cash

Domingo, 19 de junio de 2011

Resistencia

 Por Ricardo Aronskind *

A casi tres años del estallido de la crisis, sus efectos han golpeado a casi todo el planeta, con diferente intensidad y distintos resultados. Por supuesto, los países que más se beneficiaron de la burbuja financiera e inmobiliaria en los años previos al derrumbe (Estados Unidos, Gran Bretaña, España, Irlanda) han sido los más golpeados. Pero otras economías se han visto afectadas por la vía de su endeudamiento externo (sur y este de Europa), y en otras regiones la contracción de la demanda global y la continua especulación financiera han castigado a las sociedades a través de la caída de las ventas, los precios crecientes y el mayor desempleo.

El G-20, que pareció mostrar una voluntad de introducir cierto orden en el desorden financiero mundial, fue abandonando ese impulso, debilitado por las múltiples discrepancias internas y la falta de voluntad reguladora. El orden ideológico y financiero que precedió y propició la crisis no parece haber cambiado. A tal punto que el experto financista norteamericano Bernard Madoff, quien armó una monumental estafa de 65.000 millones de dólares que se descubrió precisamente por la crisis, ha dicho desde la cárcel: “Toda la nueva reforma regulatoria (de Estados Unidos) es un chiste”.

Las “relajaciones cuantitativas” realizadas en Estados Unidos en 2009 y 2010, que fueron una inyección de enormes masas de dinero en la economía, le han servido para devaluar el dólar e impulsar su mercado bursátil. Si bien esos efectos han ayudado a mejorar la actividad económica del país, las gigantescas expansiones monetarias han contribuido fundamentalmente a acrecentar los fondos que juegan especulativamente en los diferentes mercados del mundo.

Dado que no se ha avanzado absolutamente nada en la regulación de los enormes flujos financieros que circulan por el planeta, ahora esos fondos generan graves presiones especulativas sobre los precios de los combustibles –básicamente petróleo– y de los alimentos. También se colocan masas de dinero en economías “emergentes”, revaluando sus monedas y afectando su competitividad, como le ocurre a Brasil.

Se estima que una suba del petróleo hacia los 120/130 dólares por barril podría generar un doble impacto, inflacionario y recesivo, que eliminaría los modestos progresos reactivadores logrados hasta el presente.

La inflación provocada por la demanda especulativa en los mercados de bienes reales está creando tensiones sociales en vastas regiones, con el peligro adicional de que las bancas centrales –por lo general tributarios del pensamiento neoliberal– intenten abatir el problema elevando las tasas de interés. En ese caso, el efecto sería el reciclamiento de la ola de quiebras de particulares, empresas y bancos que no han podido en todo este tiempo sobreponerse a sus problemas.

El fracaso del enfoque general adoptado para salir de la crisis, que consiste en que el capital financiero salga indemne de la crisis, sin que importe el resto de la sociedad, es evidente: el mercado inmobiliario norteamericano, donde empezó a detonar la burbuja financiera, no se ha recuperado. Las ventas de unidades familiares nuevas fueron en el primer trimestre de 2011 sólo un 20 por ciento de las de 2005. En lo que va del año, en tanto, quebraron otros 39 bancos pequeños en Estados Unidos. No son los norteamericanos de a pie ni las empresas menores objetos prioritarios para Washington.

En Gran Bretaña, las políticas fiscales contractivas que aplica el gobierno para moderar las angustias de los financistas internacionales, han provocado que la construcción se hundiera un 39 por ciento en los últimos doce meses.

Entre tanto, el gobierno norteamericano se apresta a lograr la aprobación parlamentaria de un límite mayor al endeudamiento público. Hay alarma sobre la velocidad con que crece la deuda estadounidense y el peso que significarán los intereses a pagar para las finanzas públicas futuras y los contribuyentes. Eso explica la advertencia de la empresa Moody’s en el sentido de que podría bajar la calificación a la deuda de los Estados Unidos, y refleja las crecientes dificultades para disimular el grave desbalance financiero de ese país.

Una de las características de la actual crisis es que ha propiciado renovados ataques contra sindicatos y trabajadores en casi todo el planeta. A comienzos de este año, en el estado norteamericano de Wisconsin se generó un duro choque entre el gobernador republicano Scott Walker y los sindicatos estatales. Walker pretendía no sólo reducir las conquistas laborales y las pensiones, sino el propio derecho a la negociación por parte de los gremios estatales. A pesar de fuertes movilizaciones populares, y de la resistencia de la bancada demócrata, el gobernador logró imponer el regresivo proyecto. La Federación Americana de Empleados Estatales, de Condados y de Municipios, que cuenta con un 1,4 millón de afiliados, emitió en esas jornadas un comunicado en el que afirmaba: “En 1968, el doctor Martin Luther King murió mientras defendía a los trabajadores de la sanidad de Memphis que estaban luchando por su dignidad y el derecho a la negociación colectiva. Hoy, los trabajadores de los servicios públicos están nuevamente bajo ataque. En Estados a lo largo del país, los hombres y mujeres que proveen un vital servicio para sus vecinos y comunidades están siendo usados como chivos expiatorios y culpados por una crisis económica que ellos no provocaron. Es tiempo de que los políticos creen empleos en vez de jugar a la política. Es tiempo para todos nosotros de estar junto a los trabajadores del servicio público que están en la línea de fuego. La lucha continúa...”.

