cash

Domingo, 4 de diciembre de 2011

DEBATE › COSTOS, SUBSIDIOS Y TARIFAS EN EL AUTOTRANSPORTE DE PASAJEROS

Control sobre las empresas

 Por Ruben A. Visconti *

En momentos en que el tema de los subsidios se ha tornado en un tema de actualidad, conviene aclarar algunos conceptos de las relaciones que deben existir entre los costos, los subsidios y las tarifas. Quiero referirme a un solo ejemplo y también a un solo ítem de los costos del transporte urbano de la ciudad de Rosario, impuesto por un reducido voto de 10 concejales contra una oposición de 8 votos, concejales del FpV no todos, a los cuales tuve oportunidad de asesorar al respecto.

En el costo del transporte urbano existe un rubro, el de los conductores, que influye del 45 al 50 por ciento en el costo total. Veamos cómo se calcula y cómo se ha calculado en la reciente elaboración de los costos del transporte urbano en Rosario.

Se estima que debiendo funcionar un bus 365 días al año durante un turno de 8 horas, turno que se elige con respecto a un horario de gran intensidad, para manejar ese bus se requiere un conductor y además otro adicional para que reemplace al primero, en sus ausencias por vacaciones, enfermedades probadas, feriados pagos y otros de menor cuantía que las normas legales fijan. Esta relación se inició, según pedido de las propias entidades patronales, en 1,43, o sea un conductor más una parte de otro fijada en 0,43. O sea, 255 días a cargo del conductor y 110 días a cargo de su suplente. La suma de las remuneraciones de ambos con sus respectivas horas extra y leyes sociales pasaban a constituir el numerador para la fijación de la incidencia del costo-conductor.

Pasado un tiempo, las autoridades modificaron esa relación llevándola a 1,578 con similar razonamiento anterior: la relación quedó así en 231 días y en 134 días. Pero en el último cálculo, por obra y gracia de qué razonamiento, la relación antedicha se elevó a 2,64, o sea un conductor que se duplica como si manejara con un copiloto o, más aún, no manejara un solo día. Las consecuencias son obvias, la incidencia del costo conductor en los costos se ha incrementado hasta límites absurdos.

Por lo demás, desde hace alrededor de 15 años funciona la tarjeta magnética, que produjo la reducción del ausentismo por enfermedad, que en París por las mismas razones se redujo en un 40 por ciento. En tanto aquí ha funcionado a la inversa.

Este solo ejemplo, que se puede ampliar a otros rubros, certifica que los costos están totalmente exagerados. Esto lleva a un segundo tema: el de los subsidios, que sólo se justifican cuando se aplican sobre costos correctos y no exagerados, ya que en este caso constituyen un beneficio adicional para las empresas. Los subsidios sólo corresponden ser aplicados cuando los costos reales son correctos, al margen de sobre qué sectores se aplican

* Titular de Costos en la FCEyE de la UNR.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.