cash

Domingo, 19 de enero de 2014

GESTIóN DE GOBIERNO, CONTRADICCIONES Y DEMANDAS SOCIALES

Tensiones creativas

El autor afirma que los logros sociales de la experiencia kirchnerista son tan grandes como los desafíos que debe enfrentar en los próximos dos años. Una exposición de Alvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, ofrece el marco conceptual.

 Por Carlos Andújar *

Hacia fines de 2011, Alvaro García Linera, vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, realizó el discurso en la inauguración del VI Foro Internacional de Filosofía de Venezuela. En el mismo disertó sobre el Estado, la construcción de hegemonía y las contradicciones del proceso revolucionario en Bolivia. El discurso completo puede verse en http://www.youtube.com/watch?v=rTD6GFPEuMc

Hacia el final, García Linera menciona que en el proceso de transición al socialismo que vive Bolivia se generan nuevas contradicciones, que él denomina tensiones creativas, que no fueron pensadas ni por Marx, Mao o Lenin. Tensiones que aparecen, a su modo y con sus características particulares, también en otros países.

La primera es la contradicción entre el Estado como monopolio concentrador de las decisiones y los movimientos sociales como democratización del poder. Si se concentran excesivamente las decisiones, afirma, el Estado se separa de la sociedad, vuelve a constituirse una nueva elite de los poderes. Pero si se democratizan todas las decisiones, se paralizan, y las consecuencias de ello las pagan los compañeros que necesitan hospitales, escuelas, carreteras.

La segunda contradicción es la tensión entre el apego al núcleo duro social de las clases populares movilizadas que apoya la revolución y la necesidad de irradiarse a otras clases sociales para construir hegemonía, liderazgo intelectual y moral.

Un bloque social revolucionario, menciona Linera, es hegemónico porque tiene la capacidad de expandirse intelectual y moralmente a otras clases sociales distintas de sí, pero si se extiende demasiado se corre el riesgo de hacer demasiadas concesiones, flexibilizaciones que hacen perder el núcleo duro social. No se puede irradiar a todos lados porque al final el núcleo duro te abandona, y cuando haya problemas, ¿quién va a dar la cara? Este es el problema de la construcción hegemónica.

La tercera está dada por la lucha entre los intereses universales y los intereses gremiales, locales y sectoriales. La Central Obrera Boliviana, recuerda Linera, reclamó este año, y tienen razón en reclamar, que las reservas internacionales, que son patrimonio de todos, se convirtieran en mejoras salariales para su sector, y ellos son compañeros, han peleado contra la oligarquía, pero ahora la mirada no es universal. Las reservas internacionales son para industrializarse y lo que genera, para mejorar salarios. Este tipo de tendencias localistas genera contradicciones: es necesario mantener un proceso de debate y explicación permanente.

La cuarta tensión se centra en el desarrollo y la expansión de la economía por un lado, y la defensa de la madre tierra y la preservación del medio ambiente por el otro. Marx dijo: “Hay que humanizar la naturaleza y desnaturalizar al ser humano”. Pero se necesita generar luz, y otros dicen no hacer la represa. ¿Qué hacer como gobernante? Si no hace la represa, no habrá luz y a los dos años los que apoyaron, y la clase media, lo cobrarán. Pero también se debe respetar el bosque para preservar la naturaleza, y preservarse como ser humano. Contradicciones creativas al interior del proceso revolucionario, concluye, y que tal vez haya muchas más: “Las estamos viviendo hoy, las seguiremos viviendo, emergerán otras a futuro, no importa”.

Los logros sociales de la experiencia kirchnerista son tan grandes como los desafíos que debe enfrentar en los próximos dos años. ¿Qué grado de participación real y auténtica dará a los movimientos sociales de base en las decisiones económicas que se implementen? ¿Cómo intentará construir apoyo y legitimidad después del 54 por ciento de 2011 y el 34 por ciento de 2013? ¿Intentará expandir su núcleo duro irradiándose a los grupos concentrados de poder, las clases medias o hacia las populares? ¿Con qué concesiones? ¿Cómo resolverá las distintas demandas sectoriales? ¿Quién y qué deberá esperar? ¿Cómo se resolverá la cuestión energética? ¿Qué recursos tendrá y querrá movilizar contra las multinacionales extractivas y los complejos sojeros?

Cómo y cuándo se resuelvan estas tensiones, entre otras, construirá el futuro de esta experiencia populista. La crisis consiste para Gramsci en que lo viejo muere y lo nuevo no puede nacer. Es hora de que nazca.

* Docente UNLZ FCS.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Alvaro García Linera, vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

Populismo

Desafíos

-Alvaro García Linera, vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, realizó el discurso en la inauguración del VI Foro Internacional de Filosofía de Venezuela.

-Mencionó que en el proceso de transición al socialismo que vive Bolivia se generan nuevas contradicciones.

-Una es entre el Estado como monopolio concentrador de las decisiones y los movimientos sociales como democratización del poder.

-Otra es por la lucha entre los intereses universales y los intereses gremiales, locales y sectoriales.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.