cash

Domingo, 2 de octubre de 2011

MUNDO FINANCIERO > SINCERIDAD BRUTAL

Un sueño

 Por Carlos Weitz

“Desde hace tres años me voy a la cama cada noche soñando con otra recesión. La crisis es un sueño hecho realidad para los que buscan hacer dinero.”
Alessio Rastani, operador financiero entrevistado esta semana por la BBC.

“Yo tengo un sueño.” Con estas cuatro sencillas palabras inició Martin Luther King una de las piezas oratorias más célebres pronunciadas contra el racismo. Esa hermosa plegaria enunciada por el líder de los derechos civiles norteamericanos pasó a integrar una tradición milenaria de sueños que han acompañado al homo sapiens desde su origen. A lo largo de la historia hemos soñado con utopías, muchas de las cuales se han ido convirtiendo en realidades con las que nos hemos acostumbrado a convivir. Hemos soñado con cuevas (no con las financieras, que vinieron muchos siglos más tarde) donde poder guarecernos de las fieras y descansar seguros. Hemos soñado con navegar océanos que parecían interminables. Hemos soñado con pisar la Luna. Hemos soñado con tratar enfermedades incurables y con construir sociedades más justas e igualitarias donde nuestros hijos y nietos pudieran desarrollarse en paz.

Pero, evidentemente, no todos soñamos en la misma frecuencia. Esta semana, Alessio Rastani le confesó al mundo cuál ha sido su principal sueño en estos últimos años. Alessio se define a sí mismo como un operador bursátil independiente, cuyo oficio es fabricar dinero a partir de los vaivenes del mundo financiero, en especial en épocas de vacas flacas. Reporteado en su carácter de especialista financiero por la cadena de televisión inglesa BBC en relación con cuál debería ser la respuesta gubernamental a la crisis internacional, respondió muy seguro y sin inmutarse: “A mí no me interesa lo que hagan los líderes políticos, yo soy un especulador y mi objetivo es hacer dinero, hace tres años que me voy a la cama soñando que suceda lo que está pasando actualmente, una recesión. La crisis es un sueño hecho realidad para aquellos que quieren hacer dinero”.

Rastani ejemplificó señalando que la crisis mundial de 1930 constituyó, para algunos sofisticados operadores del mundo financiero, una excelente oportunidad de ganar dinero implementando “estrategias correctas”, diseñadas obviamente por especialistas como él mismo. El tono provocativo y escandaloso de sus declaraciones no parece un relato onírico desprevenido de un paciente angustiado ante su psicoanalista, sino más bien la fría declaración de un operador que aprovecha su minuto de fama mundial (en realidad el reportaje duró tres minutos) para así hacerse conocido y poder ofrecer sus servicios financieros a potenciales –y asustados– nuevos clientes.

Rastani no ahorró crudezas cuando comparó la crisis actual con un cáncer que no va a de-

saparecer sólo con voluntarismo. Sus opiniones no se limitaron al ya bastante caldeado mundo financiero, sino que penetraron en el universo de la política internacional. Mirando fijamente a los espectadores del canal inglés explicó que, a diferencia de lo que algunos creen, el mundo occidental no está gobernado por los líderes políticos elegidos democráticamente, sino por el banco de inversión norteamericano Goldman Sachs, al que no le importan los paquetes de ayuda que elaboran los distintos países.

Para terminar de aterrorizar a la desprevenida e inocente audiencia, Rastani pronosticó que “el fondo de rescate para los países europeos no va a funcionar. Estoy bastante seguro de que el euro se va a estrellar porque los mercados se rigen ahora por el miedo. La gente debe estar preparada ya que en los próximos doce meses sus ahorros van a desaparecer y esto sólo será el comienzo”. Si bien el tono y el contenido desarrollado por Rastani parecen buscar primordialmente llamar la atención sobre su persona, hay un punto en lo que dice el provocativo operador que es cierto: inversores sofisticados del mundo financiero pueden hacer mucho dinero apostando al derrumbe de empresas o de países cuando éstos se debilitan. En estos casos, el sueño de unos pocos acelera la pesadilla de muchos

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    ¡SANTA RESPUESTA!
    DIEZ PREGUNTAS BASICAS SOBRE IMPUESTOS Y EQUIDAD
    Anticipo, sintetizado, del texto del...
    Por Jorge Gaggero
  • POLéMICA SOBRE LA EXPRESIóN “RECURSOS NATURALES”
    Patrimonio natural
    Por Silvia Lilian Ferro
  • OPINIóN. CRISIS GLOBAL Y LA PERSPECTIVA CONSERVADORA
    Liberalismo crepuscular
    Por Ricardo Aronskind
  • PERSPECTIVAS DE LA ECONOMíA DE CHINA Y ALZA DE LAS PROPIEDADES
    Especulación inmobiliaria
    Por Marcelo Justo
  • OPCIONES DE FINANCIAMIENTO EN LA BOLSA PARA PEQUEñAS Y MEDIANAS EMPRESAS
    Ventana pyme
    Por Cristian Carrillo
  • MUNDO FINANCIERO > SINCERIDAD BRUTAL
    Un sueño
    Por Carlos Weitz
  • ENFOQUE
    Datos duros
    Por Claudio Scaletta
  • OPINIóN > DESINDUSTRIALIZACIóN Y ENDEUDAMIENTO. ANTECEDENTE DE LA CONVERTIBILIDAD
    A treinta años de la tablita
    Por German Herrera
  • suma cero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.