cash

Domingo, 20 de noviembre de 2005

Opinión

 Por Fernando Krakowiak

El debate sobre la inflación recrudeció luego de las medidas que tomó el Gobierno para intentar controlarla. Los empresarios de la alimentación criticaron la eliminación de los reintegros a las exportaciones y aseguraron que esa medida afectará las inversiones. En respuesta, recibieron una dura reprimenda del ministro de Economía Roberto Lavagna quien los acusó de “querer quedarse con todo como en los años noventa”. Por su parte, el sindicalista Hugo Moyano, quien fue caratulado de “setentista” por el ministro debido a sus reiterados reclamos salariales, afirmó que si Lavagna “no tiene la capacidad para controlar la inflación, que no busque otros culpables”. En el medio del cruce, el presidente Néstor Kirchner recibió a su ministro para respaldarlo y analizar el plan antiinflacionario. Hasta ahora, el Gobierno parece no poder controlar la escalada de precios. A comienzos de año, cuando el índice comenzó a subir, en Economía lo vincularon con motivos puntuales y/o estacionales. Primero fueron los taxis, los cigarrillos y la medicina privada; luego el turismo, los colegios privados y los alquileres; después la carne, la verdura y los lácteos; y finalmente la ropa y la carne nuevamente. Sin embargo, las últimas medidas contienen una pizca de heterodoxia (eliminación de subsidios a la exportación, suba de retenciones) con un fuerte componente ortodoxo (congelamiento de jubilaciones y salarios públicos, reducción de indemnizaciones por despido y otros guiños a los empresarios) similar al de los históricos planes de ajuste que buscaban controlar la inflación restringiendo la demanda. Para analizar la efectividad de las medidas y conocer otras propuestas, Cash decidió consultar a 10 economistas. Los heterodoxos acusaron al ministro de querer caer simpático ante los grupos concentrados y de agitar el fantasma de la inflación para imponer recetas ortodoxas, mientras que los ortodoxos dijeron que las medidas anunciadas son moderadas y lo tildaron de controlador de precios. Más allá de las diferencias, todos coincidieron en que la inflación no se detendrá en los próximos meses. A continuación, las tres preguntas que respondieron los especialistas:

1. ¿Las medidas anunciadas por el Gobierno son suficientes para ahuyentar al fantasma de la inflación?

2. ¿El Gobierno debería ejercer un mayor control sobre ciertos precios?

3. ¿Qué instrumentos debería utilizar el Gobierno para atacar la raíz del problema?

Compartir: 

Twitter

SUBNOTAS
  • Opinión
    Por Fernando Krakowiak
 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.