cash

Domingo, 1 de diciembre de 2013

LA RENUNCIA DE MORENO

La rebelión de Atlas

 Por Diego Rubinzal

La figura del ex secretario de Comercio Guillermo Moreno concita adhesiones y rechazos. La remoción del funcionario fue reclamada en múltiples ocasiones por diversos sectores políticos y empresariales.

Las presiones arreciaron cuando Cristina Fernández de Kirchner asumió su primer mandato. Los embates contra Moreno se intensificaron luego del voto “no positivo” del vicepresidente Julio Cobos durante el tratamiento legislativo de la Resolución 125. En ese momento, la diputada Patricia Bullrich reclamó su inmediato “despido”, puesto que “no se puede generar la confianza que se necesita con funcionarios que han generado incertidumbre”.

La embestida se renovó en ocasión de la derrota oficialista en las elecciones legislativas de 2009 en la provincia de Buenos Aires. El candidato más votado en ese distrito, Francisco de Narváez, sostuvo que “si se retira Moreno van a comenzar los cambios...(el funcionario) es un emblemático de las políticas equivocadas, que se maneja permanentemente con arbitrariedad en el manejo de la cosa pública. Estamos a la deriva, necesitamos un cambio de políticas”. Más cercano en el tiempo, el grupo Clarín lo denunció por “abuso de autoridad” debido a su participación en la asamblea anual ordinaria del conglomerado mediático. Por su parte, el diputado del peronismo opositor Eduardo Amadeo lo acusó del supuesto delito de “coacción agravada e intimidación pública”. En esa asamblea, Moreno había expresado que el grupo era “una empresa oscura donde esconden los datos a sus propios accionistas y juegan con la plata de todos los jubilados... ¿cómo los inversores van a tener confianza en esta compañía que no cumple con lo que el marco regulatorio exige?, ¿cómo vamos a ampliar el capital si no cumplen con la ley?... ustedes han bastardeado el activo de esta sociedad. Cambien la conducta que están teniendo porque nos están llevando a la quiebra”.

Las críticas contra Moreno solían concentrarse en su carácter temperamental. Lo cierto es que ese tipo de planteos empobrecía un debate cuyo eje central debería haber sido la efectividad de las políticas implementadas por el ex secretario de Comercio. Sin embargo, la inquina proveniente desde ciertos círculos empresariales estaba más allá de los errores o aciertos de su gestión. Las críticas al “estilo” Moreno destilaban en realidad un rechazo al renovado activismo estatal. Por ejemplo, el presidente de la cadena de supermercados La Anónima, Federico Braun, sostuvo que “la Argentina es un poco surrealista; sobre todo para los empresarios, que tenemos que soportar a ciertos secretarios de Comercio... Algún día voy a escribir un libro sobre alguno de ellos”. Ese comentario fue acompañado por una serie de consideraciones que comparaban la actualidad argentina con una famosa novela de Ayn Rand (La rebelión de Atlas) que es elevada a categoría de “Biblia” por los sectores ultraliberales. Rand considera al egoísmo y la avaricia como motores del progreso personal y califica a los pobres como “parásitos” sociales. Braun culminó su exposición manifestando su esperanza de que la sociedad argentina, al igual que lo que ocurre en el final del libro, pueda liberarse del “Estado controlador”

[email protected]

@diegorubinzal

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.