cash

Domingo, 21 de noviembre de 2010

MUNDO FINANCIERO › FINANCIAR DEMANDAS JUDICIALES DE TERCEROS

Wall Street no duerme

 Por Carlos Weitz

La innovación constituye uno de los pilares en los que se apoya el desarrollo del mundo financiero. En un entorno de tasas de interés muy bajas, los intermediarios financieros buscan desarrollar nuevos negocios que les permitan contar con un menú variado de alternativas de inversión que cumplan con la regla de ofrecer mayores rendimientos a medida que los productos se tornan más riesgosos. La temible combinación de economistas (o financistas) y abogados ha logrado diseñar una de estas alternativas financieras de alta rentabilidad y riesgo, consistente en invertir en demandas judiciales en curso.

Grandes bancos, fondos especulativos y otros inversores institucionales se han volcado a financiar demandas judiciales de terceros, inyectando cientos de millones de dólares en litigios por motivos como mala praxis médica, juicios contra grandes corporaciones o divorcios millonarios, con la expectativa de obtener ganancias extraordinarias al compartir el resultado de fallos favorables. La lógica de este negocio radica en proveer recursos financieros –a altas tasas– que pueden utilizarse para costear pericias o gastos legales, apostando a la posibilidad de ganar casos judiciales no resueltos que incluyen reparaciones económicas.

Para desembolsar estos riesgosos préstamos, los inversores consultan bases de datos que incluyen parámetros como resultados de demandas judiciales similares previas o tendencias en los fallos observadas en determinadas jurisdicciones. Las rentabilidades de los créditos pueden ser muy elevadas llegando a valores cercanos al 20 por ciento en dólares, cuando un bono del Tesoro de los Estados Unidos a un año rinde cerca del 1 por ciento.

En un artículo publicado esta semana en New York Times se estima que los montos destinados a financiar estas demandas superan los 1000 millones de dólares. La necesidad de recurrir a esos préstamos se origina en los elevados costos de litigar. Casos vinculados con la mala praxis médica pueden requerir peritos o pruebas científicas que fácilmente superan los 100.000 dólares. Estas inversiones no han estado exentas de críticas que van desde inversores que han promovido causas de terceros, con el propósito de invertir y beneficiarse de las mismas, hasta trabajadores que han iniciado demandas sin saber que debían hacerse cargo de pagar los intereses de los préstamos contraídos por el estudio jurídico que los defiende. Este es el caso de los juicios iniciados contra la ciudad de Nueva York por trabajadores que contrajeron enfermedades al encargarse de la limpieza de los restos de las Torres Gemelas derribadas el 11 de septiembre de 2001. El estudio jurídico que concentró estas demandas representando a más de 9000 trabajadores incluyó en el contrato –aparentemente en letras muy pequeñas difíciles de visualizar– una cláusula que permitía cobrarles a sus clientes los intereses de los préstamos en que incurriera para avanzar con el juicio. La controversia suscitada entre las partes respecto de quién debía hacerse cargo de ese costo fue saldada por el juez de la causa quien ordenó que el estudio jurídico absorbiera esos costos con parte de sus ingresos, sosteniendo que si bien los abogados no habían cometido ningún acto ilegal, el monto de honorarios cobrado resultaba suficiente para cubrir estos pagos, que los trabajadores no tenían control sobre estos gastos y que tampoco quedaba del todo claro que los defendidos hubieran entendido la cláusula que les obligaba a pagar estos intereses.

Quienes defienden la existencia de estas modalidades financieras sostienen que sirven para emparejar la asimetría que deben enfrentar los demandantes que carecen de recursos suficientes para litigar con éxito ante abusos de compañías con mayores recursos

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    Renació...
    Diez años del Plan Fénix: Hace diez años un grupo de economistas heterodoxos...
    Por Norberto Gonzalez
  • EL PODER DE LAS CORPORACIONES, LOBBY POLíTICO Y PREVILEGIOS SECTORIALES
    Minas australianas
    Por Diego Rubinzal
  • DE LA FERIA DE FRANKFURT AL REGRESO DE UN OLVIDADO: FéLIX WEIL
    El enigma argentino
    Por Mario Rapoport
  • FINANZAS > EN EUROPA LOS BANCOS ESTáN EN CRISIS, MIENTRAS QUE EN ARGENTINA CONTABILIZAN GANANCIAS RECORD
    Dos mundos diferentes
    Por Cristian Carrillo
  • UN GRUPO EMPRESARIO QUIERE PRODUCIR UNA UNIDAD CON TOTALIDAD DE PARTES NACIONALES
    Auto Popular Argentino
    Por Javier Lewkowicz
  • ENFOQUE
    La tercera vía
    Por Claudio Scaletta
  • MUNDO FINANCIERO > FINANCIAR DEMANDAS JUDICIALES DE TERCEROS
    Wall Street no duerme
    Por Carlos Weitz
  • SUMA CERO
    el chiste
  • SUMA CERO
    el libro
  • SUMA CERO
    la posta
  • SUMA CERO
    el dato
  • SUMA CERO
    cursos
  • SUMA CERO
    convenio
  • SUMA CERO
    el número
  • SUMA CERO
    internet
  • SUMA CERO
    cuáles

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.