cash

Domingo, 8 de junio de 2003

EL BAúL DE MANUEL

Baúl I y II

 Por Manuel Fernández López

Obras públicas
Me preguntan si las obras públicas pueden ser un camino para salir de la recesión. La respuesta es: puede que sí, puede que no, puede que “quién sabe”. En “puede que sí” se invoca el caso exitoso del New Deal de Roosevelt, que resolvió el problema de las inundaciones y desastres periódicos de una gran cuenca fluvial mediante una compleja red de obras de ingeniería, que incluía regulación hídrica, generación hidroeléctrica, sistemas de comunicación vial, etc. En la Argentina hay inundaciones periódicas en la Pampa y la Mesopotamia, una recesión de varios años, mano de obra desempleada y falta de obras de infraestructura. Pero tener una necesidad no es lo mismo que poder financiar los bienes que pueden satisfacerla. Roosevelt, apenas llegado al poder, hizo una apelación dramática a la población para que contribuyera. Aun así, el efecto expansivo se congeló en 1937 (también esa declinación se sintió en la Argentina) y, si hemos de llamar al pan pan y al vino vino, lo que generó pleno empleo fue la entrada de Europa en guerra, y de EE.UU. como proveedor de material bélico. Y por lo que se ve, sigue siendo su recurso para mantener cierto ritmo de actividad. En “puede que no”, debe recordarse que EE.UU. es un país-continente, que posee todos los recursos, que en 1933 ya había tenido su propia revolución industrial, para lo que tuvo antes que resolver vía guerra civil el conflicto Norte-Sur, y que su economía era virtualmente cerrada, por lo que cualquier impulso reactivador desarrollaba todos sus efectos dentro del propio país. La Argentina está casi en el polo opuesto. Es una economía chica, que ha desmantelado gran parte de su aparato productivo, quienes poseen recursos para ayudar difícilmente quieran hacerlo, y cualquier impulso expansivo provocaría una sustancial demanda de importaciones; para abrochar el tema, lo más probable es que una obra presupuestada en 1 millón termine costando 8 –los 7 restantes, a los bolsillos de los participantes en el proyecto, y de ahí a cuentas en el exterior y gastos suntuarios–. En puede que “quién sabe”, no se descarta que es posible seleccionar determinados sectores de actividad –por ejemplo, las viviendas para obreros– cuya expansión –suba de aranceles mediante– no signifique la compra de insumos del exterior, y donde los nuevos ocupados destinen sus nuevos ingresos al consumo de bienes producidos en el país.

Juego del exterminio
Las grandes potencias han invadido territorios ajenos para apropiarse de recursos naturales, masacrando a sus habitantes. Pocos se animaron a revelar sus planes de exterminio. A modo de juego, lea estos textos. Texto 1: “al exterminar a los seguidores de Saddam, cuyos yacimientos iban a ocupar, hacían simplemente lo que todo pueblo civilizado hace: absorbe, destruye, extermina. Si este procedimiento terrible de la civilización es bárbaro y cruel a los ojos de la Justicia y de la razón, es, como la guerra misma, como la conquista, uno de los medios de que la providencia ha armado a las diversas razas humanas, y entre éstas a las más poderosas y adelantadas, para sustituirse en lugar de aquellas que por su debilidad orgánica o su atraso en la carrera de la civilización, no pueden alcanzar los grandes destinos del hombre en la tierra. Puede ser muy injusto exterminar iraquíes, sofocar civilizaciones, conquistar pueblos que están en posesión de yacimientos privilegiados; pero gracias a esta injusticia, en lugar de permanecer abandonada a iraquíes, incapaces de progreso, está ocupada hoy por la raza caucásica, la más perfecta, inteligente, bella y progresiva de las que pueblan la tierra. La población del mundo está sujeta a revoluciones que reconocen leyes inmutables; las razas fuertes exterminan a las débiles, los pueblos civilizados suplantan en la posesión de los yacimientos a los iraquíes”. Texto 2: “Los secuaces de Saddam son una gran potencia respecto de nosotros, una república independiente y feroz. Es necesario que la civilización conquiste esos yacimientos: llevar a cabo un plan de operaciones que dé por resultado su aniquilamiento total, que sirva de baluarte al interés particular que vaya posesionándose de los yacimientos conquistados, teniendo siempre por vista el objeto primordial de la conquista de los yacimientos que hoy dominan secuaces de Saddam, poniendo bajo el amparo de los fuegos del cañón civilizador los yacimientos”. Ahora cambie “secuaces de Saddam” o “iraquíes”, por “salvajes” o “indios”; y “yacimientos” por “territorios” o “tierras”. ¿Adivina quién habla y a qué país se refiere? Solución: el Texto 1 es de D.F. Sarmiento, en El Progreso, Santiago de Chile (27/9/1844). El Texto 2 es de Mitre, en Los Debates, abril de 1852. Hablaban de suprimir al indio para aprovechar el potencial agroexportador de la tierra pampeana.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.