cash

Sábado, 30 de abril de 2005

FINANZAS › LA RESERVA FEDERAL AJUSTARIA OTRO CUARTO DE PUNTO LA TASA

Greenspan marca el ritmo

El titular de la banca central estadounidense, Alan Greenspan, subiría esta semana de 2,75 a 3 por ciento la tasa de corto. El petróleo por las nubes acerca nubarrones a la economía mundial.

 Por Claudio Zlotnik

Una de las definiciones que suelen dar los financistas acerca de las características de su propio negocio refiere a que “el dinero es lo más cobarde del mundo”. Cualquier desestabilización que pueda producirse en los mercados o la incertidumbre sobre lo que vendrá ahuyenta a los inversores. En el plano local, la indefinición judicial sobre el canje puso un freno a las inversiones bursátiles. Pero ése no fue el único hecho que moderó a los corredores. El contexto internacional también está jugando en contra. Al respecto, Alan Greenspan volverá a tener la palabra pasado mañana.

El consenso en la city indica que la Reserva Federal (banca central estadounidense) subirá otro cuarto de punto la tasa de corto plazo, del 2,75 al 3 por ciento anual. Más allá de la cuestión puntual, que dejará a la tasa en un pie de igualdad con la inflación minorista, la preocupación de los operadores pasa más por una cuestión de fondo: ¿la economía estadounidense se encamina a una convivencia entre tasas de interés altas con una marcada desaceleración en el crecimiento y una inflación en ascenso?

La Reserva Federal ya hizo severas advertencias sobre la inconveniencia del fuerte déficit gemelo (comercial y fiscal). Pero lo que alertó a los financistas fue que ese escenario pueda combinarse con una inflación mayor y una brusca desaceleración de la expansión económica. Los últimos informes oficiales sobre la marcha de la economía dieron indicios de que algo de eso podría ocurrir.

La culpa de que se agiten los fantasmas la tiene el petróleo. La volatilidad en el precio del crudo provocó una crisis a mediados de la década del ‘70 y a comienzos de los ‘80. En los últimos doce meses, el barril aumentó 50 por ciento, y los financistas temen que se repita aquella historia. Un reporte de la consultora M&S da cuenta de que, en 1974, el petróleo se encareció 167 por ciento y la inflación saltó 11 por ciento en Estados Unidos, provocando que el PIB se contrajera 0,5 por ciento. En ese contexto, la Reserva Federal subió la tasa de corto del 7 al 13 por ciento anual. En 1980, el crudo subió 66 por ciento y la inflación trepó al 13, con una contracción del PIB del 0,2 por ciento. Y a pesar de la calma petrolera de 1981, la inflación siguió alta, en el 10 por ciento. En aquel momento, la FED elevó la tasa del 10 al 18 por ciento anual.

El hecho de que la Argentina todavía se mantenga al margen de los mercados amortigua en forma notoria el impacto de la suba de la tasa internacional. Es el temor a una crisis en el principal mercado mundial el que afecta las decisiones de los corredores. A la espera del cierre del canje y de un acuerdo con el Fondo Monetario, los inversores miran con atención lo que sucede en Estados Unidos.

Compartir: 

Twitter
 

Alan Greenspan, presidente de la FED, preocupado por los déficit gemelos de EE.UU., seguirá elevando la tasa de corto.
 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.