cash

Domingo, 20 de enero de 2013

FINANZAS › ESPECULACIóN Y PRESIONES EN TORNO DEL MERCADO CAMBIARIO ILEGAL

La agitación blue

En dos semanas el dólar blue pasó de 6,80 a 7,50 pesos sin que ocurrieran hechos políticos o económicos que justificaran semejante movimiento. El Gobierno rechaza una devaluación que haría ganar fortunas a los especuladores.

 Por Tomás Lukin

La necesidad de una autorización de la AFIP para adquirir divisas cuando se viaja al exterior y la decisión del Banco Central de suspender la venta de moneda extranjera para atesoramiento representan dos medidas estratégicas que restringen la fuga de capitales y la posibilidad de corridas cambiarias. La difundida pasión argentina por el dólar, la falta de transparencia en el sistema para la compraventa de moneda extranjera instalado por el Gobierno, la presencia en los medios de pronósticos de un inminente desmadre cambiario y los movimientos especulativos desde distintos sectores de poder convirtieron a la volátil cotización del dólar “blue” (o ilegal) en el reemplazante del índice riesgo país (IRP).

La cotización del dólar blue que se difunde día a día a través de los medios registró una suba de 70 centavos, desde 6,80 hasta 7,50 pesos, en dos semanas sin que se observaran acontecimientos económicos o políticos que justificaran ese comportamiento. En esos quince días, la cotización del dólar que administra el Banco Central mantuvo su lento ritmo al alza y pasó de 4,93 a 4,96 pesos.

En ese escenario, el discurso de los economistas del establishment vuelve a ser el mismo que durante todas las crisis. Así como en 2001 y 2002 las autoridades tenían que actuar para calmar al “riesgo país”, el Gobierno debe intervenir para que el dólar blue deje de subir. Para eso, las alternativas que plantean los economistas de la city son dos: o bien levanta las restricciones vigentes o bien convalida una fuerte devaluación del tipo de cambio oficial. Dos alternativas que el Gobierno rechaza de raíz aunque reconoce que la creciente brecha entre las dos cotizaciones del dólar representa un problema sobre las expectativas y hace difícil que ambos precios confluyan.

El economista Ricardo Aronskind, de la UNGS-UBA, sostiene en su ya “viejo” libro Riesgo País que “la presencia permanente del IRP en los medios creó un espacio de ambigüedad discursiva, una suerte de malentendido colectivo que en los hechos era capitalizado por el bloque de poder dominante. Fue ese dominio ideológico y mediático sobre vastos sectores de población lo que permitió redireccionar las difusas y fragmentadas preocupaciones colectivas hacia la agenda de negocios de dicho bloque”.

Por su parte, la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, explicó en un artículo publicado recientemente en la revista Desafíos que “una corrección en la paridad cambiaria tendría efectos concretos y negativos sobre la economía en su conjunto por su impacto sobre los salarios y el nivel de los precios. Los datos objetivos de la economía indican que un ajuste de estas características no es necesario y, huelga decirlo, la transferencia de ingresos de aquellos que ganan y viven en pesos respecto de los (pocos) que tienen dólares sería brutal”.

Las explicaciones y argumentos que ofrecen Marcó del Pont y Aronskind conviven con un sistema de control instalado por el Gobierno, que tiene dificultades para canalizar las demandas genuinas de moneda extranjera para viajar, pero tampoco todos los que compran dólares, euros y reales blue son turistas angustiados. Entre quienes participan del mercado cambiario ilegal figuran aquellos individuos de alto poder adquisitivo que no pueden explicar el origen de sus fondos, quienes pretenden atesorar sus excedentes en dólares y también sectores que especulan con obtener una jugosa diferencia frente a una hipotética devaluación. Además, las tensiones y presiones alrededor del dólar blue funcionan como otra evidencia de la reticencia inversora de los sectores empresarios y la falta de alternativas para la colocación de excedentes de los sectores medios

Compartir: 

Twitter
 

La cotización del dólar blue tuvo una fuerte variación en la última semana.
Imagen: Guadalupe Lombardo

El buen inversor

-El Grupo Canale fue galardonado con el Premio ArgenINTA 2012 a la “calidad agroalimentaria” por su programa “Buen Apetito, Salud para todos”, que promueve una alimentación saludable en chicos de 4 a 10 años.

-Durante 2012, la segunda compañía cervecera del país, CCU Argentina, invirtió 143 millones de pesos para mejorar su equipamiento tecnológico en las plantas de Santa Fe y Luján.

-Nuevos aviones, nuevo logo. La empresa American Airlines presentó una nueva imagen institucional que estará presente en los Boeing 777-300ER que comenzarán a volar a fines de enero.

-La empresa 3M lanzó su línea Vuelta al Cole 2013, con los clásicos Post-it, las variedades de cinta Scotch y otros productos para las cartucheras de los niños y niñas.

-La compañía especializada en la venta de productos de entretenimiento, tecnología y música Musimundo abrió nuevas sucursales en Córdoba, con una inversión de un millón de pesos.

-La empresa Research in Motion, creadora de la marca BlackBerry, inauguró un centro de capacitación y desarrollo para crear nuevas aplicaciones. Está ubicado en el barrio de Palermo.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.