cash

Domingo, 4 de septiembre de 2011

FINANZAS › LA RESERVA FEDERAL MANTENDRá TASAS CERCANAS AL CERO POR CIENTO HASTA EL 2013

Riesgo de nueva burbuja

Para no agudizar aún más la crisis, la banca central estadounidense mantendrá una política monetaria expansiva. La abultada liquidez puede alimentar el crecimiento de otra burbuja especulativa, esta vez con materias primas y el oro.

 Por Cristian Carrillo

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, preparó un discurso que convenciera a los mercados, pero sus definiciones generaron más interrogantes que certezas. El titular del banco más importante del mundo habló el viernes pasado durante la reunión de Jackson Hole, en Wyoming, Estados Unidos, donde no dio demasiadas precisiones acerca de las políticas que implementará para rescatar de la crisis al país líder de la economía global. En cambio, confirmó, por primera vez en la historia estadounidense, que la tasa de interés se mantendrá en los actuales niveles –actualmente de cero por ciento–, al menos, hasta 2013.

El compromiso de mantener una política monetaria laxa se convierte así en un seguro implícito de tasas para que los bancos salgan a prestar. La política de tasas bajas fue una de las responsables de la crisis subprime estadounidense bajo la tutela de Alan Greenspan, lo que convoca el temor a la formación de una nueva burbuja en contexto en que quedan escasas opciones para el exceso de liquidez. Las miradas a apuntan a una nueva burbuja en commodities de alimentos y en el oro.

En un documento titulado “La crisis”, que presentó en una conferencia en Brookings Institution, Greenspan reconoció que su administración se “sumió en un estado de complacencia tras las consecuencias modestamente negativas del colapso bursátil de 1987 y la burbuja de las puntocom”. Desde que dejó su cargo en 2006,

Greenspan es blanco de críticas por defender la desregulación del sistema financiero estadounidense y mantener en mínimos las tasas de interés durante la década del noventa y la primera parte de 2000. Cinco años después, el ex titular de la Fed admite que hubo supervisión deficiente del sistema.

Luego del estallido de la burbuja de las acciones tecnológicas sobrevino una política de recortes consecutivos en la tasa de referencia, que pasó de 6,3 por ciento en 2000 a 1,3 en 2004. El objetivo era evitar que se contrajera la actividad económica, en especial a partir de los atentados del 11 de septiembre. La política de dinero fácil se trasladó a una expansión inédita del crédito al consumo y a la compra de viviendas nuevas. Personas sin capacidad de repago accedían de esta manera a un mercado inmobiliario vedado, endeudándose a tasas irrisorias, mientras sus salarios se mantenían congelados.

El desenlace de esta política es conocido. La recesión que se inició con el sector inmobiliario –en 2008– fue encarada por la Fed, ya con Bernanke al frente, en una nueva etapa de reducción de tasas, sumada a una fuerte inyección de liquidez. Esto salvó a los grandes holdings bancarios de una quiebra generalizada. El viernes pasado, Bernanke aseguró que la Fed tiene herramientas adicionales para dar mayor estímulo a la economía y que está preparada para usarlas cuando sea necesario. Por lo pronto, como lo hizo su antecesor, se mantendrá la tasa de interés en cero dos años más.

La medida no garantiza que los bancos vayan a volcar mayores fondos a la actividad productiva. La expectativa de que el endeudamiento estadounidense requerirá de algún ajuste futuro mantiene deprimido el consumo presente, lo que complica todavía más la recuperación. En tanto, los inversores celebran la decisión de que se les asegure un horizonte estable de exceso de liquidez en el cual puedan llevar a cabo sus negocios. La búsqueda de rentabilidad además trasladará los capitales especulativos a inversiones que evidencien un buen desempeño, como son las materias primas, y a mercados emergentes, comenzando a gestarse, si no se aplican medidas adicionales, una nueva burbuja

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Ben Bernanke, titular de la Fed (banca central estadounidense).
Imagen: EFE

el buen inversor

-Biogénesis Bagó se convirtió en la primera compañía en obtener el permiso de importación, distribución y venta de su vacuna contra la fiebre aftosa en Estados Unidos.

-Cementos Minetti adoptó el nombre Holcim para todas sus operaciones en el país.

-Ford Argentina alcanzó la cifra de 450.000 pick up Ranger producidas en su Planta Pacheco.

-HH Developments comenzó sus operaciones en la Argentina con una inversión de 43 millones de dólares para la construcción de un emprendimiento en Zárate.

-La Salteña y Sancor Mendicrim lanzan la promoción “Cocinar de a dos es más fácil”, que se llevará a cabo entre septiembre y octubre.

-Tevelam, empresa argentina de equipamiento de audio profesional, firmó una alianza comercial y estratégica con Boehringer, de Alemania, para el desarrollo de sus productos en el país.

-En el marco de la nueva normativa de la Superintendencia de Seguros de la Nación, la española Mapfre abrió en el país una sucursal de su subsidiaria de reaseguros Mapfre Re.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.