cash

Domingo, 25 de septiembre de 2005

EL BAúL DE MANUEL

El baúl de Manuel

 Por Manuel Fernández López

¿Volverán las oscuras inversiones?

Se comenta la posibilidad de nuevas inversiones extranjeras, cifrando en esa posibilidad de proseguir en el futuro con la tasa de crecimiento de los dos últimos años. En esto no se habla claro, ya que las “inversiones” extranjeras pueden ser de cartera o directas. Las inversiones de cartera son colocaciones de fondos del exterior en papeles financieros, generalmente acciones, que no representan ninguna creación de capital reproductivo. Las inversiones directas sí están vinculadas con la actividad productiva, pero no hay ninguna garantía de que contribuyan a resolver ni a paliar el grave problema social de un país en que el 40 por ciento de sus habitantes está sujeto a pobreza y desocupación. Cualquier inversión que venga mirará dónde obtiene más rentabilidad, no el beneficio que produce en la sociedad. En verdad, la inversión tiene facetas buenas y malas. El crecimiento depende del crecimiento del capital reproductivo, pero la decisión de invertir o acumular depende de cierta cultura favorable al ahorro y de la inequidad social, que permite que la posibilidad de ahorrar se concentre en aquellos dispuestos a invertir. Por otra parte, la inversión es favorable a la creación de empleo: en eso consiste el “multiplicador” de Keynes; pero al aumentar la capacidad productiva, la inversión en cierto punto desencadena recesiones: ése es el resultado del mecanismo del “acelerador”, de Aftalion-Clark. En el decenio de 1930 Haberler clasificaba toda una familia de teorías del ciclo como “teorías de la sobreinversión”. Hay, sin embargo, un tipo de inversión que jamás es excesiva, no provoca ciclos económicos, la duración de su rentabilidad es la más larga posible, y permite que la misma sea captada por los sectores pobres y desamparados: la inversión en capital humano. Se coincide en que los hijos de los marginales dentro de diez años serán inservibles, para sí mismos y para la sociedad. La ley prescribe enseñanza pública, obligatoria y gratuita. La “obligatoriedad” puede asimilarse al sistema de internados, con doble escolaridad, donde el Estado brinde educación, alimentación, alojamiento e indumentaria de los educandos. Los niños estarían en tales escuelas de lunes a viernes, y al fin de cada semana se les devolvería a sus familias con 50 pesos en ticket-canasta. Sólo la construcción de las escuelas sería un factor reactivador de la economía.

... que las hay, las hay”

La especie humana exhibe contradicciones sorprendentes. Hoy veíamos la interminable fila de habitantes de Houston huyendo, presas del pánico, para no ser víctimas del huracán Rita. Huían, claro, en sus automóviles, consumiendo nafta y despidiendo con ello cantidades enormes de dióxido de carbono, el principal gas responsable del cambio climático que originó la reciente mayor violencia de los huracanes tropicales. El automóvil, en efecto, fue una de las maravillas del siglo 20, y su producción y consumo masivo, obra de Henry Ford, desencadenaron la lucha por dominar en el planeta sus yacimientos petrolíferos y otras fuentes de energía. Además, fue genuinamente un fruto de la sociedad norteamericana. El teórico del crecimiento económico y apólogo de la sociedad norteamericana, Walt Whitman Rostow, señalaba el acceso al automóvil como un rasgo de la sociedad económicamente avanzada. Pero no fue sólo el automóvil el que desencadenó una fenomenal demanda y consumo de energía. EE.UU. se convirtió en una sociedad dominada por la energía, y la mayor consumidora de energía en el mundo. Hasta que comenzó a hablarse del “agujero en lacapa de ozono”, “efecto invernadero” y “cambio climático”, EE.UU. oficialmente respondió con soberbia y desdén hacia tales problemas. Seguramente diría, en su idioma, “a nosotros no nos va a pasar”. Y si les pasaba a otros países, ello nunca se asumió como su responsabilidad por EE.UU. Se comportaba como un polizón del planeta Tierra, adonde viaja produciendo daños ecológicos sin pagar el boleto correspondiente. El país emisor de un tercio de los gases contaminantes, rehusó suscribir el protocolo de Kyoto al convenio-marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, del 11 de diciembre de 1997. A todo ello, ya había invadido Irak, y la volvería invadir con razones espurias, demostrando su determinación para controlar las fuentes petroleras del planeta. El presidente de EE.UU., recientemente, se movió con visible negligencia para socorrer a Nueva Orleans –¿acaso por no ser una ciudad WASP, como gustaba alardear su padre?–. Y cuando menos se esperaba, un huracancito, Rita, fue creciendo en intensidad hasta superar a Katrina y azotar a Texas, la tierra del presidente, tierra arrebatada a México, poseída sólo por el derecho que da la fuerza. ¿Un castigo a la soberbia? Uno no cree en las brujas, pero...“

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa> PRESUPUESTO 2006
    El dueño...
    REPORTAJE EXCLUSIVO
    al secretario de Hacienda
    Por Fernando Krakowiak
  • BUENA MONEDA > BUENA MONEDA
    Enseñanzas
    Por Alfredo Zaiat
  • CONTADO > CONTADO
    Miradas extranjeras
    Por Marcelo Zlotogwiazda
  • INTERNACIONALES > LA IMPREVISTA RECONSTRUCCION DE NUEVA ORLEANS
    Un emperador sin dinero
    Por Claudio Uriarte
  • FINANZAS > PUJA DE ECONOMíA Y LA CITY POR LA TASA DE LOS NUEVOS BONOS
    Brasil como referencia
    Por Claudio Zlotnik
  • EL PROYECTO DE UNA NUEVA AUTOPISTA, INICIATIVA PRIVADA Y PEAJES
    “La historia será diferente”
    Por Cledis Candelaresi
  • PELEA POR LAS MAQUINAS TRAGAMONEDAS
    Pasión por el juego
    Por Fernando Krakowiak
  • AGRO > LA PRODUCCION MUNDIAL DE ALGODON AUMENTO MAS QUE EL CONSUMO GLOBAL
    China define el rumbo del mercado
    Por Susana Díaz
  • EL BAúL DE MANUEL
    El baúl de Manuel
    Por Manuel Fernández López
  • E-CASH DE LECTORES > E-CASH DE LECTORES
    Pymes

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.