cash

Sábado, 6 de noviembre de 2010

MUNDO FINANCIERO › GEORGE SOROS Y LA MARIHUANA

Un caño

 Por Carlos Weitz

Los intentos de legalizar el uso y la venta de pequeñas cantidades de marihuana en California se hicieron humo este martes cuando la llamada Proposición 19 cayó derrotada en las urnas con un 55 por ciento de los votos en contra de la medida. La legalización de la cuestionada hierba había encontrado un aguerrido defensor en el magnate húngaro George Soros, uno de los personajes más pintorescos y polémicos del mundo financiero internacional.

Nacido en Budapest en 1930, su padre logró salvarlo de la invasión nazi –pese a su condición de judío– cambiando su identidad. Al terminar la Segunda Guerra Mundial logró escapar de la ocupación soviética asistiendo a un congreso de esperanto que se celebraba en Occidente, que le permitió instalarse en Londres, donde trabajó como camarero y recolector de manzanas para costearse sus estudios universitarios. Finalmente viajó a los Estados Unidos, donde creó su famoso fondo de inversión Quantum, que le permitió amasar una inmensa fortuna especulando con activos financieros.

Soros ha atribuido sus triunfos en los mercados a los conocimientos que le transmitiera el filósofo Karl Popper a partir de su teoría de la “reflexividad”. Simplificando, Soros utiliza lo que Popper denominaba “falacias fértiles” para referirse a situaciones que, siendo objetivamente falsas, son consideradas como verdaderas. Siguiendo tal premisa se le atribuye la frase: “Encuentra una tendencia cuya premisa sea falsa, y apuesta tu dinero contra ella”. En 1992, sus “apuestas” contra la moneda inglesa le permitieron hacerse de una cifra cercana a los mil millones de dólares, luego de doblegar nada menos que al Banco Central británico.

Sus críticos sostienen que el financista ha tratado de blanquear su imagen de tiburón financiero a través de la filantropía, atacando al mismo sistema que le permitió amasar su fortuna. En 1997, publicó un libro titulado La amenaza capitalista en el que reclamaba mayores regulaciones para los mercados financieros. Su tarea filantrópica abarcó distintas áreas centrándose en la creación del Instituto para una Sociedad Abierta cuyos objetivos son: mejorar los derechos humanos, luchar contra la toxicodependencia, y desarrollar la libertad de información. Estos programas han incluido campañas en defensa de los derechos de los homosexuales, así como de la despenalización de las drogas.

Sobre este último punto, Soros publicó la semana pasada un controversial artículo en el Wall Street Journal, en el que defendió la abortada propuesta de legalizar la marihuana en California, causa para la que aportó cerca de un millón de dólares. Más allá de esta polémica puntual, Soros representa un modelo de financista atípico, que se compromete públicamente con opiniones polémicas sobre diversas cuestiones, defendiendo causas en las que apuesta su propio dinero.

Quizá sea cierto que los aspectos más interesantes de sus argumentaciones y sus éxitos financieros se nutren de los conocimientos que adquirió en su juventud al cursar la carrera de Filosofía en la London School of Economics. La relevancia del conocimiento filosófico en el desarrollo de otras disciplinas data de tiempos inmemoriales. Dejando de lado el ejemplo menor y puramente anecdótico de Soros, personalidades relevantes de la historia de la humanidad como Newton, Galileo, Pascal, Thomas Jefferson, Avicena o Leonardo Da Vinci han desarrollado el pensamiento filosófico, destacándose –sin embargo– en ciencias y artes supuestamente alejadas de ese conocimiento. En esos siglos, para poder ejercer la mayoría de las profesiones era necesario estudiar a fondo cuestiones filosóficas. Es posible que, en un mundo donde el saber se especializa cada vez más y más, sea recomendable incluir en los planes de estudio modernos materias que buscan desentrañar las preguntas básicas que el ser humano se hace desde que tiene uso de razón.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.