cash

Domingo, 17 de marzo de 2013

PARIDAD FUTURA DEL DóLAR, RIESGO PAíS Y COBERTURA DE DEFAULT

Temporada de rumores

La city renueva cada semana versiones vinculadas con el mercado cambiario o de deuda. Así va construyendo un escenario de incertidumbre al servicio de movimientos especulativos en instrumentos sofisticados de cobertura.

 Por Cristian Carrillo

El desarrollo de nuevos instrumentos para cubrir pérdidas en escenarios inestables imprime una mayor volatilidad a los mercados. Lo mismo sucede con los relevamientos y fallidos pronósticos que realizan calificadoras e instituciones financieras. La sofisticación de los mercados bursátiles permite multiplicar las alternativas para obtener una renta positiva, tanto en contextos de crecimiento como de depresión. La bancarrota puede entonces ser una excelente noticia para un inversor que supo comprar un activo que lo cubra de ese acontecimiento. Los problemas éticos surgen cuando se fuerza la desventura para capitalizar la cobertura.

El ejemplo de este accionar es el doble juego que realizan actualmente los fondos buitre, que litigan contra el Estado argentino por sus tenencias en bonos defolteados en 2011, mientras que a la vez adquieren certificados contra la reiteración de ese evento. A estos grupos especulativos les da lo mismo cobrar sus tenencias o llevar al país a una cesación de pagos.

En los últimos días se buscó explicar la fuga especulativa de dólares a partir de un rumor acerca de que la Emerging Markets Trade Association (EMTA) dejaría de relevar entre asociados la paridad cambiaria esperada entre el peso y el dólar. La EMTA realiza una encuesta de expectativas sobre el precio del dólar, cuyo resultado es utilizado en contratos negociados en Nueva York. Desde el Banco Central minimizaron cualquier impacto local y señalaron que el rumor busca presionar un desdoblamiento cambiario con un mercado oficial y otro informal, algo que beneficiaría a los bancos que pueden arbitrar en ambas plazas. Entre los miembros de EMTA se encuentran Bank of America, Merrill Lynch, Barclays, BNP Paribas, Citigroup, Crédit Suisse, Deutsche Bank, Goldman Sachs y J. P. Morgan Chase.

La metodología utilizada por la EMTA es similar a la del cálculo de la tasa de interés interbancaria de referencia Libor, cuya estimación fue manipulada por directivos de bancos que integraban la muestra. También hay coincidencia en las entidades financieras que intervienen. Al menos cuatro grandes bancos europeos, como Crédit Agricole, HSBC, Deutsche Bank y Société Générale, están involucrados en conexiones con el ex operador de Barclays, Philippe Moryoussef, para coordinar alzas o bajas en la tasa de referencia.

Estos relevamientos se complementan con instrumentos de cobertura. En este sentido, el uso de los Credit Default Swap (CDS) es uno de los más difundidos. Es un contrato en el que una de las partes compra protección ante riesgo de default de una cantidad (nominal) de bonos o deuda de un emisor determinado y en un tiempo establecido. Sin ahondar en las deficiencias técnicas de su cálculo, basta nuevamente con enumerar los integrantes del comité que decide si un país incurrió en default. La International Swap and Derivaties Association está integrada por los principales holdings financieros de Estados Unidos, Europa y Japón, con presencia de fondos especulativos, como BlueMountain Capital, Citadel, Shaw Group, Elliott Management y Pacific Investment Management.

Otro ejemplo, que en la Argentina sigue siendo un mecanismo difundido de consulta, es el riesgo país. Un cotejo que realiza la banca de inversión J. P. Morgan entre bonos del Tesoro estadounidense y títulos con similares características en otros países. De ese cálculo deviene la primera arbitrariedad. La construcción del indicador para el caso argentino contempla los bonos Global 2017, Par y Discount, emitidos durante el canje, nominados en dólares y bajo la legislación de Nueva York, que en conjunto tienen una menor carga sobre el total de la deuda argentina, pero son tomados como un todo. Se le suma el hecho de que se comparan bonos que en esencia son distintos. Un bono en Estados Unidos en dólares siempre tendrá necesariamente un menor riesgo de default que uno similar en otro país, que no cuenta con la posibilidad de emitir la moneda pactada para el pago de compromisos

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La especulación sobre la paridad cambiaria domina negocios en la city.
Imagen: Guadalupe Lombardo

el buen inversor

-Orocobre, controlada por el grupo Toyota y la estatal jujeña Jemse, inició la construcción de la primera planta industrial de litio en la zona del Salar de Olároz.

-Scania invertirá este año 15 millones de pesos para incrementar un 27 por ciento la producción de su planta en la provincia de Tucumán.

-Banelco estrenó su nueva identidad visual a partir del 14 de marzo, con nuevo logo, el cual surgió de un concurso de diseño en 2011.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.