprometieron a respetar una paz social absoluta, sin transgresiones. Ese pacto fue, al principio, objeto de críticas, burlas y resistencias. Su renovación anual reabría fijaciones ideológicas arcaicas, pero su éxito cada vez más compacto terminó por convertirlo en una presencia que ahora sólo impugnan los imbéciles.”

Parece que los imbéciles (al decir de Aguinis) en realidad tenían razón y que la receta mágica falló: las noticias de estos días dan cuenta de una tremenda y explosiva situación en Irlanda, que obligó a un salvataje de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional cercano a los 120.000 millones de dólares. Caos social, brutal ajuste fiscal, aumento del desempleo, comedores populares en las calles pasaron a formar parte de la dura realidad de los irlandeses. Moraleja: basta de buscar recetas afuera, basta de predicar por las mismas fórmulas con las que ya nos fue mal, basta de dogmatismos para encontrar las soluciones

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.