cash

Domingo, 2 de diciembre de 2012

LA UNIDAD PARA EL CAMBIO RURAL Y EL PROGRAMA DE SERVICIOS AGRíCOLAS PROVINCIALES

Potenciar economías regionales

En el encuentro anual realizado en San Juan, organismos estatales dedicados a desarrollar la economía rural exhibieron avances en el financiamiento a pequeños productores, como así también plantearon los desafíos sectoriales.

 Por Nestor Restivo

Por décadas, en la lógica de valoración financiera que colonizó a la economía nacional, las producciones regionales y el desarrollo rural de las provincias quedaron a la deriva. Desde los ’90, sólo complejos como el sojero y el maicero, es decir, redes típicamente pampeanas, muy competitivas y conectadas con los circuitos tecnológicos y financieros globales, fueron jugadores de peso internacional. Como excepciones, por su también alto grado de competitividad, podrían agregarse la producción de limones de Tucumán y la de vinos en Cuyo, hoy extendida a zonas más al sur y más al norte. Pero el resto quedó muy atrás. Y ese “resto”, dice Jorge Neme, director ejecutivo de UCAR y del Prosap, es muy vasto: nogales, olivos, cebolla, ajo, hortalizas; carnes ovina, caprina y porcina; damascos y duraznos, peras y manzanas, cerezas. “Son más de 30 cadenas productivas que por diversas razones no son aún competitivas a escala mundial. Básicamente, por la falta de inversiones que sufrieron desde mediados de la década del ’70”, afirmó Neme a Cash.

La Unidad para el Cambio Rural y el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales realizaron esta semana, en San Juan, su Encuentro Anual. La UCAR es el organismo que desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca administra y gestiones los programas de desarrollo rural que cofinancian, entre otros, el BID, el Banco Mundial, la CAF, la FAO, el IICA, la Unión Europea, el Fondo de la Cuenca del Plata y próximamente el Banco de Desarrollo chino. Y entre esos programas, el de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap) es el más ambicioso.

El encuentro en San Juan fue rico en varios aspectos. Uno fue la convocatoria a las juventudes de la Federación Agraria y Coninagro, entidades que en su momento adhirieron a la llamada Mesa de Enlace con CRA y la Sociedad Rural, para que se sumen a la tarea del desarrollo rural en zonas extrapampeanas, donde estos proyectos ponen énfasis. “El hijo de un chacarero mediano productor –dijo Neme–, alguien con un predio de 300 hectáreas, hoy tiene un techo en la zona núcleo, no puede crecer por el precio de la tierra. Y por otro lado tiene un conocimiento del negocio que podría expandir más en otras cadenas productivas de las provincias. Es un activo que falta en esos territorios, un actor con experiencia que queremos sumar a nuestros programas.”

Desde mediados de los años ’70, poco se hizo por falta de políticas públicas, menos aún, invertir en Investigación y Desarrollo, por ejemplo en semillas, según lo señalado en uno de los paneles del encuentro. Las inversiones que se vienen encarando, se explicó, cubren de a poco la desinversión de más de tres décadas en infraestructura básica. Desde 2009, hubo más de 1000 millones de dólares ejecutados en casi cien programas de riego, electrificación de mediana tensión, caminos rurales y otras obras públicas para mejorar las producciones regionales y, con ellas, las condiciones de vida de los pobladores y pobladoras rurales. Entre varios otros casos, se citaron los programas de clusters de frutas finas en el sur o de frutas tropicales en Orán (Salta), las obras del valle inferior del Chubut o el desarrollo de microproducciones en los valles calchaquíes del NOA. “En todos los casos se trata de dar competitividad, generar valor y empleo”, indicó Neme.

En 2010/11, los planes de la UCAR beneficiaron a unas 122 mil familias rurales, con 225 mil hectáreas totales, alcanzadas con proyectos de rehabilitación de canales de riego, 478 kilómetros de caminos rurales y 4825 kilómetros de tendido eléctrico. Actualmente, se comentó en el congreso en San Juan, hay dos programas en ejecución, muy importantes, del BID, por 430 millones de dólares y otro del BM por 300 millones. Y con ambas entidades se negocian otros por montos similares para 2013.

Asimismo, se anunció que el BID aprobó un crédito de 60 millones de dólares para fortalecer la competitividad del sector forestal, que se suman a los 30 millones de dólares que habían aprobado hace unos meses para productores de Chaco y Entre Ríos, que serán ejecutados a través de la UCAR. La forestal es otra de las actividades involucradas en estos programas.

Durante el Encuentro, Neme confirmó que la Jefatura de Gabinete de ministros se comprometió a generar un proyecto para el Prosap, ejecutado por la UCAR, por un monto de 500 millones de dólares, que será “el más grande del mundo en financiación agropecuaria otorgado por el Banco Mundial”. Además de Neme, otras autoridades del Ministerio de Agricultura y del gobernador anfitrión, José Luis Gioja, participaron expertos en territorio y desarrollo, economías regionales, construcciones institucionales, innovación tecnológica, políticas productivas y desarrollo de mercados para la pequeña producción.

Gioja sostuvo que “estamos orgullosos de recibir al Prosap y la UCAR, que miran al interior profundo del país. Aquí en San Juan hicieron mucho y ratifican unos de los objetivos centrales del gobierno nacional”. La gestión de agua para riego fue un tema central de los debates, que contaron con la presencia de expertos de América latina (Brasil, Colombia y México) y de Asia (China e India), así como de los organismos prestamistas, quienes expusieron sobre desarrollo y combate a la pobreza, seguridad alimentaria, inequidad territorial y en la distribución de infraestructura, tecnología de información aplicada a la agroganadería y otros ítem del desarrollo rural. También hubo talleres sobre diversos temas, como oportunidades de las negociaciones internacionales de cambio climático, y el foro para juventudes de la FAA y Coninagro que trabajan en la Pampa Húmeda para que apliquen su conocimiento en economías regionales

Compartir: 

Twitter
 

“Los planes de la UCAR beneficiaron a unas 122 mil familias rurales”, explica Jorge Neme.
Imagen: DyN

campo

productores

-Desde mediados de los años ’70 se hizo poco, por falta de políticas públicas para fomentar la economía rural del pequeño productor.

-Las inversiones que se vienen encarando cubren de a poco la desinversión de más de tres décadas en infraestructura básica.

-Desde 2009, hubo más de 1000 millones de dólares ejecutados en casi cien programas de riego, electrificación de mediana tensión, caminos rurales y otras obras públicas.

-Inversiores para mejorar las producciones regionales y, con ellas, las condiciones de vida de los pobladores y pobladoras rurales.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.