En la Unión Europea, el ataque al nivel de vida de los trabajadores adquirió dos formas. En la versión alemana, la propuesta es abandonar la práctica de otorgar incrementos salariales atados a la inflación, y sólo aumentar sueldos “por productividad”. Ese modelo ha resultado útil en Alemania, con una fuerte dinámica productiva y exportadora, pero resulta una trampa para los asalariados del resto de los países europeos. La segunda forma de ataque consiste en presentar al salario y a las jubilaciones como obstáculos para la recuperación económica. Para los Estados, esos “gastos” impedirían reducir el déficit de sus cuentas, que en buena medida fue generado por la crisis, poniendo en riesgo la viabilidad del pago de la deuda pública. Para el sector privado, el salario sería un obstáculo para lograr la “competitividad externa” que permitiría recuperar las ventas mediante la colocación de productos en terceros países. Además de ser profundamente antisocial, el enfoque sólo provocará más contracción económica ya que los famosos “mercados externos” son cada vez más una ilusión óptica, en la medida en que se sigue destruyendo el poder adquisitivo de los trabajadores ocupados.

La suba del precio de los alimentos, producto de la especulación financiera, está poniendo en peligro la estabilidad social en numerosos países. Se calcula que los 50 países más pobres afrontarán en el muy corto plazo serias dificultades para alimentar a buena parte de su población.

Si bien no es la única causa, los precios crecientes de los alimentos y el alto desempleo, especialmente entre los jóvenes, han sido factores que contribuyeron a la explosión de numerosas rebeliones en el mundo árabe, que a su vez atizaron los temores occidentales, y llevaron el precio del barril de petróleo hasta los 100 dólares.

No es sólo la juventud en el mundo árabe la que se siente excluida y sin futuro. La juventud en buena parte de Europa no tenía un horizonte atractivo ya antes de la crisis, y el nuevo escenario agudizó su precariedad laboral y social. Los “indignados” de España son sólo parte de un amplio espacio social extendido por toda la Europa pródiga, que comienza a visualizar la vinculación entre las políticas implementadas por los partidos políticos y el sometimiento de los mismos a los dictados del capital financiero. La caída electoral del PSOE, partido que lleva adelante el “ajuste” reclamado por el Banco Central Europeo, generó nuevas preocupaciones en “los mercados” que leyeron con inquietud el resultado electoral español y el surgimiento de nuevos movimientos de protesta.

Entre los antecedentes recientes del movimiento español “por una democracia real” está el ejemplo de Islandia, cuya población ha rechazado mediante un plebiscito hacerse cargo de las aventuras del capital financiero islandés, como el ejemplo masivo y participativo de sus vecinos árabes del otro lado del Mediterráneo.

La resistencia social se sostiene en Grecia, y se expresa en los 14 paros generales desde el inicio de la crisis. A ese país la Unión Europea le exige privatizar activos públicos por valor de 50.000 millones de euros, aunque su deuda sea 7 veces superior, y por lo tanto no alcance para “tranquilizar a los mercados”. Las nuevas medidas que se le imponen no pueden resolver el tema del endeudamiento, pero obligan a transferir áreas públicas rentables al capital del norte de Europa. En Portugal, para acceder a un salvataje financiero, también se ha adoptado un severo plan contractivo.

La persistencia del enfoque conservador sólo agudiza los dolores sociales, y pone lentamente en movimiento fuerzas de resistencia. Ante estos signos de vitalidad social inesperados, los “mercados” se inquietan, exigen sacrificios adicionales y provocan nuevas fluctuaciones especulativas que agravan los sufrimientos.

El orden precrisis parece haber generado un proceso de activación política, a pesar de que nada estructural, por ahora, ha cambiado.

Quizá la explicación de por qué no se ha resuelto ninguno de los grandes problemas que han surgido con la actual crisis –salvo el rescate a los grandes bancos y fondos de inversión– y se continúan acumulando problemas, dificultades y sufrimientos, esté escrita por Bernard Sanders, senador norteamericano por Vermont, en abril de 2010: “Todo (norte)americano debería entender que el desafío con el que estamos lidiando en el Senado no es si el Congreso puede regular a Wall Street, sino en qué medida Wall Street regula el Congreso”.

Ahora que el capital financiero ha dejado de ser el único protagonista activo en un mundo de sujetos pasivos o cooptados, es probable que la crisis se acentúe, ya que se acotan las fantasías de “ajuste infinito” y aparecen los límites reales a la rentabilidad de los especuladores internacionales. Pero también comienzan a aparecer los apoyos políticos imprescindibles para soluciones innovadoras, más profundas y más humanas

* Director del Programa Interdisciplinario para el Seguimiento de la Crisis del Orden Económico Mundial (Universidad Nacional de General Sarmiento), en cuyo marco se realizó este trabajo.

Compartir: 

Twitter
 

La resistencia social se sostiene en Grecia y se expresa en los 14 paros generales desde el inicio de la crisis.

crisis

global

-A casi tres años del estallido de la crisis, sus efectos han golpeado a casi todo el planeta, con diferente intensidad y distintos resultados.

-El G-20, que mostró voluntad de introducir cierto orden, fue abandonando ese impulso, debilitado por múltiples discrepancias internas y falta de voluntad reguladora.

-El fracaso del enfoque general adoptado para salir de la crisis es evidente.

-La suba del precio de los alimentos, producto de la especulación financiera, está poniendo en peligro la estabilidad social en numerosos países.

-Es probable que la crisis se acentúe, ya que se acotan las fantasías de “ajuste infinito” y aparecen los límites reales a la rentabilidad de los especuladores internacionales.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.